¿Recesión económica o fin del auge alemán?

¿Recesión económica o fin del auge alemán?
Los conflictos comerciales alimentados por EE.UU. están teniendo un impacto cada vez mayor.| Foto: Fotolia

La economía alemana pierde fuerza y en el tercer trimestre se contrajo incluso un 0.2% en comparación con el año anterior, por primera vez desde el primer trimestre de 2015, debido a los conflictos comerciales con Estados Unidos (EE.UU.) y los problemas en el sector automotor.

De acuerdo con los economistas, la industria automotriz -uno de los principales pilares de la economía alemana- fue una de las causas que ralentizaron el Producto Interno Bruto (PIB) germano de julio a septiembre.

“La industria automovilística ha frenado la producción debido a la Wltp (un nuevo método de medición para todos los vehículos nuevos para lograr valores más fiables de emisiones) y no sólo está paralizando temporalmente la economía alemana, sino que incluso la está haciendo retroceder”, explicó el economista jefe del banco estatal alemán KfW, Jörg Zeuner.

La nueva norma entró en vigor en la Unión Europea (UE) desde septiembre. Sin embargo, los fabricantes alemanes no pudieron adaptar todos los tipos de vehículos, por lo que tuvieron que frenar la producción.

Alemania ha registrado últimamente una demanda más débil de productos “Made in Germany”. Sobre todo, los conflictos comerciales alimentados por EE.UU. están teniendo un impacto cada vez mayor.

Desde el punto de vista del Fondo Monetario Internacional (FMI), la economía mundial tendrá que hacer frente a tiempos mucho más sombríos debido a la agresiva política comercial del presidente estadounidense, Donald Trump.

Recesión

La definición actual es que una recesión ocurre cuando la producción económica cae durante dos trimestres consecutivos. Sin embargo, los economistas no esperan tal colapso. En el cuarto trimestre, la economía alemana debería volver a crecer, “tan pronto como sea posible, pero sin el alto ritmo del pasado reciente”, predijo Zeuner.

Stefan Kooths, director del Centro de Pronósticos del Instituto para la Economía Mundial (IfW), se remitió a los libros de pedidos de las empresas, que siguen estando llenos.

Por lo tanto, esperamos que la producción económica se recupere significativamente en el último trimestre. Incluso los ‘sabios económicos’ no ven ningún ‘peligro agudo’ de recesión”, explicó sobre el consejo de expertos que asesora al gobierno alemán.

Según los economistas, la propensión de los alemanes al consumo mantiene la economía en marcha.

“El sentimiento de los consumidores se mantiene en un nivel muy alto, sobre todo debido al excelente mercado laboral y a los significativos aumentos salariales”, argumentaron los economistas del Deutsche Bank.

El consumo privado se debilitó en el tercer trimestre. Sin embargo, el experto del banco BayernLB, Stefan Kipar, lo atribuye a los problemas de la industria automovilística.

La reducción de la entrega de automóviles también ha llevado estadísticamente a una ralentización del consumo privado”, indicó.

Algunos clientes que estaban dispuestos a comprar no tuvieron la oportunidad de conseguir el auto de sus sueños y pospusieron la compra, apuntó.

En general, sin embargo, los consumidores todavía parecen estar de buen humor. “Parece que los consumidores no se dejan afectar por los riesgos externos, como los conflictos comerciales y el ‘Brexit’ (salida de Reino Unido de la UE), y están dispuestos a gastar su dinero”, dijo el último estudio sobre el clima de los consumidores realizado por el instituto GfK.

En vista de los tipos de interés extremadamente bajos, el ahorro sigue sin ser una alternativa atractiva, agregó.

Perspectivas

Las disputas comerciales internacionales desatan la preocupación. Las tensiones entre EE.UU. y China empiezan a pasar factura al crecimiento de la importante economía china.

Los exportadores alemanes, los fabricantes de automóviles y otros inversores deben prepararse para los tiempos de vacas flacas en el país asiático. China es un mercado importante para las mercancías “Made in Germany”. Además, están los imprevistos que puedan surgir en torno al Brexit y la elevada deuda de Italia, que podrían provocar turbulencias en los mercados financieros.

¿Qué sucederá ahora?

La mayor economía de Europa probablemente no será capaz de mantener el alto ritmo del boom del año 2017. Los institutos de investigación económica, los “sabios económicos”, las organizaciones internacionales y el gobierno alemán redujeron recientemente sus previsiones económicas para este año y para el año próximo a, en algunos casos, muy por debajo del 2%. En 2017, la economía alemana todavía crecía un 2.2%.

“Nuestra evaluación es que el auge continuará, pero a un ritmo más lento”, dijo recientemente Christoph M. Schmidt, jefe del grupo de “sabios económicos” que asesora al gobierno alemán.

El economista jefe Thomas Gitzel de VP Bank Group argumentó que la actual debilidad económica encaja en el patrón habitual de fases de aumento y disminución de las tasas de crecimiento. “Para decirlo de forma ligeramente positiva: De vez en cuando, una ducha fría evita el sobrecalentamiento y hace que el auge dure más”.

Friederike Marx
DPA

Más informaciones

Comente la noticia

Ver todas las noticias