Sector privado se prepara para la negociación del TLC con China

Sector privado se prepara para la negociación del TLC con China

La negociación de un Tratado de Libre Comercio (TLC) entre Panamá y la República Popular China sin duda abre grandes oportunidades de negocio para el sector privado panameño, tomando en cuenta que se trata de la segunda economía más grande del mundo y de un mercado que ronda los 1,400 millones de consumidores potenciales, sin embargo, el sector productivo panameño se siente preocupado ante la celeridad con la que avanza el proceso y la urgencia de presentar sus posturas de negociación al Ministerio de Comercio e Industrias (Mici) a más tardar este  2 de julio.

Ante esta realidad el Sindicato de Industriales de Panamá (SIP) llevó a cabo un conversatorio con especialistas de la firma de abogados ITAS, quienes explicaron las potencialidades y riesgos de la firma de un TLC con China, haciendo énfasis en la necesidad que cada empresa o sector de la economía panameña estructure adecuadamente sus propuestas para la negociación, de forma que puedan ayudar al equipo negociador del Mici a defender de la mejor manera los intereses de Panamá.

Leroy Sheffer, CEO y director de ITAS, señaló que por el tamaño de la economía china no hay dudas que existen grandes oportunidades de negocio para cualquier empresa que quiera exportar sus productos a ese mercado, pero advirtió que debido a ese mismo factor ninguna empresa panameña puede quedarse al margen de las negociaciones, ya que podrían verse afectadas de múltiples maneras por lo que se vaya a pactar en este acuerdo.

Agregó que en el caso de aquellas empresas que tienen el interés particular de exportar bienes agrícolas o industrial, el trabajo debe estar orientado a definir cómo podríaN concretar esa intención, lo que implica identificar el mercado potencial, los clientes directos, la estructura legal a través de la que operará en China, posibles socios en ese país y las normas que regulan el ingreso a ese mercado de sus productos.

Según Sheffer, la realización en ese proceso de análisis de potencialidades es vital tomar en cuenta la experiencia adquirida por los sectores productivos en la negociación y ejecución de los 21 acuerdos comerciales que Panamá tiene vigentes en la actualidad, así como las vivencias de aquellos países de la región que ya han firmado un TLC con la República Popular China, como Costa Rica y Perú, todo lo cual podría facilitar el trabajo del equipo negociador del Mici al momento de plantear en la mesa temas como Acceso a Mercado, Reglas de Origen, Deminimis  (porcentaje de insumos importados no originarios y restringidos en su uso por el requisito de origen, puedan ser utilizados en la producción de una mercancía sin que ésta pierda su condición de originaria), Normas Fito y Zoosanitaria y las sensibilidades que deberán ser atendidas para darle balance al acuerdo.

Industriales proponen estructurar una entidad que regule tanto las importaciones como las exportaciones”.

Por su parte, la también abogada especializada en Comercio Internacional de la firma ITAS, Melissa Davis, aclaró que aún cuando todavía se sabe poco sobre cuántos capítulos tendrá este acuerdo, cuántas canastas de desgravación se van a negociar y si habrá o no exclusiones, lo que si se sabe es que este TLC no tendrá ni Capítulo Ambiental ni Capítulo de Compras Gubernamentales, además, recordó que los acuerdo firmados con china aplican la fórmula TLC+Coop, por lo que es muy importante que los sectores productivos aprovechen e incorporen a la negociación programas de cooperación que los ayuden a mejorar la producción, elevar su productividad y competitividad para acceder al mercado chino, para lo cual recomendó revisar lo pactado por Perú y China en este aspecto.

Por su parte, Michael Morales, presidente del SIP, señaló que esa organización gremial ve con cierta aprensión el inicio de la negociación del TLC con China, por la velocidad con que aparentemente los dos gobiernos quieren avanzar, lo que limita las posibilidades del sector empresarial de estructurar adecuadamente sus propuestas para poder presentarlas al equipo negociador panameño.

Morales reconoció que este TLC con China abrirá grandes oportunidades para todos los sectores de la economía, pero recordó que entre ambos países existen grandes asimetrías, por lo que es importante que la apertura al gigantesco sector exportador chino no termine por acabar con el sector industrial, que se encuentra en una situación delicada desde hace ya varios años.

Mientras que, Rosmer Jurado, presidente de la Asociación Panameña de Exportadores (Apex), recordó que para el sector exportador el problema va más allá de negociar accesos a mercado y posibles exclusiones, pues regularmente el principal problema de Panamá después de la firma de los TLC es la aprobación de las plantas para poder exportar a esos mercados, una situación que, a su juicio, requiere cambios institucionales entre los que destacó la necesidad de unificar las instituciones que supervisan la inocuidad de los alimentos que las empresas locales desean exportar y que se importan al país. 

Para Frank Tedman, exportador de café y especialista en la producción de lácteos, el problema de Panamá es la falta de una estrategia de país, ya que hasta ahora hemos firmado acuerdos comerciales sin tener claro qué queremos y qué podemos lograr en materia de exportaciones, lo que se refleja en lo poco que se han aprovechado los TLC a la fecha.   

En tanto, la Cámara de Comercio, Industrias y Agricultura de Panamá (Cciap) intensificó los acercamientos con su membresía para que presenten sus posiciones ante el inicio de este proceso de negociación por escrito.

“Se requiere incluir en la nota la postura de acceso a mercado por cada producto, clasificado por su código arancelario, e incluir todos los argumentos que defiende su postura. Igualmente, establecer su norma de origen, que se refiere al proceso de producción de su empresa. La postura de la empresa debe presentarse mediante nota membretada”, se señaló en una misiva que lleva la firma del presidente de ese gremio empresarial, Gabriel Barletta.

Tras el lanzamiento oficial el pasado martes 12 de junio en Beijing, ambos países han informado que la primera ronda de negociaciones se desarrollará del 9 al 13 de julio en la ciudad de Panamá y Capital Financiero pudo conocer que, de acuerdo con la agenda pactada entre China y Panamá, la segunda ronda se desarrollará en Beijing del 13 al 17 de agosto y la tercera en ciudad de Panamá del 17 al 21 de septiembre de 2018. 

Hitler Cigarruista
hcigarruista@capital.com.pa
Capital Financiero

Más informaciones

Comente la noticia