Proyectos paralizados

Proyectos paralizados

hgvcs

Sin entrar en el acalorado debate de quienes son los responsables y por qué varios proyectos iniciados en la pasada gestión de Gobierno están paralizados en la actualidad. Consideramos que pasa el tiempo y estas infraestructuras están deteriorándose y nadie sale a dar explicaciones sobre la paralización de estas obras.

Ello representa pérdida de dinero de todos los contribuyentes de este país, debido que los costos de los materiales de la construcción aumentan y también impacta negativamente, tanto en los ingresos de las empresas contratadas como en la fuerza laboral.

En la ciudad de La Chorrera, provincia de Panamá Oeste, hay tres proyectos relevantes detenidos. La construcción iniciada en el lugar donde estaba ubicado el Mercado Municipal y la edificación del nuevo Mercado de Abastos, son dos de ellos. Se tiene la esperanza que estas obras sean completadas en el 2017, pero no hay certeza de ello.

Entre tanto, la Ciudad Judicial, detrás del Hospital Nicolás Solano, es una obra abandonada donde la hierba crece y la estructura levantada sufre un grave deterioro. Además, puede sin ningún problema ser el centro logístico de los delincuentes, así como de indigentes.

Como estas obras hay otras a lo largo de todo el país, desde canchas deportivas y centros médicos hasta colegios. Por ejemplo, el proyecto de edificación de la Escuela Básica República de Costa Rica, avanza a pasos lentos.

Reportes periodísticos indican que la Ciudad Judicial se construiría a un costo de $17 millones, mientras que la inversión en el Mercado Público y el Mercado de Abastos, de manera conjunta ascendía a $26 millones. Sin duda el costo final de estas tres obras será mayor.

Paralizaciones similares existen en Arraiján, por ejemplo, el Minsa Capsi de Burunga y el complejo deportivo de Vista Alegre, así como en el resto de la geografía nacional.

Como panameño, doy un punto a favor de hacer todo con transparencia y de realizar las investigaciones pertinentes para conocer si existieron irregularidades en el otorgamiento de los contratos para la construcción de los proyectos paralizados. Pero, a la vez, la inactividad y los retrasos en resolver los problemas que condujeron a la paralización de las obras, así como las que frenan el inicio de otras no es la mejor opción para nadie.

Por otro lado, hemos leído los llamados de los empresarios para lograr la mayor ejecución posible de los proyectos que adelanta el Gobierno, porque ello aporta positivamente al desarrollo económico del país. Y acciones contrarias lo frenan.

En la actualidad se visualiza que el Gobierno debe ser facilitador de la gestión privada y cuando una empresa abandona la construcción de un proyecto como fue el caso de HPC Contratas en los dos mercados que se construyen en La Chorrera, todos perdemos.

Por ello, hacemos un llamado a las instancias correspondientes de los tres proyectos paralizados en La Chorrera para que informen a los moradores del distrito sobre cuál es su estatus y las acciones requeridas para concluirlos. Por el bien de todas las partes y de la provincia de Panamá Oeste.

José Hilario Gómez
jgomez@capital.com.pa
Capital Financiero

Más informaciones

Comente la noticia

Ver todas las noticias

Patrocinado por BANCO GENERAL