Salario mínimo, el nuevo reto del Gobierno

Los trabajadores insisten en un incremento general de los sueldos

Business growth

La próxima discusión para al establecimiento de un nuevo salario mínimo se registrará dentro de un ambiente diferente al de hace dos años, con una economía que muestra signos de desaceleración y sin elecciones a la vista.

Será un nuevo reto para el actual Gobierno, que enfrenta críticas del sector empresarial por la demora en la ejecución proyectos de infraestructuras que ayuden a dinamizar la economía y el recelo de los trabajadores ante el incumplimiento de algunas promesas electorales, por lo que no le será fácil encontrar una fórmula que pueda dejar satisfechos a ambos sectores, sí como ha ocurrido en la mayoría de las ocasiones, no se ponen de acuerdo sobre el  monto del nuevo salario mínimo.

El salario mínimo vigente en Panamá es de $624,00 y le corresponderá a la Comisión Nacional del Salario designada por el Ministerio de Trabajo y Desarrollo Laboral (Mitradel) establecer, por medio del consenso, un nuevo salario mínimo y de no llegarse a un acuerdo, será el Ejecutivo quien tome la decisión final.

El último aumento fue establecido en diciembre del 2013 y comenzó a regir a partir de enero del 2014.

El salario mínimo está  determinado por la actividad económica y la región. En la última sesión el número de regiones se redujeron a dos

En el caso de la región uno, el salario mínimo se incrementó en un 27%. Para la región dos de menores recursos y que está formada por pequeñas empresas el aumento fue de alrededor del 13% llegando a un monto de  $488,00.

El pasado mes de mayo, el ministro Luis Ernesto Carles informó que en julio del 2015 se instalaría la Comisión Nacional de Salario Mínimo.

Carles señaló que la Comisión deberá determinar hacia dónde va la economía, ya que las actividades comerciales van cambiando, y en base a ese análisis se podrá determinar el ajuste que habría de aplicarse.

La Comisión Nacional de Salario Mínimo está integrada de manera tripartita por representantes del sector empresarial, sindical y del Gobierno, con el objetivo de fijar la nueva tasa de salario a nivel nacional, para darle cumplimiento a  ley que establece que cada dos año debe revisarse el salario mínimo que deben devengar los trabajadores panameños.

A la empresa privada le preocupa que el Ejecutivo no permita que los empresarios y los trabajadores puedan llegar a un consenso y como ha ocurrido en la mayoría de las ocasiones termine estableciendo un salario mínimo de manera unilateral.

Elisa Suárez, presidenta del Consejo Nacional de la Empresa Privada (Conep), hizo un llamado al presidente Juan Carlos Varela para que permita a los sectores productivos ponerse de acuerdo sobre este tema.

No nos han dejado ponernos de acuerdo, siempre el salario lo define el Ejecutivo, señaló la dirigente, quien recordó  que el último aumento fue determinado por el expresidente  Ricardo Martinelli.

Si lo va a definir el Presidente,  sería una reunión accesoria, añadió.

En opinión del profesor de Economía de la Universidad de Panamá, Baudilio Márquez, los parámetros que se deben tomar en cuenta para hacer el ajuste del salario mínimo, deben girar en torno al costo de la canasta básica y de los bienes básicos,  incluyendo  el transporte, salud, educación y vivienda.

Hay que tomar muy en cuenta el comportamiento de los precios en cada uno de esos renglones, destacó.

Sobre el nuevo ajuste que debe implementarse, indicó que debe ser igual o mayor al último que se otorgó, que fue por  el orden del 27%.

El docente sostuvo que el actual salario mínimo debe tomarse como referencia, ya que la canasta básica no ha sufrido bajas y los productos regulados no han tenido un efecto en el precio de los alimentos.

Recordó que los empresarios nunca están de acuerdo con un aumento del salario mínimo, porque un incremento en el costo de la mano de obra, los obliga a ser más eficientes en sus procesos productivos.

Hay que buscar el mecanismo que logre que el incremento que pueda establecerse  cubra, al menos, el costo de la canasta básica, precisó.

Finalmente Márquez  indicó que el acuerdo debe ser  alcanzado por los patronos y los trabajadores, sin imposición del Ejecutivo, para lo que  se requiere la designación de  personas con capacidad negociadora, que no asuman  posiciones intransigentes.

Revisión general de salario

Por otro lado, los trabajadores han reiterado la necesidad de establecer  un aumento  general de salario.

