Puertos del Atlántico tendrán más competencia

Puertos del Atlántico  tendrán más competencia

Panamá tiene que empezar a prepararse para ofrecer un servicio confiable y seguro

puerto moin

En los próximos años, Panamá enfrentará nuevos competidores portuarios en el Caribe cuando entre a operar la nueva terminal de contenedores de Moín en Limón, localizada en Costa Rica, que para algunos expertos será un nuevo jugador y de importancia; en virtud del volumen de carga de exportación refrigerada que genera el país vecino.

Por otro lado, habrá que esperar lo que sucederá con las relaciones diplomáticas entre Cuba y Estados Unidos (EE.UU.); porque de seguro el puerto de Mariel se convertirá en un tentador centro de trasbordo de mercancías debido a su excelente ubicación frente a la costa Este estadounidense.

APM Terminals, brazo portuario del Grupo AP Moller (Maersk), ganó en el 2011 una concesión por 33 años para diseñar, financiar, construir y operar la terminal de contenedores de Moín, proyecto valorado en $1.000 millones. Sin embargo, el operador ha tenido que enfrentar un sin número de escollos para poder iniciar la etapa de construcción de esta obra. La última de estas batallas fue que el regulador ambiental de Costa Rica, Setena, concedió en las últimas semanas los permisos necesarios, válidos por dos años, con la condición de que la empresa portuaria cumpla con las normas y la legislación ambiental de la nación centroamericana.

También la construcción de este puerto se ha visto retrasada por la acción legal por parte del sindicato de trabajadores portuarios, que reclamaba que la concesión crearía un monopolio ilegal para el manejo de contenedores en el puerto más grande del país. No obstante, el Tribunal Constitucional de Costa Rica rechazó la demanda del sindicato en octubre, lo que provocó 16 días de huelgas por parte de los trabajadores portuarios.

La primera fase del proyecto incluirá seis grúas post-Panamax y 40 hectáreas para patios de contenedores. La terminal se encargará de buques de hasta 13.500 TEUs con una capacidad anual inicial de 1,3 millones de TEUs, elevándose finalmente a 2,7 millones de TEUs.

Moín es considerado como un potencial jugador importante cuando entre a funcionar. Prueba de ello es que el vicepresidente senior para la Costa Oeste de América Latina y el Caribe de Hamburg Sud, Poul Hestbaek, señaló recientemente que ya los jugadores importantes están definidos al referirse a la posibilidad de más puertos de trasbordo en el Caribe; sin embargo, dejó abierta la posibilidad para Moín, Costa Rica, cuando abra operaciones.

Cabe destacar que los puertos del Atlántico panameño Manzanillo Internacional Terminal (MIT), Colon Container Terminal (CCT) y Cristóbal (administrado por Panama Ports Company) están por debajo 6,9% en relación con los volúmenes de 2012, a excepción de MIT que ya lo superó. Esto indica que entre más opciones de puertos en el Caribe, el país enfrenta más amenaza de perder volumen.

Ahora entra a escena el puerto de Mariel en Cuba, el cual fue construido mediante un préstamo de Brasil por un monto de $900 millones que permitió que la constructora Odebrecht realizará la obra. Este puerto es administrado por PSA, uno de los operadores más grande del mundo.

En el 2013, el gobierno cubano creó la Zona Económica Especial de Mariel, política económica de apertura a fin de lograr atraer inversiones extranjeras; y aunque hasta la fecha no ha logrado grandes resultados, con la normalización de las relaciones diplomáticas y comerciales anunciadas recientemente por Washington y La Habana las cosas podrían cambiar.

Hoy día, Crowley es el único transportista marítimo con servicio de línea regular entre EE.UU. y Cuba, pero varios operadores, como Dan-Gulfy Mobile, CrimsonShipping con sede en Alabama, sirven a la isla con buques fletados.

Tardará un par de años más para que Mariel sea una de las mejores opciones de trasbordo en el Caribe, por su excelente ubicación hacia el golfo de México y Costa Este de los EE.UU., desplazando a puertos como Freeport y que tal, Jamaica. El tiempo lo dirá.

Ante estas nuevas realidades, Panamá tiene que empezar a prepararse para hacer frente a sus nuevos competidores a través de un servicio confiable y seguro, pero además debe establecer los mecanismos para poder ofertar a sus clientes nuevos servicios de valor agregado. 

Michell De La Ossa Prieto
midelaos@yahoo.com

Más informaciones

Comente la noticia

Ver todas las noticias

Patrocinado por BANCO GENERAL