Reducir la desigualdad salarial entre hombres y mujeres, desafío apremiante en la región latinoamericana

Reducir la desigualdad salarial entre hombres y mujeres, desafío apremiante en la región latinoamericana
El Foro de Igualdad salarial entre hombres y mujeres se desarrolló en Panamá del 29 al 31 de enero. | ElCapitalFinanciero.com

Datos de la Organización Internacional del Trabajo (OIT) presentados en el Panorama Laboral 2017 revelan que en América Latina la diferencia salarial entre hombres y mujeres es de 15%, mostrando una reducción de seis puntos porcentuales en una década (2005-2015).

Este fue uno de los temas abordados en la conferencia regional “Igualdad salarial entre hombres y mujeres para economías más prósperas e inclusivas”, que se realizó en Panamá del 29 al 31 de enero.

Se trata de un espacio que busca promover una reflexión entre actores nacionales e internacionales sobre los retos para cerrar la brecha económica de género.

Dentro de la región, la situación varía por subregiones, de manera que esta diferencia en contra de las mujeres mayor en el Cono Sur y la Región Andina, 23.4% y 16% respectivamente, mientras que en Centroamérica y México es de 9.9%, según datos de la OIT.

Panamá se convirtió en el primer país de América Latina en sumarse a la Coalición Global de Igualdad Salarial, asociación estratégica para apoyar a los estados miembros a alcanzar los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) de las Naciones Unidas, sobre igualdad de remuneración para el logro de la igualdad de género y el empoderamiento de las mujeres.

La vicepresidenta Isabel de Saint Malo de Alvarado aseguró durante su intervención en el panel “Igualdad salarial, un derecho, un deber y una oportunidad para construir economías potentes e inclusivas”, que la información es clave para saber dónde estamos y considera que aún falta mucha información para tomar decisiones.

Si hablamos de desarrollo, tenemos que hablar de equidad de género”.

Isabel de Saint Malo de Alvarado-Vicepresidenta de Panamá

De Saint Malo de Alvarado insistió, además, en que esta causa tiene que dejar de ser únicamente de las mujeres y lograr ser un objetivo en conjunto con los hombres.

Mencionó algunas iniciativas que se han desarrollado en Panamá con miras a mejorar las condiciones de las mujeres en los trabajos.

Panel inaugural en el Foro de Igualdad Salarial entre hombres y mujeres. | Cortesía.

Se ha conformado una alianza público-privada, a la que se han invitado a líderes del sector privado y público para que ayuden a identificar una hoja de ruta con relación a las políticas públicas que se deben adoptar y cuáles son los retos actuales.

Estudios muestran que de lograrse la equidad total entre hombres y mujeres en los mercados laborales –acceso a los mismos puestos con igual remuneración por trabajo de igual valor- el Producto Interno Bruto del planeta podría crecer un 26%.

Disminuir la brecha salarial contribuiría también a reducir la desigualdad y la pobreza, mencionó Alicia Bárcena, directora ejecutiva de la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal), quien participó en el panel

Conceptos, factores determinantes, avances y desafíos en América Latina y el Caribe en materia de igualdad salarial”.

Alicia Bárcena-Directora ejecutiva de Cepal

Según Bárcena, la desigualdad salarial implica que hay una desequilibrada distribución de los recursos, del poder, tiempo y la riqueza.

Avanzar hacia mayor igualdad salarial significa avanzar al cambio de un estilo de desarrollo”.

Alicia Bárcena-Directora ejecutiva de Cepal

Luiza Carvalho, directora Regional de ONU Mujeres para América Latina y el Caribe, aseguró que se debe crear conciencia de las capacidades de las mujeres, responder a los desafíos y aspectos investigados e incentivar los poderes públicos para que desarrollen mecanismos de cumplimiento.

Rebeca Grynspan, secretaria General de la Secretaría General Iberoamericana, mencionó el manejo del poder en los trabajos y aseguró que se debe prestar especial atención al tema porque a las mujeres les cuesta más subir a los puestos ejecutivos y se ven obligadas, aunque tengan los estudios correspondientes, a asumir funciones en cargos de baja productividad.

Según la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (Ocde), las mujeres son menos propensas a ser empresarias, y las empresas propiedad de mujeres tienden a ganar menos que las que son propiedad de hombres.

Las tasas de participación de las mujeres en la fuerza de trabajo se han acercado a las tasas de los hombres en las últimas décadas, pero en todos los países de la Ocde las mujeres siguen teniendo menos probabilidades que los hombres de dedicarse al trabajo remunerado, recordó Roberto Martínez Yllescas, director del Centro de la Ocde en México para América Latina.

Una de las principales conclusiones a las que se llegó en esta conferencia es que el cierre de la brecha salarial entre hombres y mujeres tendría, además, efectos positivos en la resolución de otros desafíos, como la violencia por motivos de género, la mejora en la educación y el acceso a la salud de las familias y la educación de los niños y niñas.

Más informaciones

Comente la noticia

Ver todas las noticias

Patrocinado por BANCO GENERAL