Regulación frena venta de microseguros

Regulación frena venta de microseguros

Aseguradoras piden la intervención de las autoridades para eliminar las trabas burocráticas

seguros micro

Es evidente que la Ley 12 del 3 de abril de 2012, que rige el mercado de seguros en Panamá,  fue un paso importante para el sector, pero  se debe seguir  trabajando con miras a mejorar dicha normativa, especialmente en el tema de los canales alternos de comercialización de los microseguros.

Es una acción que se debe emprender  para poder comercializar productos de bajo costo que permitan satisfacer las necesidades de la población de menores ingresos, para que en caso de  siniestros como incendios e inundaciones, los afectados no se conviertan en  una carga para el Estado.

Además, es importante incrementar   la cultura de seguros en la clase media y  baja para incrementar  la penetración de mercado, de un sector que representa  el  3% del Producto Interno Bruto (PIB).

Al implementar  las medidas necesarias y urgentes para mercadear los  microseguros se podrá crear mayor conciencia  sobre la protección de las familias a través de este tipo de productos.

Amilcar Córdoba, gerente general de Seguros Fedpa, en  entrevista con Capital Financiero señaló que  el sector tiene mucha esperanza en que el nuevo Superintendente de Seguros y Reaseguros de Panamá (Ssrp), José Joaquín Riesen Alvarado, mejore algunos elementos que requieren ser afinados para poder comercializar los  microseguros.

Y es que en la  actualidad los canales alternos  de comercialización no son abiertos y la reglamentación hace difícil   registrar un canal de comercialización.

El exceso de burocracia ocasiona  que cuando la aseguradora obtiene los  permisos, ya éstos han vencido por  el tiempo que se toman en las aprobaciones.

Córdoba destacó que todo esto hace tedioso inscribir  un canal de comercialización,  debido a que se le solicitan  miles de cosas,  creando un  muro que evita la masificación de este producto.

El ejecutivo dijo que esta es una situación que perjudica tanto a las aseguradoras como a los  trabajadores  informales  y a los que menos ganan, que no podrán obtener un seguro a bajo costo

Si yo fuera propietario de las empresas donde se pueden mercadear los microseguros y me obligan a pasar por  todo ese proceso burocrático no vendería el producto, sostuvo Córdoba, para quien la adquisición de una póliza de microseguro  representa una ayuda para el propio Estado.

Al parecer  mientras la Ssrp no establezca medidas claras  sobre el tema de los  canales alternos,  los microseguros seguirán  siendo una utopía, porque este ramo no es atractivo para los corredores, y tampoco se puede vender de forma directa, por estar diseñado para comercializarse  de forma masiva.

El microseguro va  dirigido tanto al microempresario, a las personas de menores recursos y a los que se mantienen en el sector informal, este último grupo lo integra el 32% de la población.

Se trata de  una nube de personas anónimas que no pueden pagar la póliza por medio de descuento directo o por medio de una tarjeta de crédito y que no tienen acceso a financiamientos, indicó.

En Panamá los lugares óptimos para convertirse en canales alternos son las clínicas, supermercados, minisúper y   las compañías de servicios públicos de energía eléctrica, agua y  telefonía.

Córdoba  detalla que  con todo ese engranaje de empresas brindándole servicios a esa gente, se podría llegar con facilidad a la base de pirámide.

Ante esta preocupación el nuevo Superintendente Riesen aseguró que el sector contará con todo su apoyo para promover a nivel nacional los canales alternos con el fin de que este producto pueda llegar a la clase media y baja.

Katherine Arjona, subdirectora de la Ssrp, dijo que  desconocía el sentir del sector  en torno a  los requisitos para la creación de un canal alterno, pero añadió que  no habrá inconvenientes para  sentarse a conversar con el gremio para encontrar la fórmula que facilite el proceso de comercialización de los  microseguros para que lleguen a toda la población, incluyendo modificaciones a la legislación vigente.

Al  cierre del 2014, la Ssrp había aprobado 50 licencias de canales alternos,  de los cuales 40 correspondían a venta de seguro obligatorio básico de automóvil, a través de talleres mecánicos y locales de venta de piezas y accesorios y 10 correspondían a ventas de otros ramos  como accidentes personales, multiprotección residencial, viajes internacionales, responsabilidad civil contractual, en su mayoría por intermedio de bancos.

 Del total de las licencias otorgadas, 40 le fueron aprobadas a la Compañía Internacional de Seguros, tres a AIG Seguros Panamá, dos a Optima Compañía de Seguros y una a Aseguradora Global, Multibank Seguros, Seguros Banistmo HSBC Seguros, Ace Seguros y Del Istmo Assurance.

Para Carlos Berguido, director ejecutivo de la Asociación Panameña de Aseguradoras (Apadea), es de suma urgencia trabajar para que este tipo de producto se comercialice  en todo el país y así evitar que en caso de catástrofe el Estado tenga que costear el siniestro.

Por su lado, Dino Mon, vicepresidente ejecutivo y gerente general de Mapfre Panamá, señaló que lo primero que debemos estar claros es que los microseguros van dirigidos a la población de menores ingresos, por lo tanto, no es un mercado de fácil manejo y el éxito que tenga cada empresa mucho va a depender del esfuerzo de inversión que se haga para una efectiva gestión de cobro.

Las empresas aseguradoras estamos listas para comenzar a desarrollar y ofrecer a los panameños productos alternativos como  son los microseguros, pero necesitamos una plataforma que sea impulsada desde el ámbito gubernamental que permita gestionar a través de empresas concentradoras de volúmenes en donde el Estado tiene participación no solo en los productos sino también en  la cobranza, dijo Mon.

A su vez aseveró que la apertura de forma simple de los medios que portan volumen de personas en sí mismos, como son los recibos de agua, luz o teléfono que le llega a todo el mundo son la clave para la comercialización exitosa y beneficia a todos. Este mecanismo favorece al cliente, al Estado y a las compañías, porque el cobro es elemental en este tema, que otros países vecinos como Honduras y Guatemala ya tienen resuelto.

Para poder darle un buen precio al cliente hay que buscar medios eficientes para que la prima pueda llegar al precio que esa persona de alguna manera necesita. Mientras estos canales no existan, las empresas aseguradoras poco podemos hacer, agregó Mon.

Limitaciones

Los únicos que  cumplen  a cabalidad con las exigencias son los bancos y estos no venderán este tipo de seguros, por lo que los directivos de las empresas aseguradoras instan a la Ssrp a modificar  las exigencias establecidas para que hayan más canales alternos de comercialización operando.

Es  deber del Estado apoyar al sector con el objetivo de que cada día más panameños tengan acceso a los seguros, por la necesidad social que hay en la plaza local.

La estructura actual para  vender este tipo de producto no es rentable para las compañías aseguradoras, ya que la única forma de hacerlo es por medio de los canales alternos, los que abundan en otros países.

Y para los corredores no es rentable buscar un cliente que le va a comprar una póliza de entre $15 y $20 anuales.

Karelia Asprilla
karelia.asprilla@capital .com .pa
Capital Financiero

Más informaciones

Comente la noticia