Reducir la burocracia y crear la marca país, esenciales para dinamizar las exportaciones

Reducir la burocracia y crear la marca país, esenciales para dinamizar las exportaciones

Para que las exportaciones sigan creciendo se requiere crear una marca país, establecer una  agencia de promoción comercial, desburocratizar el Estado, contar con legislaciones en materia de inocuidad y reducir los elevados costos de la energía eléctrica  y de los  fletes.

Rosmer Jurado, gerente general de la empresa Productos Lux, S.A. (Proluxsa) y presidente reelecto de la Asociación Panameña de Exportadores (Apex), conversó con Capital Financiero sobre su visión y  los retos que tiene el país para aumentar las exportaciones.

La entrevista con  Jurado se realizó en  la planta de producción  de Proluxsa, ubicada  en Parque Lefevre, ciudad de Panamá. Jurado tiene  multiples responsabilidades, ya que, además de   gerente general de Proluxa y presidente de Apex, es  asesor de la Junta Directiva del Sindicato de Industriales de Panamá (SIP),  representante del sector privado en la Junta Directiva de la Autoridad de la Micro, Pequeña y Mediana Empresa (Ampyme) y miembro de Casa Esperanza.

Pese a sus diversas ocupaciones, siempre está al tanto del negocio familiar, lo que ha llevado a la empresa a recibir varias distinciones por mantenerse a la vanguardia en el cumplimiento de las normativas internacionales de inocuidad, seguridad alimentaria y comercio justo.

Jurado considera que la burocracia y la falta de una marca país atenta con los intereses de los productores nacionales y el gobierno del presidente electo, Laurentino Cortizo, debe priorizar estos temas en su agenda de gobierno.

-Desde la firma del Tratado de Promoción Comercial entre Panamá y Estados Unidos (TPC) pareciera que los productores nacionales no se prepararon adecuadamente. ¿Panamá abrió muy rápido su mercado ?
-Después de la firma del TPC se dijo que iba haber transferencia tecnológica y nunca se dio y nos lanzamos a la firma de los Tratados de Libre Comercio (TLC), abrimos nuestro mercado muy rápido, sin darle las herramientas a los productores para ingresar  a  esos mercados.

“Al final, los países más avanzados lograron penetrar  nuestro mercado, restándole espacio  a la producción nacional, que ha ido despareciendo. Por ejemplo, la sandía, los melones y los zapallos, que fueron las estrellas de las exportaciones,  hoy en día   están a la baja. Otro perdedor, fue la producción de mar, afectada por el Decreto Ejecutivo que regula la pesca de Palangre que favoreció a países como Costa Rica, Guatemala y Ecuador.”

-¿Cuál es el desafío del sector  exportador?
-La excesiva burocracia, Panamá se ha quedado rezagado en la  agilización de los permisos  de exportación, certificación de plantas y  permisos de operación.

“Hoy en día es engorroso. El productor nacional no juega con las mismas reglas de los importadores, y se dice, por ejemplo, que la Autoridad Panameña de Seguridad de Alimentos (Aupsa) es una autopista para la importación, ya que cuneta con  mecanismos ágiles para las importaciones, incluso con procedimientos digitales; mientras que producir localmente resulta demorado”.

  Un ejemplo son los  registros sanitarios, a  un producto nacional le puede tomar hasta ocho meses obtenerlo, mientras que para un producto importado puede tomar sólo 48 horas.

“Otro desafio  es el alto precio de la energía eléctrica, que, además en el interior del país regista constantes apagones, provocando mortandad de pollos, principalmente  en Panamá Oeste.

“El costo del transporte interno es otro desafío, ya que a los productores del interior les cuesta mucho dinero llevar un contenedor a los puertos, incluso puede costar  más que el flete de Panamá al país de destino.”

-¿Se debe crear una nueva autoridad para atender las necesidades de los exportadores?
-Hemos recomendado crear una agencia de promoción comercial, pero debemos tener una oferta de exportación robusta y competitiva,  que no tiene que ser necesariamente barata, como el caso de café Geisha, pero que debe  ser accesible para que la  gente la pueda comprar.

“Hay que tener capacidad de innovación y de mercadeo para lograr posicionar un producto, y para ello se requiere una marca país, que todavía no la hemos desarrollado exitosamente.

Requerimos generar valor agregado, porque somos muy dependientes de productos no procesados que se venden tal como se cultivan.

“Nosotros podemos lograr mejor precio y continuidad en las exportaciones si  se le da valor agregado al producto, incluyendo  un moderno empacado. La industria pesquera puede lograr que sus productos se mantengan en buenas condiciones y lleguen a lugares más apartados.

“Una vez,que se fortalezca la oferta exportable, paralelamente se tiene que contar con  un agencia de promoción comercial, un ente que debe decirle al mundo lo que Panamá produce y convertir los consulados en agencias de promoción.

