Secretaría de Energía revisa política energética de Panamá para adaptarla a los cambios

Secretaría de Energía revisa política energética de Panamá para adaptarla a los cambios
Ya se están haciendo las pruebas con la tercera línea de transmisión. | Cortesía

Tras dos años de haberse presentado el Plan Energético Nacional 2015-2050, la Secretaría Nacional de Energía ha tenido que revisar la política energética.

El subsecretario de Energía, Isaac Castillo, admite que en este tiempo se han dado cambios a una velocidad que los dejó fuera de base.

La llegada del gas natural, la caída del precio del petróleo, la puesta en operación del parque eólico más grande de Centroamérica, entre otros temas, los ha obligado a tomar acciones de una forma más acelerada, que incluyen –entre otras- modificaciones al marco jurídico del sector, a nivel reglamentario y de leyes vigentes.

En una consulta pública realizada en la provincia de Chiriquí, el representante de la Secretaría de Energía habló con ElCapitalFinanciero.com sobre el impacto de estos cambios, las medidas que han tomado en este tiempo, y las nuevas iniciativas que están en curso.

>>Con esos cambios que se han dado en el mercado local e internacional ¿Qué ha tenido que hacer la Secretaría de Energía?

La llegada del gas natural en forma líquida nos puso en corredera porque no había una legislación para su regulación.

Habían problemas jurídicos como el que la distribución de gas por tubería estuviera bajo la competencia de la Autoridad de los Servicios Públicos (Asep), y la importación de gas en zonas libres de petróleo bajo la competencia de la Secretaría de Energía.

Se veía como que las responsabilidades de ambas entidades estaban sobrepuestas. Por lo que contratamos a una consultoría, apoyada por el Banco Interamericano de Desarrollo (BID), y le hemos dado una mejor forma a la regulación.

Isaac Castillo, subsecretario de Energía. | Melissa Novoa

Ahora está claro que la Secretaría tiene la competencia para regular la importación de gas, y la Asep sobre cómo se va a regular la tarifa de gas.

Igualmente se estableció el libre acceso a terceros. Es decir que la empresa Costa Norte, S. de R.L., promotora de la primera infraestructura para el manejo de gas natural en estado líquido, dé acceso a terceros a la capacidad disponible en las instalaciones de almacenamiento y regasificación para introducir e importar gas natural al territorio aduanero de Panamá.

Esto permite que no haya un monopolio de que pongo el precio que quiero porque soy el único que traigo el gas.
Se estableció bien cómo eran las reglas del juego, y se hizo un contrato con la empresa para establecer esos criterios de libre acceso, para evitar las prácticas monopolísticas.

También se estableció cómo se van a fijar las tarifas en la distribución de gas por tuberías, que le corresponde a la Asep. Por otro lado con la inauguración del parque eólico, que actualmente representa el 8% de la generación del país, se dio un cambio importante en la matriz energética de Panamá.

En otro aspecto la caída del precio internacional del petróleo –entre $120 a $150 el barril a entre 45 y 50 dólares el barril- también ha motivado cambios importantes en la matriz de generación.

En la medida que baja el petróleo, los proyectos que lo utilizan se han hecho más baratos y ahora son quizás más competitivos que muchas hidroeléctricas que se iban a construir. Entonces la gente deja de hacer esa inversión.

>>Pero usted también habló de las limitaciones de los proyectos hidroeléctricos…

En nuestra opinión los mejores sitios para desarrollar hidroeléctricas ya se han agotado. Hay todavía, pero solo para hacer centrales pequeñas.

El único gran proyecto que queda por desarrollarse es Changuinola 2.

Hay que tener en cuenta que Panamá tiene un recurso muy limitado. Tenemos un territorio muy estrecho, ríos muy cortos y no tenemos ese potencial hidroeléctrico que tienen otros países.

Por eso el potencial hidroeléctrico factible para explotarse, ya se ha explotado.

>>¿Qué ha pasado con la tercera línea de transmisión?

Ya se están haciendo las pruebas con la tercera línea de transmisión. Pensamos que ésta podría entrar a funcionar el próximo mes de noviembre.

Aunque ya esta línea está muy cerca de su capacidad máxima, porque se atrasó 4 años. En el momento que entre en operación va a durar un par de años más y se va a copar de nuevo.

Entonces ya hay que estar pensando en una cuarta línea de mayor capacidad para poder paliar la situación que hay ahora mismo. Con la cuarta línea hay que hacer el estudio de prefactibilidad, analizar su ubicación exacta que se hará por el lado Atlántico, hacer los estudios económicos y posteriormente se hará una licitación para su construcción de la que se están estudiando diferentes modalidades.

La cuarta línea de transmisión podría ir el otro año a licitación.

>>¿Ha dicho que para el 2050 el 70% de la energía en Panamá será de fuentes renovables?

Así es, incluyendo lo que se consume en el sector transporte. Además hay que tener en cuenta que en el futuro se va a electrificar todo.

Para fuentes renovables de energía la parte sur de Chiriquí y parte de Veraguas tienen mucho potencial para generar energía solar.

En Panamá hay aproximadamente 90 megavatios de energía solar funcionando, proveniente de distintas plantas; y hay empresas que están haciendo estudios para desarrollar proyectos que generen energía solar.

La matriz energética actual se compone 62% de hidro, 7% de eólica, 1% de solar, 8% de carbón, y el resto son térmicas.

>>¿Cómo van los proyectos de interconexión?