Lo que se debe revisar son los salarios en forma general y no sólo el  mínimo, sostuvo el Coordinador del Consejo Nacional de Trabajadores Organizado (Conato), Pedro Hurtado, quien aseguró que este  punto lo volverán a plantear en la Comisión Nacional de Salario Mínimo.

Lo más importante es que haya un aumento general de salario, porque el mínimo no resuelve nada, recalcó Hurtado, aunque es consciente que el sector empresarial se opondrá a una iniciativa de esta naturaleza. 

El Conato propone que el salario mínimo se establezca de acuerdo con el costo actual  de la canasta básica familiar.

Mientras que el dirigente del Sindicato nico de Trabajadores de la Construcción y Similares (Suntracs), Genaro López, dijo que en Panamá se debe realizar  una revisión general de los salarios, porque cuando se registran los incrementos solo los reciben los que tienen salario mínimo y el resto de  los trabajadores quedan excluidos.

Y en esa revisión se debe incluir a los funcionarios públicos, ya que desde 1981 no se ha aprobado un aumento general de salario, aseguró López.

En tanto, el presidente de la Cámara de Comercio e Industrias y Agricultura de Panamá (Cciap), Carlos Fernández, señaló que el Gobierno debe servir de mediador, porque el objetivo es que los involucrados logren un acuerdo que tome en cuenta los indicadores económicos, sociales y de productividad con el fin de evitar efectos inflacionarios.

La revisión del salario mínimo se registra cada dos años, por lo que es importante que el ajuste se realice  de forma cónsona con la realidad económica que vive el país, expresó Fernández.

Añadió que el salario mínimo de Panamá es el más alto de Latinoamérica,  por lo que hizo un llamado al Mitradel  para que sea un ente conciliador y neutral, con el fin de  que cualquier aumento se establezca de acuerdo con la eficiencia y en base a la productividad.

El aumento salarial no debe ser un tema político, porque hay que tratar de estabilizar la inflación lo más posible, finalizó.

Por su parte, Samuel Rivera, secretario general del Mitradel, dijo que la metodología que se utilizará para establecer el nuevo aumento al salario mínimo será la misma de siempre.

Primero se instalará la Comisión Técnica, con la participación de representantes de instituciones como el Ministerio de Desarrollo Agropecuario (Mida), la Contraloría General de la República, el Ministerio de Economía y Finanzas (MEF), el Ministerio de Comercio e Industria (Mici), Mitardel y los técnicos de los empleadores y trabajadores.

Ambos sectores deben presentar su informe técnico a la Comisión Nacional de Salario Mínimo, lo que se utilizarán como base para las discusiones.

En cuanto a la posibilidad de establecer una sola región,  Rivera detalló que este tema en principio debe ser resuelto por los trabajadores y empleadores, y de llegarse a un acuerdo el Ejecutivo deberá tomar una decisión, atendiendo lo previsto en el artículo 66 de la Constitución de la República.

Rivera reiteró  que de alcanzarse un acuerdo entre empleadores y trabajadores sobre el nuevo salario mínimo,  el Gobierno tomará  la decisión en  base a los informes técnicos,  las normas constitucionales y  el comportamiento de la economía del país.

Aspiramos a logren ponerse de  acuerdo y que las decisiones sean de consenso, concluyó.

Salario mínimo actual

En el mes de enero del 2014 entró en vigor en Panamá un alza de entre 13% y 27% del salario mínimo, el cual se  estableció en base a la región, la actividad laboral y el tamaño de la empresa.

En este sentido, se consideran pequeñas empresas para los efectos de la aplicación de la ley laboral, las que tengan 10 o menos trabajadores permanentes laborando en el sector agrícola, pecuario o de servicios; 15 trabajadores si se trata de empresas manufactureras y 20 empleados si se trata de empresas agroindustriales.

Se establecieron 20 salarios mínimos en la región 1, y 13 en la región 2, para un total de 33  salarios mínimos.

Para la región 2, que incluye el resto de los distritos del país, los trabajadores de la pequeña empresa en el sector agrícola y ganadero son quienes devengan el menor sueldo mínimo, valorado en $239,20.

En contraste, los mecánicos de transporte aéreo enmarcados dentro de las actividades profesionales, científicas y técnicas son quienes tienen el mayor salario mínimo calculado en $667,33. 

Leoncio Vidal Berrío M.
lberrio@capital.com.pa
Capital Financiero

Más informaciones

Comente la noticia

Ver todas las noticias

Patrocinado por BANCO GENERAL