Se agotan herramientas para reactivar el alza global

El G-20 acordó un pacto internacional destinado a frenar la evasión de impuestos

Panormic image of docking container ships in Rotterdam harbor

los líderes mundiales se les agotan las opciones para reanimar una endeble economía global.

Después de aprovechar durante años el apoyo de sus bancos centrales, a las principales economías del mundo les cuesta hallar medidas viables para combatir un panorama cada vez más sombrío. También, afrontan una serie de nuevos desafíos, desde problemas políticos a crisis de seguridad, que nublan el horizonte y plantean dudas acerca de su capacidad para evitar que la economía global caiga en un bache de largo plazo.

Esta es la realidad que enfrentan los líderes del Grupo de los 20 mayores países industrializados y en desarrollo, que este domingo comenzaron su cumbre anual en Turquía. La desaceleración de China y la agitación en los mercados emergentes han realzado las preocupaciones durante meses. Ahora, la crisis de refugiados en Europa y los renovados temores tras los atentados terroristas del viernes en París desvían la atención de las dificultades económicas subyacentes, que ya habían resultado difíciles de arreglar.

Frente al desafío de la crisis financiera en 2009, el G-20 pasó a ser la junta ejecutiva de la economía mundial. Logró coordinar una respuesta de magnitud inusitada compuesta por inyecciones de gasto público y el respaldo de los bancos centrales. Desde entonces, sin embargo, estos países han tenido dificultades para reactivar su anémico aparato productivo y sus capacidades de coordinación muestran signos de agotamiento.

Hace dos años, el G-20 puso en marcha un plan de $2 billones para impulsar el crecimiento mundial en dos puntos porcentuales mediante un aumento de la inversión en infraestructura y reformas para estimular la productividad y la competencia. El grupo se ha visto obligado a retrasar el lanzamiento de las reformas prometidas en medio de un aluvión de desafíos políticos. El Fondo Monetario Internacional (FMI), integrado por 188 países, ha moderado varias veces sus perspectivas de crecimiento.

Se han producido, en todo caso, avances menos ambiciosos. Funcionarios en Antalya dicen que han implementado más o menos la mitad de las 1.000 políticas esbozadas por el G-20 el año pasado. Tales medidas, calculan, deberían agregar 0,7 puntos porcentuales a la expansión en cinco años.

El G-20 acordó el mes pasado un pacto internacional destinado a frenar la evasión de impuestos de las multinacionales. Esto podría ayudar a prevenir la erosión de ingresos públicos, estimada entre $100.000 millones y $240.000 millones al año. Europa, por su parte, resalta su nueva supervisión bancaria centralizada, que busca introducir el crédito necesario para estimular el crecimiento, a pesar de que esa política se ha estado gestando desde 2012.

Todas estas iniciativas, sin embargo, proporcionarán escaso apoyo a una economía global en franca
desaceleración.

La pregunta que cada líder debería plantearse es: ¿dónde está el crecimiento?, asevera Thomas Bernes, académico del Centro para la Innovación de la Gobernanza Internacional, con sede en Canadá, y ex miembro de la junta del FMI. La estrategia que han adoptado (…) no ha funcionado. ¿Qué sigue?.

La avalancha de estímulo fiscal que ayudó a impulsar el crecimiento en 2009 transformó una recesión global en una expansión en 2010, pero también llevó los niveles de deuda a niveles peligrosos, dejando a los gobiernos con pocas ganas de volverse a llevar la mano al bolsillo.

Los bancos centrales de las economías desarrolladas obtienen ahora menos resultados por el dinero que destinan a la compra de bonos. También les cuesta más estimular un crecimiento a punta del crédito, conforme las tasas de interés siguen en mínimos históricos. Algunos países han tratado de empujar las tasas de interés a territorio negativo, cobrándoles a los depositantes para mantener el dinero en sus cuentas, en un intento por estimular el gasto y la inversión.

Los altos niveles de deuda han dejado poco apetito para aumentar el gasto público. Aunque los déficits fiscales se han recuperado de sus niveles más tóxicos, en los países ricos siguen siendo el doble que antes de la crisis. Y aunque Europa trata de dejar atrás su crisis de deuda, la llegada de refugiados de Medio Oriente y África del Norte ejerce una renovada presión sobre los presupuestos.

El único país grande que podría generar una mayor demanda en la región, Alemania, ha rechazado de plano los llamados a aumentar el gasto fiscal.

Mientras tanto, los principales motores que sacaron a la economía mundial de la crisis los mercados emergentes enfrentan una serie de problemas que limitan su accionar. El desplome de los precios de las materias primas, la desaceleración de China y la fuga de los inversionistas ponen de manifiesto debilidades profundamente arraigadas. Muchos han llegado al límite de su capacidad para expandirse sin tener que hacer reformas fundamentales, pero la política interna torna difícil esas
reestructuraciones.

Con pocas excepciones, estos dolores de cabeza los han dejado sin el dinero necesario para reactivar la demanda.

Ian Talley
Dow Jones

Más informaciones

Comente la noticia