Reacomodo en el segmento de tarjetas

El banco de capital canadiense pasará de la posición 17 a la dos

Nestor Francisco Blanco

La actividad bancaria  en el mercado panameño se desarrolla a diario en el marco de una fuerte competencia en cuanto al nivel de activos, depósitos, cartera crediticia e inversiones en valores, entre otros.

Lo que ha provocado fusiones y adquisiciones, la última operación se realizó recientemente,  cuando los negocios de banca personal y comercial de Citigroup en Panamá y Costa Rica fueron adquiridos  por Scotiabank, transacción que se encuentra sujeta a la aprobación  de  los reguladores.

Una vez que la Superintendencia de Bancos de Panamá (SBP), apruebe esta transacción se registrará un  nuevo reacomodo en los segmentos de banca comercial y personal, en este último principalmente.

Por ejemplo, hasta el pasado mes de mayo la cartera de tarjetas de crédito era  liderada por Bac International Bank, con $314,8 millones, seguido de Citibank Panamá con un saldo de $262,8 millones y  Banco General con $241,6 millones, por mencionar las primeras tres posiciones.

Sin embargo, sí la SBP aprobará en este momento la operación, el segmento de tarjeta de crédito quedaría de  la siguiente manera: Bac International Bank Inc., lideraría la cartera y Scotiabank pasaría a ocupar la segunda posición del ranking lo que le significaría escalar 15 peldaños con respecto a la posición que ocupa actualmente (17), con un monto de $3,3 millones y la tercera posición la mantendría Banco General..

Esta adquisición está alineada con la estrategia de Scotiabank de incrementar su escala y su presencia, complementando sus operaciones en Panamá y Costa Rica, manifestó a Capital Financiero el nuevo  gerente general de Scotiabank Panamá, Néstor Francisco Blanco.

Al tiempo de explicar que esta transacción aumentará

significativamente la participación del Banco en el mercado de tarjetas de crédito, alcanzando un 18% del mercado  en Panamá y un 15% en Costa Rica y posicionando a Scotiabank en el segundo lugar en este segmento, en ambos países.

Blanco conversó con Capital Financiero sobre este y otros temas, incluyendo el futuro del banco en Panamá, la situación de los colaboradores de Citi y las proyecciones a corto y mediano plazo.

-¿Qué va  suceder con los trabajadores de Citigroup en Panamá?

-Este acuerdo incluye la absorción de los empleados de Citigroup en los negocios de banca personal y comercial en ambos países, por lo tanto Scotiabank y Citibank trabajarán juntos para asegurar que la transición sea fluida tanto para los clientes como para los empleados.

No tengan temor alguno, porque esta transacción es para beneficiarlos a ellos, para que tengan los mejores productos y servicios del mercado, por lo cual no hay nada que temer, porque estamos apostando al crecimiento de Panamá y Costa Rica, al tiempo de quedarnos operando por muchos, muchos años en estas economías. Prueba de ello es que esta negociación es parte del compromiso que tenemos con estos dos países y el resto de la región.

Una vez se culmine con el proceso de evaluación de las dos carteras adquiridas cada financiamiento que otorgue Scotiabank lo analizaremos con mucho cuidando, asegurándonos que antes de aprobar el monto a prestar se evalúen las políticas de riesgo.

-¿Qué busca Scotiabank con la adquisición de estas carteras?

 -La compra de estas dos carteras es una confirmación de la estrategia del banco de expandirnos en los mercados donde ya operamos, porque una estrategia global de la entidad bancaria es, precisamente expandirse en las tarjetas de crédito.

 Y esta es una oportunidad fantástica para pasar a tener una participación de mercado importante en un mercado muy importante para nosotros como lo es la región de Centroamérica.

Prueba de ello es que con esta adquisición pasamos a tener una participación importante en el mercado panameño del 18% en tarjetas de crédito, lo cual nos posiciona como el segundo banco tarjetero en la plaza panameña.

 Entonces, queda muy claro que esta negociación nos permite afianzar nuestra estrategia de hacernos más grande, obteniendo escala en los países donde operamos.

-¿Cuáles son las proyecciones de Scotiabank en cuanto a los préstamos a las micro, pequeñas y medianas empresas?

-Esta cartera crediticia es la parte que más nos emociona de esta transacción, porque ya teníamos como estrategia orgánica la continuación de la expansión del segmento Pymes en Panamá y Centroamérica, por lo cual esta negociación nos ayudará a adelantar este plan y a seguir apoyando a este tipo de empresa que es fundamental para la economía del país.

-¿Qué se tiene proyectado en cuánto a las condiciones de los préstamos a las Pymes y las tarjetas de crédito?

-Por el momento estamos concentrados en obtener la aprobación regulatoria para ejecutar el cierre formal de la transacción, por lo cual hasta ese momento no pasará nada diferente, porque todo seguirá operando normal en ambas entidades bancarias.

 Una vez consigamos la aprobación regulatoria, lo cual tomará algunos meses, nos vamos a sentar en la mesa para llevar a cabo los análisis respectivos para ver exactamente qué podemos hacer para lograr servirles a nuestros clientes de la mejor manera.

Pero, puedo adelantarles que la evaluación que ejecutaremos nos servirá para ofrecerles mayores productos a los clientes, y  por ende servirles mejor.

 Esta negociación es una apuesta a la economía creciente y a una clase media que sigue creciendo y que  está bancarizandose.

-¿Una vez culmine el proceso de negociación se cambiará el nombre del banco?

 -Este es un tema que tenemos que abordar con la SBP, como parte del proceso que se llevará en los próximos meses.

-¿Cuántos años tiene Scotiabank de operar en Panamá?

Scotiabank tiene más de 40 años de operar en el mercado panameño, lo que confirma el compromiso que tiene con el país este banco de capital canadiense que  tiene más de 10 años de ejecutar una estrategia de crecimiento en toda la región.   

Karelia Asprilla
Karelia.asprilla@capital .com.pa
Capital Financiero

Más informaciones

Comente la noticia