“Nosotros hemos puesto como ejemplo la Promotora de Comercio Exterior de Costa Rica (Procomer), que cuenta con una importante participación del sector privado. Hemos dicho que hay que hacer un ProPanamá similar a ProChile, que se convierta en un verdadero generador de negocios  e impulse la marca país.

Costa Rica cuenta con una marcas país que utiliza no solo para promover sus productos,  sino otras actividades, pero en Panamá  cada vez que llega un gobierno cambia la marca país.

“La marca país debe ser asociada con cosas positivas como la conectividad, el Canal de Panamá,  el medio ambiente,  todos esos ingrediente deben estar reflejados en la marca”.

-¿En ese tema debe enfocarse el gobierno del presidente Cortizo?
-Ese es uno de los temas en los que tiene que enfocarse el nuevo gobierno, por eso se habla de la Alianza Público Privada (APP) para darle continuidad a estos proyectos, porque los gobiernos cambian cada cinco años y nosotros requerimos que la estrategia se mantenga en el tiempo.

-El gobierno saliente aprobó el Fondo de Promoción Turística, ¿debería hacerse lo mismo con los exportadores?
-Ese esquema puede ser bueno, siempre que   se cuente  con presupuesto y fondos garantizados.

“Mira, Procomer tiene  40 oficinas,  mientras Panamá apenas abrió una oficina en Rotterdam, Países Bajos. En Estados Unidos (EU) no hay oficina y en China se espera contar pronto con una.

Tenemos mercados que no hemos sabido aprovechar como Centroamerica y el Caribe. Miami abastece al Caribe,  por qué no lo puede hacer Panamá, si ya se hizo un ejercicio con Cuba y la Zona Libre de Colon (ZLC).

“Si empiezas a ver esos mercado cercanos, se pueden obtener beneficios, pero hay que ponernos de acuerdo, lo que pasa es que son mercados que no compran tanto volumen, pero si varios productores se ponen de acuerdo pueden enviar contenedores surtidos, abaratando el costo de flete.

“Europa sigue siendo muy importante para nuestras frutas tropicales, pero estamos muy limitados, hay que incursionar con otros productos como el café de alta gama. Recientemente la Cámara de Comercio de Dubai, con más de 217,000 miembros, anunció la apertura de una oficina en Panamá.”

-La planta de Proluxsa está muy bien equipada, ¿Resulta costoso cumplir con los estándares internacionales de exportación?
-Todas las puertas de acceso de Proluxsa son   monitoreadas permanentemente por medio  de videos y las áreas donde se manipulan los alimentos tienen control de acceso computarizado, al igual que el área donde se almacena la materia prima, por el tema del bioterrorismo, para que no ingrese ninguna persona no autorizada.

-¿En Panamá hay legislación sobre bioterrorismo?
-Todavía no hay legislación, pero es un tema que estará de moda en los próximos años. Nuestros clientes en el exterior exigen certificaciones acreditadas para garantizar  que la empresa  cumple con los sistemas de calidad e inocuidad que exige la  industria de alimentos.

“Debido a esas exigencias hemos estado hablando con el gobierno porque la legislación local no es suficiente, necesitamos migrar hacia un sistema más sofisticado, que garantice el cumplimiento de  las normativas internacionales.

“Hoy en día, los clientes internacionales te dicen: Si no tienes la certificación ISO 2200, ni siquiera cotices. Eso pasa sobre todo, con las multinacionales.

“No son sólo las normativas de inocuidad y seguridad alimentaria, también están las normativas de comercio justo. Te exigen que cumplas con la normas laborables, que no contrates menores de edad ni  personas que no cuenten con certificados de salud adecuados, que se pague sobretiempo, que la empresa sea   socialmente responsablemente y que cumpla con el “fair play” en el trato al personal.

El mismo consumidor busca empresas que no contaminen el medio ambiente, que no tengan huellas de carbono, que reciclen y que el consumo de energía sea eficiente.

“Son muchos los aspectos que hay que implementar si una empresa  pretende incorporarse al mercado internacional como un jugador importante, pero eso tiene un costo y el Estado debe incentivar para que las empresas inviertan en estas mejoras”

-¿Se está incentivando actualmente a las empresas sobre este tema?
-Contamos con la reglamentación de la Ley 25 del 23 de mayo de 2017 que dicta medidas para el fomento de la industria y su desarrollo; el Certificado de Fomento a la Agroexportación (Cefa) y la Ley 25 del 4 de junio de 2001 sobre la Política Nacional de Transformación Agropecuaria.

“Hay leyes, pero las empresas no pueden hacer una planificación en su flujo de caja porque el Estado demora en pagar y  en muchos casos alega no contar con presupuesto.”

Orlando Rivera
orriver22@hotmail.com
Especial para Capital Financiero

Más informaciones

Comente la noticia

Ver todas las noticias