Renta variable, consolidación o cambio de tendencia

El mes de mayo fue marcado por una subida espectacular de las tasas europeas

Foto Bolsa web

La desaceleración de Estados Unidos (EE.UU.) durante el primer trimestre, la evaluación elevada de los índices de renta variable, las dudas sobre la primera subida de las tasas por la  Reserva Federal (FED, por sus siglas en inglés ) y la subida de las tasas a 10 años en Europa y en EE.UU.  son elementos que han inyectado  volatilidad al  mercado estas últimas tres semanas, poniendo en duda los niveles actuales y llevando los precios a modo de  consolidación.

Ahora, la pregunta es  si esta consolidación que estamos viviendo desde el final de mayo es el inicio de un cambio de dirección a mediano y largo plazo o si es más bien una consolidación que ofrece oportunidades para un rendimiento a largo plazo positivo.

Subida de tasa

El mes de mayo fue marcado por una subida espectacular de las tasas europeas, donde las tasas a 10 años alemanas subieron de un punto extremo bajo de 0,05% a un nivel alto de 0,77% en tan solo un mes. De forma menos brusca, pero siempre importante, las tasas a 10 años de EE.UU.  también subieron de 1,89% hacia el nivel actual de 2,38%, impactando negativamente el rendimiento de los bonos en general.

En lo que podría ser el inicio de un cambio de tendencia a largo plazo de las tasas de intereses, este movimiento, que también creó un cierto nerviosismo en el mercado de renta variable, podría explicarse por razones más bien positivas.

Los estrategas de Credit Suisse Investment Banking reportan que el 40% de la subida de las tasas de EE.UU.  ha sido por la  expectativa de una  subida de la inflación (básicamente por la recién subida del petróleo) y 60% por una subida de tasa real que es una anticipación de mejoramiento de la situación macro económica de EE.UU.

De hecho, los últimos datos macroeconómicos han ido mejorando. La creación de empleos  se aceleró nuevamente en  el mes de mayo después de haberse desacelerado en marzo y abril.

El ISM Manufacturing PMI salió positivo a 52,8 para mayo, arriba del 51,5 del mes anterior. Finalmente, la confianza del indicador de Michigan también salió arriba del consenso a 90,7 contra 89,5.

El hecho que este mejoramiento económico  no sea reflejado positivamente en los precios últimamente, se explica por varias razones. La primera razón es que un mejoramiento económico significa una potencial subida de las tasas por parte  de la FED que podría llegar en septiembre, transformando las buenas noticias económicas en malas noticias para los inversionistas.

La segunda razón es el impacto contable de un nivel de tasas más alto sobre las compañías. Es decir, un nivel de tasas más alto aumentaría las cargas  de intereses de las compañías e impactaría negativamente las utilidades.

Sin embargo, para tener un impacto negativo significante sobre las utilidades, los analistas de Credit Suisse piensan que se necesitaría una subida de tasas en EE.UU. y en Europa de 100 puntos básicos (bps, por sus siglas en inglés) y 250 bps, respectivamente, desde el nivel de hoy.

Credit Suisse Investment Banking espera  ver un yield a 2,8% al final de 2016 y un Bund alemán a 1,1%, es decir que a corto plazo, la mayoría de la subida de tasa ya ocurrió.

Segunda parte del año

Las negociaciones entre Grecia y Europa seguirá siendo el tema central para el mes de junio y la razón principal para explicar esta última bajada de precio. Aunque Credit Suisse favorezca un acuerdo de último momento entre las dos partes, una situación contraria podría traer una prolongación de la actual consolidación. Sin embargo, dado el mejoramiento económico de EE.UU.  y  Europa, estamos esperando una situación de rebote para la segunda parte del año.

Y aunque las valorizaciones siguen siendo elevadas en comparación a una media a 10 años (Current P/E de 18,49x y 22,57x para EE.UU. y Europa), los niveles están todavía cerca de esta misma media en general y no vemos una situación de burbuja a este nivel.

La actual consolidación podría permitir  ver valorizaciones más atractivas en una situación donde las alternativas son pocas, dado la presión de las tasas sobre la parte de renta fija.

El debate sobre cuándo la FED subirá las tasas es un tema importante que afecta a los inversionista, aunque al final,  históricamente la primera subida de tasas ha comprobado no ser significativo de un cambio de tendencia a largo plazo en renta variable, quizás porque es el resultado lógico de una situación de crecimiento y una confirmación de que la economía está en dirección de los niveles de inflación y de crecimiento a largo plazo que quiere lograr el Banco Central.

Análisis técnico

Técnicamente, tomando el Msci World como índice de representación de renta variable, los precios confirman estar en una consolidación más significativa de los últimos nueve meses.

Desde el punto alto de mayo 20, los precios entraron en consolidación, quebrando la tendencia ascendente a medio plazo que era presente desde octubre 2014. Desde la quiebra de esta tendencia del 2 de junio, la tendencia a medio plazo (2-4 meses) es considerada técnicamente neutra.

La tendencia a corto plazo (1-2 meses) todavía está considerada negativa, ya que los precios siempre están en un canal descendiente bien definido.

Solo una subida arriba de este canal descendente confirmaría un cambio de tendencia a corto plazo de negativo a positivo y un potencial retorno a una tendencia positiva a medio plazo también.   

En conclusión, aunque los precios estén orientados negativamente por el momento, existe un soporte muy importante representado por la media móvil a 200 días que se encuentra a 3% debajo de los niveles de hoy.

Este nivel podría ser un nivel clave de rebote y de cambio de tendencia a medio plazo. Ahora, una bajada debajo de este nivel abriría la puerta para una consolidación más prolongada y niveles más profundos correspondiendo a los puntos bajos de diciembre 2014 y enero 2015,  9-10% debajo del nivel de hoy.   

Philippe Preite
Credit Suisse AG

Más informaciones

Comente la noticia