La interconexión que está funcionando es la que va de Veladero a Guatemala de 1,800 kilómetros, y al estar este país centroamericano interconectado con México, le permite a Panamá también hacerlo con este país del norte.

Por otro lado la interconexión con Colombia ha tenido sus altibajos.  Hace algunos años la diferencia de precios entre Colombia y Panamá era muy grande; y tenía sentido hacer esa interconexión para aprovechar los bajos precios.

Pero ahora los precios se han disparado. Siguen siendo más baratos, pero no tanto como antes y eso ha mermado la bondad económica del proyecto. No es tan atractivo como lo era 5 ó 6 años atrás.

Por esa razón se ha tenido que reevaluar todo el proyecto, además de que eso implica escoger una nueva ruta. Todo el proyecto se ha tenido que replantear.

>>Volviendo a los cambios que se deben hacer usted habló de la importación de productos más eficientes ¿qué medida se va a tomar al respecto?

En año y medio va a entrar la norma sobre importación de productos más eficientes.

Se estableció este periodo porque hay importadores que ya han traído equipo que a lo mejor no cumple con los parámetros de productos más eficientes.

En el mundo los productores de electrodomésticos tienen un montón stock de de productos ineficientes y que probablemente no venden en ningún lado, y al país no tener normas, pueden ingresar todo tipo de equipos ineficientes.

Por eso es que se está dando año y medio para que se puedan adaptar a la nueva medida. Hemos encontrado buena recepción en este tema.

También la norma establece que los equipos tengan un etiquetado que certifique que es eficiente, pero que además lo certifique el que tenga la idoneidad para hacerlo. Lo bueno es que aún sin norma, ya se está comprando equipos eficientes.

>>Otro cambio que han considerado es la creación de un código de construcción sostenible ¿de qué trata?

El 17 de noviembre de 2016 se adopta la Guía de Construcción Sostenible mediante resolución 3142 para promover el ahorro de energía en las nuevas edificaciones, mediante la adopción e implementación de porcentajes de ahorro de energía que deben ser aplicados a un año de haberse promulgado.

Allí estamos teniendo oposición porque los desarrolladores dicen que eso es muy rápido, que se va a encarecer la vivienda. Lo cierto es que el código ya está aprobado; sin embargo éste fue elaborado para incluir todas las opiniones y no puedes hacerlo sin el consenso de la empresa privada y de los desarrolladores.

Las edificaciones que deberán acogerse a este código son las viviendas con área mayor a 60 metros cuadrados, excluyendo las viviendas de interés social; los centros comerciales con un área igual o mayor a 50,000 metros cuadrados; oficinas sin restricciones de tamaño; hoteles de 50 habitaciones en adelante; centros educativos con un área total construida igual o mayor a 8,200 metros cuadrados; hospitales y clínicas con un área mayor de 1,500 metros cuadrados.

>>¿Qué otras iniciativas hay en curso?

Una de estas es cambios en la forma de comprar energía.

Las fuentes renovables son intermitentes. Si hay un bajón de viento para generar energía eólica, por ejemplo, debe haber un plantel energético que pueda cubrir ese bajón. Eso hace que las plantas eólicas y solares tengan dificultad para participar en una licitación.

Por el modo en que están hechas las licitaciones, las centrales solares y eólicas no pueden competir.

Se está evaluando cómo pueden participar en licitaciones y competir. Hay varias formas de hacerlo: hacer licitaciones aparte de las otras, es decir solo para eólica, por ejemplo; otra es que se establezca que las distribuidoras compren un porcentaje determinado de esa energía.

Por ahora se contrató a una consultora para evaluar los esquemas. Ya el modelo está hecho y podría empezar a funcionar el otro año. Por otra parte hay una iniciativa sobre redes inteligentes. Con las energías renovables, sobre todo con las solares, puedas usar este tipo de energías en el hogar; parte de la energía que consumes la vas a producir en la casa, y cuando no estés y no la estés usando, el medidor biodireccional inyecte esa energía a la red nacional.

Este tema se está estudiando. Porque eso implica que debe haber un sistema que mida hora a hora la energía y que la vaya inyectando a la red y vaya contabilizando lo que te corresponde de ese precio.

También si hay un número grande de hogares de una barriada, por ejemplo, que tienen esos sistemas y paneles solares, puede pasar que le vendas al vecino. Se constituirá en una micro-red, y el que la vende se convertiría en consumidor-productor. Este no es un tema que se va a dar a corto plazo, pero hay que irlas viendo desde ahora, porque en 8 ó 10 años va a ser una realidad.

Otra tercera iniciativa es sobre los sistemas de agua caliente. Lo que se quiere es instalar calentadores de agua caliente en tres hospitales, como plan piloto, para probar el calentamiento de agua mediante energía solar. La idea es hacer un proyecto demostrativo para evaluar esa alternativa porque puede crear empleo, e impulsar el ahorro de energía. Ese es un proyecto que vamos a arrancar en los próximos meses y que va a tener una duración de 4 años.

Más informaciones

Comente la noticia

  • Tomas Abrahams

    Excelente! Muy bien pensado, es necesario hacer revisiones periódicas al plan energético ya que en cada periodo de 24 meses todas las condiciones asumidas para las estimaciones del plan deben ser actualizadas o reevaluadas. Este tipo de planes de política estatal son dinámicos, teniendo en cuenta que las tecnologías y circunstancias económicas corren cada vez mas pronto y hay que reaccionar a estas. Enhorabuena.

Ver todas las noticias

Patrocinado por BANCO GENERAL