Robots revolucionan los depósitos de abarrotes

Robots revolucionan  los depósitos de abarrotes

Cadenas minoristas y centros de distribución empiezan a apostar por ellos para reducir costos

screen-shot-2016-10-20-at-3-28-15-pm

Cuando la cadena minorista estadounidense Target Corp. decidió renovar uno de sus mayores centros de distribución de California tenía la opción de construir un depósito, instalar tecnologías existentes para recoger productos de las estanterías, o correr el riesgo de probar la nueva generación de robots de un multimillonario solitario.

Target se inclinó por los robots. Los nuevos autómatas pertenecen a Symbotic LLC, parte del imperio de comestibles de Rick Cohen, un magnate de Nueva Inglaterra. A través de su propia red de distribución nacional y pactos con algunos de los mayores minoristas del país, Cohen pretende demostrar que los robots pueden revolucionar las actividades de almacenamiento, manipulación y transporte de los millones de cajas de bienes que los camiones dejan en sus tiendas cada año.

Su argumento para convencer a multinacionales como Target, Coca-Cola Co. y Wal-Mart Stores Inc. es simple: El sistema de automatización de Symbotic incluye robots autónomos que pueden desplazarse por su cuenta entre las estanterías de un centro de distribución. Pueden recorrer los pasillos para guardar y sacar cajas, en coordinación con robots más convencionales que hacen tareas más simples.

Es un contraste con lo que ocurre en muchos sistemas de automatización, en los que los robots tienden a estar atornillados a un lugar o circulan por rutas fijas. Lo que hacemos con los robots autónomos no es tan diferente de lo que hace Google con el vehículo autónomo, dijo Cohen en una entrevista en la sede de Symbotic, en Wilmington. Creo que, dentro de cinco años, cambiará la distribución.

En el caso de los minoristas, el objetivo de la automatización de sus depósitos es controlar los tres grandes costos de los centros distribución con personal humano mano de obra, tiempo y bienes raíces para satisfacer las exigencias de una industria de costos altos y márgenes bajos.

En cada proyecto que evaluamos, nos fijamos en la automatización como un potencial componente, dice Frank Bruni, vicepresidente de Operaciones de la cadena de suministro de Kroger Co. La cadena de supermercados ha comprado sistemas de automatización de depósitos a la alemana Witron Logistik + Informatik GmbH, una competidora de Symbotic. Alrededor de 6% de los centros de distribución de Kroger están totalmente automatizados, dice Bruni. Hace 25, 30 años había mucha gente que hacía carrera en los depósitos. Hoy, no creo que exista esa dinámica.

Target quería ampliar su centro de distribución de Woodland, California, para mantenerse al día con el aumento de las ventas en el suroeste de Estados Unidos (EE.UU.), tras considerar en 2013 la construcción de un centro, en 2014 recurrió a Symbotic.

Target iba a tener que construir una nueva planta en California, algo tremendamente caro, dice Larry Sweet, profesor de robótica de Georgia Tech que fue director de tecnología de Symbotic hasta el año pasado y que ha trabajado en el proyecto de Target. Querían que las instalaciones manejaran más volumen, pero no podían. Symbotic fue capaz de poner un sistema en el edificio que ayudó a que eso ocurriera.

Hasta ahora, a los minoristas de productos de consumo les costaba automatizar incluso los procesos más simples, como recoger productos de una estantería y ensamblar contenedores con formas irregulares. En agosto, esta clase de tareas era realizada por unas 867.300 personas en depósitos en todo EE.UU., de acuerdo con los datos más recientes del Departamento de Trabajo.

Los alimentos, en particular, se han resistido a los robots. En el sector de alimentos y bebidas, donde comenzó Cohen, sólo 8% de los centros de distribución de las 75 mayores firmas de supermercados estadounidenses están parcial o totalmente automatizados, según la consultora MWPVL International Inc. Los distribuidores mayoristas de alimentos operan con márgenes de ganancias de entre 1% y 2%, por lo que son reacios a invertir en automatización, que puede costar hasta $100 millones para un depósito.

Esa actitud está cambiando debido a que, por un lado, los crecientes costos laborales y de los terrenos amenazan las ganancias y, por el otro, porque la mayor competencia de Amazon.com Inc. y otras firmas de tecnología trastorna prácticas de larga data.

Robbie Whelan
Dow Jones

Más informaciones

Comente la noticia