Puerto Rico: La isla del encanto

Puerto Rico: La isla del encanto

Alma Solís

asolis@capital.com.pa

Capital

No existe mejor definición para Puerto Rico que: La isla del encanto. Es sencillo, la naturaleza favoreció a  esa nación con hermosas playas y montañas con vegetación incomparables, a lo que se le agrega el ingrediente perfecto su gente llena de hospitalidad.

Puerto Rico está ubicada en el Caribe con 3,8 millones de habitantes distribuidas con una extensión 160 por 56 kilómetros. Es un estado libre asociado de Estados Unidos.

La isla pasó por momentos económicos difíciles con un déficit que para el 2009 llegó alcanzar $3.200 millones. Pero parece estar empezando a recuperarse y están recibiendo inversiones extranjeras, especialmente venezolana y española. Solo la semana pasada abrió sus puertas Banesco con una inversión de $1 millón y  la empresa de centros comerciales Sambil invertirá $400 millones en un centro comercial.

El Municipio de San Juan tiene proyectos de inversión millonarios en su plan 20/30 que inició en el 2010 y planean culminar estos proyectos en el 2030 y que se calcula se invertirán $1.500 billones (miles de millones), de acuerdo con el asesor del Municipio De San Juan Robert Weihe.

Esto incluye toda una restructuración de su sistema de transporte, que incluye ampliar el sistema de tren urbano, que actualmente une municipios de San Juan, Guaynabo y Bayamón el cual tiene extensión de una línea de 17,52 kilómetros. Tam-bién  estarán  implementando una línea de Tranvía y un metro urbano.

La primera fase de extensión el proyecto abarca la ampliación de la línea original hacia el oeste, una distancia de unos 1.500 metros, con transferencia desde Minillas a una posible futura línea tranviaria desde la zona histórica de El Viejo San Juan al Aeropuerto Internacional Luis Muñoz Marín.

Pero no solo están enfocados en el sistema de transportes, la isla cuenta con alrededor de 1.500 hoteles y esperan duplicarlo en ese periodo, igual están incentivando la inversión en el viejo san Juan que de acuerdo a Weihe hay más del 60%  por desarrollar. En cuanto a los fondos, aseguran que saldrán del las recaudaciones del Municipios y que utilizarán en algunos proyectos la figura de asociación público privada. y tiene un paquete atractivo de incentivos.

 

Los Boricuas

Puerto Rico tiene muchos lugares que ver como El viejo San Juan donde está el Morro el Castillo de San Felipe, El Paseo de las Princesas, Las Puertas de San Juan y la Catedral, sitos llenos de historia que sin duda hay que ver.

El Condado el área turística es una mezcla caribeña con rasgos estadounidenses dentro de su infraestructura, con excepción de El Viejo San Juan que es muy parecido a nuestro casco Antiguo. Allí no se puede dejar de visitar el restaurante Raíces, comida autentica boricua, servida por meseros que utilizan la vestimenta antigua de los pobladores: Faldas largas, blusas de vuelo blanco y pañuelos en la cabeza para las mujeres, camisas y pantalones a media pierna y también todo de blanco para los  hombres. Su comida tradicional: Arroz con habichuela (porotos), Manposteao, Mofongo, chicarrones de pollo solo por mencionar algunos.

Cuando uno sale de la de la metrópoli, y más si se puede compartir con los puertorriqueños, puede disfrutar del campo y de las costumbres de su gente.

Los puertorriqueños son personas abiertas y alegres. Disfrutan de un viernes en un Negocio (restaurante al aire libre)  en compañía de su familia. Toman cerveza o ron, comen alitas fritas con tostones (patacón) y escuchan a Ismael Rivera, Héctor Lavoe y también música actual, lo que incluye por supuesto su reguetón.

Si recorres el sur de la isla y tienes oportunidad de chinchorrear (visitar puestos conocidos como Chinchorros donde venden frituras) debes pasar por Guayama o El Pozuelo, en este último no dejes de probar una empanadilla de pulpo en el restaurante El Bohío, si quieres entrar más a la montaña sigue y cruzas Arrollo y llegas hasta Patilla y probaras las empanadillas de conejo.

Ya que estas cerca de solo unos metros una parada obligada es el restaurante el Criollo pide un  un mantecado (helado) frito. Más adelante, en el mismo camino pasarás por San Lorenzo allí se recomiendan las bolitas de mofongo y la carnita de puerco, acompañado de música de Rubén Blades que sin duda estarás tentado a poner en el traganíquel del negocio El Escondite.

Si está llegando el atardecer, fuerte y claro escucharás el Coquí con su singular cantar, que es una rana endémica de Puerto Rico, de la cual existen 17 especies y que se ha convertido en el símbolo nacional para los boricuas, especialmente debido a que no puede vivir fuera de la isla.

Desde San Lorenzo puedes volver a San Juan tomando el Expreso Chayanne, nombre que lleva la autopista en honor a al cantante puertorriqueño. Pero antes debes pasar por la Ruta del Lechón en Cayey. Esta es una vía donde hay variedad de puestos conocidos como lechoneras donde el lechón a la barita es el protagonista, y donde se puede aprovechar para comprar un recuerdo en el puesto de Shaquil. Los puertorriqueños coinciden en algo, su recomendación es que hay que visitar nuevamente la isla para navidades y disfruta de las trullas, los asaltos navideños y todo el sabor de la isla que se multiplica en esa fecha. Con un recorrido como este, sin duda uno sale sintiéndose de allí como el Coquí.

Más informaciones

Comente la noticia