Salario Mínimo, sin posibilidades de acuerdo

El Mitradel sigue apostando a que un consenso es factible

mesa03 web
N
o será hasta la última reunión de la Comisión Nacional de Salario Mínimo, programada para el próximo miércoles 9 de diciembre, cuando las organizaciones sindicales y los gremios empresariales que conforman ese organismo presentarán sus propuestas económicas para la revisión del salario mínimo, lo que evidentemente dejará poco tiempo disponible para que ambas partes puedan llegar a un acuerdo en esta materia, ya que la nueva base salarial debe entrar a regir en solo días, el 1 de enero de 2016.   

La penúltima reunión de la Comisión de Salario Mínimo sirvió para que los gremios obreros y patronales se ilustraran sobre la situación del mercado laboral, el comportamiento de las ocupaciones técnicas y profesionales, informalidad y subempleo, gracias a una ponencia presentada por representantes de la Contraloría General de la República, así como sobre los niveles de pobreza, distribución de la riqueza y su relación con el salario mínimo, a cargo de técnicos del Ministerio de Economía y Finanzas (MEF).

Las estadísticas oficiales presentadas indican que el país registra un crecimiento cercano al 6,0% y que el desempleo afecta tan solo al 5,1% de la población, sin embargo, también revelan que el 39,9% de la población ocupa una plaza de trabajo informal, que el 2,3% se ubica en el subempleo visible y el subempleo invisible abarca al 8,3% de la población; mientras que la pobreza se ha reducido, pasando de un 25,6% en el 2014 a un 22,3% en 2015, en tanto que la pobreza extrema o indigencia bajó de 10,8% en 2014 a 10,3% en 2015, de acuerdo con un informe presentado por el MEF.

Rafael Chavaría, representante del Consejo Nacional de Trabajadores Organizados (Conato) en la Comisión Nacional del Salario Mínimo, destacó que esta cifras sin duda alguna deberán servir de insumo para que el movimiento sindical defina en consenso una propuesta en firme para el aumento del salario mínimo en el país, propuesta que deberá ser presentada a los gremios empresariales y a los representantes del Ministerio de Trabajo y Desarrollo Laboral (Mitradel) en la reunión del 9 de diciembre.

No obstante, adelantó que para el movimiento sindical hay algunos elementos que sin ninguna duda deben ser parte de un acuerdo sobre el salario mínimo, el primero es la necesidad de eliminar una de las dos zonas en que se divide el país para efectos de aplicar el salario base,  pues en algunas de las comunidades que se ubican en la zona 2, el costo de la vida es más alto que en la zona 1 y el segundo es la necesidad  que el incremento pactado beneficie a todos los trabajadores del país y no solo a los que devengan emolumentos básicos.

Genero López, secretario general de la Confederación de Unidad Sindical Independiente (Conusi), coincidió con Chavarría en la necesidad de establecer un solo salarios mínimo para todo el país y que el aumento se extienda a todos los trabajadores, pero advirtió que los estudios que maneja esa organización sindical indican que lo menos que debe devengar un trabajador mensualmente para poder satisfacer las necesidades de una familia promedio son $1.043,00, cifra que a su juicio, debe ser la base de la propuesta del movimiento sindical.

Por su parte, el representante del sector empresarial en la Comisión Nacional de Salario Mínimo, Roberto Lombana, aclaró que si bien los patronos no han presentado una propuesta económica en firme si han presentado una metodología que, a su juicio, debe ser utilizada para definir el aumento que se debe aplicar al salario mínimo a partir del 1 de enero de 2016.

Lombana indicó que esta metodología, desarrollada por la Organización Internacional del Trabajo (OIT), contempla el crecimiento económico, el costo de la canasta básica, el Índice de Precios al Consumidor (IPC), productividad laboral y otros indicadores económicos, para definir una propuesta, pero aclaró que el sector privado es consciente que el país ha  crecido y que esto debe reflejarse en un aumento del salario mínimo, aunque moderado.

Y, pese a que los planteamientos de trabajadores y empresarios hacen presagiar que llegar a un consenso sobre el salario mínimo, que debe comenzar a regir en el país en el año 2016, es poco probable.

Sin embargo, viceministra de Trabajo y Desarrollo Laboral, Zulphy Santamaría, dijo sentirse optimista sobre la posibilidad de un acuerdo entre ambas partes, aunque aseguró que de no darse un acuerdo, finalmente el Ejecutivo cumplirá con lo establecido en las normas laborales y fijará el nuevo salario mínimo.    

Hitler Cigarruista
hcigarruista@capital.com.pa
Capital Financiero

Más informaciones

Comente la noticia