Puntos de la discordia en la saga de la deuda griega

Un acuerdo aún está lejos de estar garantizado y hay mucho capital político en juego

Debt Greek

Las esperanzas de que se concrete un acuerdo inminente entre Grecia y sus acreedores llevó a un alza de los mercados bursátiles en Europa y Estados Unidos (EE.UU.) el lunes.

El optimismo está justificado de muchas formas, conforme el Eurogrupo, que está compuesto por los ministros de Finanzas de la zona euro, calificó a la nueva versión del plan de reforma presentado por las autoridades griegas como un paso positivo en el proceso.

Las nuevas medidas que Grecia está dispuesta a tomar buscan un ahorro de 2.700 millones de euros o 1,51% del Producto Interno Bruto (PIB) en 2015, un aumento desde la propuesta inicial de Grecia de 2.000 millones de la divisa europea, según el diario griego Kathimerini, que divulgó una copia del análisis de costos oficial de la propuesta griega a última hora del lunes.

En 2016 las medidas ascenderán a 5.200 millones de euros o 2,87% del PIB, un aumento desde los 3.600 millones de la propuesta inicial.

Sin embargo, un acuerdo aún está lejos de estar garantizado y hay mucho capital político en juego.

Relacionado

Una nueva propuesta de Grecia eleva las esperanzas de un acuerdo con los acreedores

Europa busca resolver sus problemas estructurales con un nuevo plan

Un bloque monetario renovado, con o sin Grecia

Una encuesta conjunta realizada la semana pasada por la firma griega Kapa Research y la firma alemana Infratest dimap en ambos países mostró que los electores sienten que el otro lado está siendo demasiado rígido. En Alemania, 78% de los encuestados dijeron que el gobierno griego no comprende lo suficiente las demandas alemanas. En Grecia, 67% dijo que Alemania no entiende la posición griega.

Aquí están los dos principales temas en disputa entre Grecia y sus acreedores:

1. Pensiones

Los acreedores de Grecia han pedido una y otra vez que el país corto de efectivo elimine la jubilación temprana y elimine gradualmente los pagos de solidaridad para todos los jubilados.

Grecia ofreció elevar la edad de jubilación paulatinamente a 67 años y limitar los retiros tempranos, informó Reuters.

Sin embargo, la pregunta es cuánto le llevaría al gobierno griego lograr que la edad de jubilación sea de 67 años y qué significaría esto en cantidades absolutas en euros.

El lado griego quiere aumentar las contribuciones a las jubilaciones ahora y realizar recortes graduales durante tres años, a partir del 1 de enero, para que los derechos creados puedan ser protegidos, según el diario griego To Vima. Esto crearía ahorros en jubilaciones equivalentes a 0,37% del PIB este año y 1,05% a partir del año próximo, según la propuesta griega.

En su propuesta inicial, no obstante, los acreedores habían pedido que las reformas a las jubilaciones fueran implementadas el 1 de julio, para ahorrar hasta 0,5% del PIB este año y 1% el próximo. Los acreedores también buscaron desmantelar un fondo de solidaridad para jubilados para diciembre de 2016.

2. IVA

Los acreedores de Grecia han estado presionando al país para que modifique su Impuesto al Valor Agregado (IVA), al imponer una tasa generalizada de 23%, con la excepción de alimentos, medicinas y hoteles, que pagarían un impuesto de 11%. El IVA es un impuesto al consumo que se aplica a bienes y servicios en todas las etapas de la cadena de suministro.

El gobierno griego, por otro lado, quiere mantener el IVA sobre ciertos productos y servicios básicos a una tasa menor. Afirman que el objetivo es proteger a los ciudadanos más vulnerables financieramente, ya que el IVA se considera regresivo, lo que quiere decir que afecta más a los ciudadanos de ingresos bajos que a quienes ganan más.

La propuesta inicial de Grecia era una escala gradual: 6% sobre medicinas, libros y teatros; 11% sobre diarios, alimentos, energía, agua, hoteles y restaurantes, y 23% sobre todos los demás bienes y servicios.

Los acreedores no aceptaron eso, así que Grecia contraofertó 6% sobre medicinas y libros; 13% para energía y alimentos básicos, y 23% para todo lo demás. Se prevé que esto brinde ahorros y nuevos ingresos por 0,38% del PIB en 2015 y 0,74% en 2016, según la propuesta.

Según la prensa griega, el principal punto de discusión es la energía: Grecia no quiere moverse de una tasa impositiva de 13% sobre las cuentas de electricidad, mientras los acreedores presionan por 23%. En tanto, la semana pasada la autoridad eléctrica griega reportó que sus facturas impagas alcanzaron los 1.900 millones de euros en 2015, un aumento desde 1.700 millones en 2014. 

Ellie Ismailidou
Dow Jones

Más informaciones

Comente la noticia