Puerto Rico busca inversiones después del huracán

Puerto Rico busca inversiones después del huracán
Cinco meses después del paso del huracán María, el gobierno de Puerto Rico todavía lucha por restablecer la energía eléctrica.| Pixabay

Cinco meses después del paso del huracán María, el gobierno de Puerto Rico está pasando de la recuperación de desastres al fomento de negocios e inversiones, diciéndoles a las compañías multinacionales que la isla que incumplió sus obligaciones de deuda y todavía lucha por restablecer la energía eléctrica está al borde de una “transformación económica”.

Uno de cada cinco puertorriqueños aún no tiene electricidad y se estima que de 200 mil a 300 mil personas de su población de 3.4 millones han abandonado la isla desde el paso de los huracanes Irma y María.

Pero el gobernador Ricardo Rosselló dijo en una conferencia con el Financial Times en Nueva York la semana pasada que el territorio estadounidense estaba impulsando “innovadoras” reformas económicas para atraer negocios.

“Incluso antes de las tormentas veíamos oportunidades, pero ahora tenemos un lienzo en blanco”, le dijo a una audiencia de inversionistas financieros y empresariales: “Al menos estamos alcanzando niveles de normalidad que nos permiten mirar un poco más al futuro“.

¿Privatizar?

Rosselló anunció en enero planes para privatizar el negocio de generación de energía de la Autoridad de Energía Eléctrica de Puerto Rico, la compañía eléctrica conocida como PREPA, y para buscar postores para operar sus operaciones de transmisión y distribución bajo un modelo de concesión.

El potencial de que un nuevo operador reduzca los costos de la energía para las empresas y los individuos era clave para convertir la isla —una jurisdicción estadounidense sin impuestos federales y menores costos de mano de obra que el territorio continental— en “una jurisdicción muy competitiva“, según dijo en la conferencia.

En la actualidad, la compañía eléctrica “gasta más del 60% de su presupuesto en la compra de combustible caro para sus ineficientes máquinas que ya tienen 50 ó 60 años de antigüedad”, dijo, pero un operador más eficiente podría aportar un beneficio al invertir en energía renovable y reducir los costos para los clientes.

Tesla estaba entre las 19 compañías que habían presentado propuestas para proyectos de energía, agregó el gobernador.

Efectos en la economía

Gerardo Portela, director ejecutivo de la agencia fiscal de Puerto Rico, dijo que la economía de la isla se contraería un 9.2% en el año fiscal 2018, pero estimó que unos $70.5 mil millones en fondos de ayuda para desastres ayudarían a restablecer el crecimiento a partir del año 2019.

El financiamiento federal no ha estado a la altura de las sumas que San Juan pidió, pero Portela dijo que su pronóstico incluye una asistencia pública que se espera sea de $35.3 mil millones de la Agencia Federal para el Manejo de Emergencias (FEMA, por sus siglas en inglés) y $13.2 mil millones en asignaciones suplementarias de Washington, además de $21 mil millones en pagos de seguros privados.

Rosselló dijo que esperaba que el borrador del plan fiscal, el cual prevé un superávit presupuestario de $3.4 mil millones en los próximos cinco años, sea certificado por una junta de supervisión en cuestión de días.

El precio de un bono de referencia de $3.5 mil millones que Puerto Rico emitió en 2014 y que vence en 2035, y que se cree que es en gran parte propiedad de los fondos de cobertura, repuntó casi un 30% la semana pasada.

Los bonos se cotizaban a 32 centavos por dólar el viernes, un aumento en comparación con los 24 centavos por dólar a finales del año pasado, pero muy por debajo de los niveles vistos antes de que María tocara tierra, según datos de la Junta Municipal de Reglamentación de Valores.

La falta de representación política de Puerto Rico en Washington había dificultado la situación desde el paso de María, dijo Rosselló: “Siempre fue más difícil para nosotros. No se dio nada, no se asumió nada, todo tuvo que ser una batalla y es porque no tenemos poder político“. Pero dijo que el 90% de las personas en el territorio continental ahora saben que los puertorriqueños son ciudadanos estadounidenses, en comparación con sólo un 20% antes del paso del huracán. “Eso representa un cambio notable“.


Por: Andrew Edgecliffe-Johnson
Financial Times

Más informaciones

Comente la noticia

Ver todas las noticias

Patrocinado por BANCO GENERAL