Saldos morosos llegan a $1.139 millones

Saldos morosos llegan a $1.139 millones

El mayor monto se registra en la banca privada

 

La cartera morosa del Centro Bancario Internacional (CBI) llegó a los $1.139 millones al cierre de agosto de 2016, de acuerdo con las últimas cifras publicadas por la Superintendencia de Bancos de Panamá (SBP).

Este monto representa un incremento de $351 millones respecto al saldo que presentó el CBI para el mismo período del año pasado, cuando los saldos morosos totalizaron $788 millones.

Si se analizan las cifras por tipo de banca, se refleja que la mayor morosidad se encuentra en la banca privada con un total de $958 millones, lo que representa $334 millones más que la morosidad registrada para agosto del año 2015, la cual alcanzó los $624 millones.

Entre la banca privada, para el mes de agosto de este año la morosidad de los bancos panameños se situó en $382 millones, incrementándose $75 millones en comparación con agosto del año pasado, cuando la misma registró $307 millones.

Sin embargo, entre la banca privada extranjera las cifras fueron más elevadas y  la morosidad para agosto de este año alcanzó los $576 millones, $259 millones más que en el mismo período del año 2015.

La banca oficial (Banco Nacional  de Panamá y Caja de Ahorros), en tanto logró mantener la morosidad controlada. En este segmento los saldos morosos pasaron de $93 millones en agosto de 2015 a $133 millones para agosto de este año, un aumento de $40 millones.

La banca extranjera, por su parte, fue la excepción en el CBI, ya que a diferencia de los otros sectores, aquí la morosidad en vez de aumentar en  relación con agosto del año pasado se redujo en $23 millones, pasando de $71 millones a $48 millones.

De acuerdo con el gerente general del Banco Nacional de Panamá (BNP), Rolando de León, esta entidad mantiene políticas conservadoras en el otorgamiento de créditos, a los que se les brinda el debido seguimiento en las diferentes instancias de gobernanza corporativa del banco, tales como la Junta Directiva y los comités nacionales de crédito.

Además, se les exige a los prestatarios garantías reales que mitigan los riesgos y se cuenta con una activa gestión de cobros de cartera, aunado a una adecuada cobertura de provisiones de cartera.

En este sentido tenemos que destacar que esta estructura de seguimiento es importante para asegurar la sostenibilidad del negocio en beneficio, principalmente, de nuestros clientes y del país en general, ya que éste es el banco de todos los panameños, precisó de León.

Según la SBP, se clasifican como préstamos morosos aquellos que no hayan recibido el pago al servicio de la deuda dentro de los  30 días después del vencimiento de dichos pagos.

En la metodología del cálculo se toma la sumatoria de los saldos en la categoría morosos, y se divide entre el total de la cartera crediticia. Esta operación se realiza para el Centro Bancario,  Banca Oficial, Banca Privada Panameña y Extranjera; en una periodicidad mensual.

Por su parte, un crédito será declarado como vencido, cuando no se recibe el pago periódico acordado al servicio de la deuda dentro de un período de 90 días después de la fecha acordada; cuando el deudor se haya declarado en cesación de pagos o quiebra y en caso de sobregiros con fecha de vencimiento, cuando el deudor no haya cancelado dentro de los 30 días después de la fecha pactada con el banco.

Para el vicepresidente Ejecutivo de la Asociación Bancaria de Panamá (ABP), Mario De Diego, el monto de los saldos morosos y vencidos, tanto en proporción al total de créditos, como en términos absolutos desde hace años es sumamente satisfactorio para los bancos en Panamá, incluso, comparado con otros países, lo que es producto de las normas de la SBP y las políticas prudentes adoptadas individualmente por los bancos, lo que se hizo más patente y efectivo cuando se veía acercar la crisis financiera del 2008.

El ejecutivo bancario señaló que la recuperación de un saldo vencido depende del tipo de crédito y de las garantías dadas, que pueden ser inmobiliarias para casos de crédito hipotecario o incluso, se pueden dar hipotecas para préstamos comerciales, garantías prendarías para préstamos personales o para pequeñas y medianas empresas y hasta garantías mobiliarias, como las de equipo de talleres u otros pequeños negocios.

En Panamá existe un mecanismo para préstamos personales que casi no existe en otros países y es el descuento directo por planilla, incluso, a jubilados de la Caja de Seguro Social (CSS), lo que facilita el pago o cobro de los préstamos, señaló De Diego.

Ricardo González Jiménez
Capital Financiero

Más informaciones

Comente la noticia