Sector agropecuario, problemas estructurales y coyunturales

Sector agropecuario, problemas estructurales y coyunturales

La volatilidad de los mercados financieros internacionales, la crisis del euro y la debilidad del dólar, y el moderado crecimiento económico mundial, han delegado a segundo término la crisis mundial de alimentos, tanto en su producción como en la subida de precios.  Ahora, que Naciones Unidas reporta que la población mundial ha llegado a 7.000 millones de habitantes, ha vuelto a plantearse el problema de cómo alimentar esta población y combatir la hambruna en algunos países.

La economía panameña se perfila como una de las de mayor crecimiento en América Latina para el 2011 y para el 2012.  Sin embargo, este crecimiento económico no se refleja en el sector agropecuario, que disminuye su porcentaje de participación en el Producto Interno Bruto (PIB) de Panamá, lo cual evidencia el problema estructural del sector, que no encuentra una visión estratégica que logre insertarlo entre los sectores económicos de crecimiento y en la economía global.

Con la aprobación del Tratado de Promoción Comercial (TPC) con los Estados Unidos, uno de los sectores económicos que requieren un radical planteamiento estructural es el sector agropecuario, que está condenado a ser uno de los grandes perdedores en la implementación de este tratado, si el Gobierno no establece objetivos, estrategias y políticas de Estado que promuevan la producción nacional agropecuaria. Es urgente que como instrumento de planificación del sector, se elabore un modelo de insumo-producto macroeconómico del sector agropecuario, que permita el análisis científico de los rubros productivos del país y su impacto en la economía nacional.

De manera coyuntural el sector agropecuario está confrontando en el mes de noviembre una serie de situaciones que ponen en peligro la producción de productos básicos como cebollas, lechuga, papa, leche, carne, maíz, sorgo, guandú, frutas, etc. que ponen en peligro su abastecimiento, costos, precios de ventas y consumo.

Las inundaciones de áreas productivas en Chiriquí, las plagas en algunos productos, las mermas de producción, los daños en las infraestructuras (caminos de producción y puentes) indican que este año el sector agropecuario está pasando por una crisis que requerirá urgentes acciones del gobierno.

El Ministerio de Desarrollo Agropecuario (MIDA) debe concluir lo antes posible el inventario de pérdidas, que ha manifestado está preparando.  Sin que este inventario se concluya, ni el Gobierno, ni los sectores productivos podrán evaluar a ciencia cierta la magnitud del problema que está enfrentando el sector. Por lo tanto, será difícil determinar la ruta de acciones a implementarse para salir con éxito de esta situación de coyuntura.

La canasta básica familiar es el tema de mayor preocupación para la población del país, según las encuestas de opinión publicadas en el mes de octubre, en donde junto al tema de seguridad pública, ocupan más del 70% de la preocupación ciudadana.

La canasta básica se ubicó en el mes de septiembre $292,76 según cifras del Ministerio de Economía y Finanzas (MEF), lo que representa un incremento de $17,52 desde enero de 2011. Este es un tema que el gobierno nacional no ha podido manejar, A pesar de ser una promesa de campaña política, su costo ha ido aumentando consecutivamente desde julio del 2009 hasta la fecha.

La estrategia de las jumbo ferias parece no ser suficiente en el combate por la reducción de la canasta básica y la percepción es que el Gobierno no tiene una estrategia definida para el sector agropecuario y la reducción de la canasta básica, (a pesar de no existir una evidente carencia de alimentos) la realidad es que cada día los panameños tienen que pagarlos más caros, ya  sean de producción nacional o importados, situación que será más evidente e inevitable en las próximas festividades de fin de año.

Más informaciones

Comente la noticia