Revertir la informalidad y el desempleo, retos del mercado laboral

Revertir la informalidad y el desempleo,  retos del mercado laboral
Empleadores, trabajadores y Gobierno, coinciden en que esta realidad se debe atender de manera urgente| Cortesía

Una tasa de desempleo de 6.4%, una informalidad que se sitúa en el 43.6% y 78% de los contratos registrados bajo la figura de tiempo definido o por obra determinada, son características que demuestran la debilidad del mercado laboral panameño.

Estos aspectos son comunes en la preocupación del Gobierno, del sector empleador y de los trabajadores y formarán parte de los indicadores a considerar en el diálogo de la Comisión Nacional de Salario Mínimo que se instaló el pasado 7 de agosto y propició el llamado Foro Panamá 2019: Panorama Económico, Social y Laboral, con el fin de conocer de manera pública las posiciones de los distintos sectores.

La comisión tripartita deberá concluir sus deliberaciones a más tardar en diciembre de 2019, con el objeto de definir el salario que debe regir en los próximos dos años.

Juan Antonio Ledezma, presidente de la Comisión Laboral  del Consejo Nacional de la Empresa Privada (Conep), advirtió que un desempleo de 6.4% puede parecer una tasa normal para otros países, pero no es el caso de Panamá.

Con respecto a la informalidad, que alcanza el 43.6%, advirtió que “es alarmante y necesitamos que disminuya”.

Señaló, además, que se debe considerar la existencia de empresas informales “que se traducen en competencia desleal porque  no cotizan  a la Caja de Seguro Social (CSS) ni pagan seguro educativo”.

Augusto García, por el Consejo Nacional de Trabajadores Organizados (Conato), sitúa la cifra de subempleo en 13%.

Estima que existen más de 100,000 trabajadores informales “en empresas del sector formal y esta tendencia ha ido en incremento”.

García destacó que la estadística histórica del país refleja un 22% de contratos indefinidos o permanentes, contra 78% por obra determinada o definido, “que impide al trabajador ser sujeto de crédito”.

Por su parte, Maribel Gordon, dirigente de la Confederación Nacional de Unidad Sindical Independiente (Conusi), afirmó que “el 15% de la informalidad está en empresas formales” y “solo 13% de los informales cotiza a la CSS”.

Gordon, citando datos del Instituto Nacional de Estadística y Censo (Inec), alertó que cerca de 700,000 trabajadores se mantienen en la informalidad laboral.

Sostuvo que el 12.8% de la población labora menos de 40 horas y el salario mínimo se fija por hora.

Mientras que Hernán Arboleda, director de Políticas Públicas del Ministerio de Economía y Finanzas (MEF), puso el foco en el mayor nivel de desempleo que se registra entre quienes tienen  15 y 29 años de edad, que alcanza el 62.6%.

Otra tendencia que debilita el mercado laboral panameño, son los contratos definidos y por obra determinada.

Otra condición es que este trabajador, quien en promedio labora nueve meses al año, necesitará más de 20 años de cotización para cumplir con las 240 cuotas obligatorias que le permitan acceder a la pensión de vejez.

De acuerdo con el Ministerio de Trabajo y Desarrollo Laboral (Mitradel), hasta el pasado mes de julio  estaban registrados 33,914 contratos indefinidos, contra 60,102 definidos y 42,401 por obra determinada. (Ver recuadro: Contratos de trabajo en la sede central por sexo y tipo de contrato).

Por provincias o áreas de trabajo (también a julio 2019), la provincia de Chiriquí lidera el número de contratos indefinidos con 3,869 y  Panamá Oeste encabeza los contratos  definidos con 9,994 y de  Obra determinada con 7,628.  (Ver recuadro: Contratos por provincia y áreas de trabajo).

Método científico
En otras consideraciones, además del desempleo y la informalidad, el Conep destacó una ralentización económica que se expresará en un crecimiento del 3.9% al cierre de 2019, con base en cifras del Sindicato de Industriales de Panamá (SIP).

Piden considerar el tema de la productividad, el menor crecimiento en sectores estratégicos como Comercio,  Construcción, Transporte y Almacenamiento y entender que “no hay empleo decente sin empresas sostenibles”, en palabras de Juan Antonio Ledezma.

Para el Conep es un reto de la Comisión Nacional de Salario Mínimo, “no crear expectativas que no sean reales; alcanzar un acuerdo con visión de país y de futuro sobre el tema de salario mínimo; establecer un método científico conforme a los indicadores económicos y que no esté sujeto a la batalla entre las partes”.

Héctor Ortega, presidente de la Cámara Panameña de la Construcción (Capac), dijo a Capital Financiero que en el caso del sector construcción (10% de la población empleada del país), se rigen por una convención colectiva, vigente hasta el 2021, pero hay empresas conexas como cementeras y fábricas de bloques que también entran en la discusión del salario mínimo.

Pidió analizar la realidad del país, procurar mantener los puestos de trabajo “y ser responsables con la sostenibilidad de los salarios”.

Reparto desigual
Desde la perspectiva del Conato, en el análisis de García, “la economía panameña tuvo un crecimiento promedio entre 2014 y 2018 de 5%”.

El Producto Interno Bruto (PIB) per cápita para el año 2018 fue de $10,025 “lo que representa un ingreso mensual de $835.41. Si la riqueza se distribuyera de manera igualitaria, no debería haber ningún panameño en condición de pobreza”, sostuvo.

Otro dato aportado por el Conato, es que “la distribución real de la riqueza muestra que el 10% más pobre de la población recibe el 1% de la riqueza y el 10% más rico, el 38% de la riqueza”.

Entre los años 2013 y 2018, la pérdida del poder adquisitivo  fue de 5.2%.

De acuerdo con los  cálculos del Conato, “la mediana salarial total mensual en 2018 fue de $701.70, lo que solo alcanza para financiar el 53.98% del costo de la canasta básica de bienes y servicios para una familia promedio de cuatro miembros”, que calculan en $1,300, incluyendo, además de alimentos, casa, educación, salud, transporte y recreación.

La dirigente de  Conusi, Maribel Gordon, subrayó que la mayoría de los trabajadores se ubican en el salario mínimo promedio de $634.23, con varias vertientes: 17.2% recibe menos de $400 al mes; 65.1%  percibe menos de $800 al mes, 10.3% recibe $1,500 o más al mes, de los cuales solo 2.7% percibe salarios de $3,000 o más.

Gordon destacó que si la economía sigue creciendo,  la inequidad se fortalece, por lo que agregó que es  preciso preguntarse “qué tipo de sociedad queremos”.

Citó los datos recientes del Reporte de Economía y Desarrollo (RED) del Banco de Desarrollo de América Latina –CAF-, que situó a Panamá como el segundo país con mayor productividad en la región latinoamericana con 58%, por detrás  solo de Argentina con 61%.

Conusi se inclina por una “una respuesta que considere medidas perfectamente medibles como la pérdida del poder adquisitivo de los salarios, el costo de vida, valorar la canasta básica familiar ampliada y mejorar el control de precios”.

Tanto  Conusi como el Conato coinciden en señalar que “los salarios son la vía para reducir la desigualdad “y un incremento estimulará la demanda agregada de la economía y contribuirá a la reactivación económica del país”.


Violeta Villar Liste

violeta.villar@capital.com.pa
Capital Financiero

Más informaciones

Comente la noticia

Ver todas las noticias