Rubén Darío Carles, sinónimo de honestidad

8774641673_8e953cc5be_z

En Panamá es muy común escuchar, cuando una persona fallece,  que fue la persona más buena y honesta que podía haber existido en el mundo. Nadie escapa a esta realidad aunque estando en vida no haya dado muestra de ello.

El pasado 17 de mayo del presente año, Rubén Darío Carles, mejor conocido como Chinchorro, murió a los 94 años de edad. Fue un economista y político, quien en los años 50 y 60 ejerció varios cargos públicos, pero, es más conocido por el cargo de Contralor General de la República que ejerció durante el gobierno de Guillermo Endara Galimani (Q.E.P.D.), en el periodo de 1989 a 1994.

Durante ese periodo Carles se convirtió en el fiscalizador más férreo del gasto público, tanto así que se ganó apodos como tacaño e inflexible. Las palabras de admiración y elogios por parte de los políticos no se hicieron esperar hacia los deudos del excontralor Carles, para exaltar la clase de persona que fue como servidor público del país.

Entre esos no pudieron faltar las palabras de tres expresidentes que como verdaderos políticos, vieron en él al más noble, honesto, correcto e inflexible hombre.

El expresidente Ricardo Martinelli Berrocal se hizo eco en su cuenta de Twitter y escribió: Hombres como él crearon el nuevo Panamá. Se ha ido un gran hombre y gran amigo. Por su parte, el expresidente Martín Torrijos Espino, también utilizó su cuenta de twitter y escribió: Ha muerto un panameño ejemplar, un gran hombre que honró a su patria y a su familia. Siempre lo recordaremos Don Chinchorro.

Y finalmente el expresidente Ernesto Pérez Balladares también tuiteó: Rubén Darío Carles, un panameño ejemplar que amaba a su país. Mis condolencias a su familia por su lamentable pérdida.

Si para estos tres exmandatarios, Rubén Darío Carles, representaba la honestidad, el hombre trabajador y un ejemplo a seguir, ¿Por qué nunca lo tomaron en cuenta para que fungiera como servidor público en sus gobiernos? Será que no les convenía tenerlo como Contralor.

Si en verdad veían en Carles la persona que ellos describen, merecido reconocimiento le hubieran hecho si nuevamente, por su capacidad y honestidad, le ponían al frente en una entidad del Estado, para que siguiera contribuyendo con el desarrollo de Panamá, ya que, ciertamente hombres como él hacen falta para que trabajen por un mejor país..

Leoncio Vidal Berrío M.
lberrio@capita.com.pa
Capital Financiero

Más informaciones

Comente la noticia