Republicanos del Senado de EE.UU. rechazan nuevo paquete de ayuda económica de su partido por COVID-19

Republicanos del Senado de EE.UU. rechazan nuevo paquete de ayuda económica de su partido por COVID-19

Los republicanos en el Senado de Estados Unidos (EE.UU.) rechazaron la propuesta de alivio del impacto económico del coronavirus (COVID-19) por valor de $1,000 millones de su propio partido el día después de que fuera revelada por el líder de la mayoría Mitch McConnell, enviando algunas acciones estadounidenses a la baja.

McConnell y los principales republicanos de la cámara dieron a conocer el paquete de ayuda de COVID-19 que se había desarrollado con la Casa Blanca solo cuatro días antes del vencimiento de los beneficios de desempleo ampliados que mantienen a flote a millones de estadounidenses durante la crisis.

La propuesta rechazada reduciría el beneficio federal de $600 por semana, además del desempleo estatal, a $200.

Los demócratas también han rechazado el paquete, calificándolo como demasiado pequeño en comparación con su plan de $3,000 millones que aprobó la Cámara de Representantes en mayo. Los republicanos oponentes criticaron esos gastos.

El paquete viene a reemplazar la ayuda federal anterior aprobada en mayo que expira el viernes 31 de julio.

McConnell promocionó la propuesta como un plan “adaptado y dirigido” para reabrir escuelas y negocios, al tiempo que protege a las empresas de los litigios.

Algunas acciones estadounidenses cayeron debido a que los inversores se preocuparon por el resurgimiento de los casos de coronavirus y esperaron avances en el plan de alivio.

El senador republicano Lindsey Graham estimó que la mitad de los miembros del partido en el Senado se opondrían al plan.

“Creo que si Mitch puede obtener la mitad de la conferencia, sería un gran logro”, dijo Graham a los periodistas. Graham dijo que considera esto una guerra contra el COVID-19. “Tienes que gastar dinero cuando estás en una guerra”.

Varios senadores republicanos consideran que el plan es demasiado costoso.

No estoy para pedir prestado otro billón de dólares”, dijo a los periodistas el senador republicano Rand Paul.

La propuesta republicana otorgaría a muchos estadounidenses pagos directos de $1,200 cada uno, y miles de millones en préstamos a pequeñas empresas, apoyaría hospitales y ayudaría a reabrir las escuelas.

El beneficio federal complementario de desempleo ha sido una línea de vida financiera para los trabajadores despedidos y un apoyo clave para el gasto del consumidor. Los demócratas denunciaron rápidamente el recorte propuesto como draconiano cuando millones de estadounidenses no pueden regresar a lugares de trabajo cerrados.

Disputas partidistas

Muchos republicanos insisten en que el pago por desempleo alienta a los estadounidenses a quedarse en casa en lugar de volver a trabajar, pagándoles más que sus salarios anteriores. Su propuesta proporcionaría el pago semanal de $200 hasta que los estados creen un sistema para proporcionar un reemplazo salarial del 70% para los trabajadores despedidos.

Los demócratas dijeron que el plan de beneficio por $200 dañaría la economía.

“La gente quiere trabajar, amigos republicanos. Simplemente no tienen trabajo para hacerlo. No vamos a dejar que mueran de hambre mientras eso sucede”, dijo el líder demócrata del Senado Chuck Schumer.

Los demócratas también quieren dinero para los gobiernos estatales y locales, que enfrentan déficits presupuestarios multimillonarios, con negocios cerrados y residentes sin trabajo.

“Nuestros residentes, nuestros negocios, nuestras familias, necesitan apoyo federal directo ahora”, dijo el alcalde de Savannah, Georgia, Van Johnson, uno de entre un grupo de alcaldes demócratas y republicanos en una conferencia telefónica con periodistas.

Los legisladores bipartidistas cuestionaron por qué los fondos para algunos programas que parecían no tener nada que ver con la pandemia, como $1,800 millones para una nueva sede de la Oficina Federal de Investigación, estaban en la propuesta.

Schumer y la presidenta demócrata de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi, debían reunirse más tarde el martes con el secretario del Tesoro Steven Mnuchin, quien almorzó con senadores republicanos.

La disputa partidista se produce cuando los casos de coronavirus en EE.UU. han superado los 4.3 millones, con casi 150,000 personas fallecidas en el país y decenas de millones sin trabajo.

La Cámara liderada por los demócratas aprobó en mayo su proyecto de ley de alivio de coronavirus de $3,000 millones conocido como “Ley HEROES”, pero el Senado liderado por los republicanos no lo consideraría.

McConnell reconoció que la “Ley HEALS” republicana era solo un punto de partida para las negociaciones y que necesitaría apoyo bipartidista para convertirse en ley.

“La Ley HEALS está llena de disposiciones que francamente desafiaría a mis colegas demócratas a decir que realmente se oponen”, dijo McConnell.

   

Más informaciones

Comente la noticia

Ver todas las noticias
PHP Code Snippets Powered By : XYZScripts.com