Sector turismo de Panamá podría perder $1,793 millones en ingresos por COVID-19

Sector turismo de Panamá podría perder $1,793 millones en ingresos por COVID-19
Luis Felipe de Oliveira, director ejecutivo y CEO de Alta, durante una video conferencia este jueves 16 de abril con medios de la región, subrayó el impacto de la industria de la aviación en la economía y el turismo de los países.

La Asociación Latinoamericana y del Caribe de Transporte Aéreo (Alta, por sus siglas en inglés), con datos de la Organización Mundial del Turismo (Unwto, por sus siglas en inglés), estima que las pérdidas de ingresos para el sector turismo en Latinoamérica a causa del COVID-19 se situarán por encima de los $32,000 millones y, en el caso de Panamá, el impacto se reflejará en más de $1,793 millones.

Luis Felipe de Oliveira, director ejecutivo y CEO de Alta, durante una video conferencia este jueves 16 de abril con medios de la región, subrayó el impacto de la industria de la aviación en la economía y el turismo de los países, de manera fundamental por una realidad: Los viajeros se transportan, en su mayoría, en aviones.

De acuerdo con la estadística compartida por Alta, cada turista en Panamá apoya 7 empleos y genera $1,921 por visita, de allí las consecuencias que tiene en el sector la paralización de la industria de la aviación.

De Oliveira reflexionó que por primera vez una crisis afecta de manera global a la aviación que venía de 16 años de crecimiento continuo.

Solo en 2019 se transportaron 300 millones de pasajeros, con 79% de factor de ocupación.

En febrero comenzó el proceso de ralentización de la industria y desde el 12 de marzo, cuando la Organización Mundial de la Salud (OMS) anunció la pandemia, los mercados se resintieron.

Brasil y México, que son los mercados más grandes, operaron con relativa normalidad en marzo y Panamá y Colombia dejaron de operar la última semana de ese mes.

El CEO de Alta resaltó que la región tiene un foco grande en el mercado doméstico. Son los casos de Brasil, México, Colombia y Argentina cuyas aerolíneas tienen marcada presencia de vuelos internos.

Resaltó que en este momento se ven dos tendencias: El fortalecimiento del transporte de carga pero una situación que calificó de “devastadora” en el caso de la aviación comercial, con 91% de la flota parada y apenas 9% en aire, de manera básica por razones humanitarias.

Esta situación pone en riesgo, al 6 de abril, más de 25 millones de empleos en la región.

De igual modo señaló que el 50% de los costos de la industria continúan activos aun cuando estén paralizados y esta situación presiona todavía más a la industria.

Destacó que la recuperación será lenta. Comenzará con el tráfico doméstico; luego el regional internacional y en tercer lugar con el internacional extraregional.

Desde esta perspectiva reiteró la necesidad de trabajar en conjunto, con el apoyo de los gobiernos.

Aclaró que a diferencia de los Estados Unidos, cuya capacidad financiera le permitió dar una ayuda de $25,000 millones a las aerolíneas y préstamos de los cuales solo se pagará el 30%, en la región no se está pidiendo ese tipo de auxilio porque se entiende que “nuestra región debe proteger a su población más débil que no tiene las condiciones para atender sus mínimas necesidades”, subrayó.

Desde esta perspectiva, el sector aboga por flexibilización y apoyo para subsistir a esta crisis con varias medidas.

Entre otras: Pagos diferidos de impuesto sobre la renta, de tasas de servicio de navegación aérea, por estacionamiento de aeronaves, flexibilización laboral, extensión del periodo de reembolso a los pasajeros y líneas de crédito.

Peter Cerdá, vicepresidente regional para las Américas de la Asociación de Transporte Aéreo Internacional (Iata, por sus siglas en inglés), en una rueda de prensa posterior, también con los medios de la región, anunció que existe una actualización con respecto a las pérdidas de la industria de la aviación panameña.

Si al 6 de abril el impacto en los ingresos de la totalidad de la aviación (tanto la que opera hacia como desde Panamá) era de $700 millones, ahora se traduce en $800 millones.

Cerdá aclaró que la industria aérea panameña no está solicitando esa cantidad en ayudas; son sus pérdidas. Sólo ha pedido atender las recomendaciones de Iata que también acaba de expresar Alta.

Desde Alta, y también Iata, observan que estas medidas de alivio permitirán hacer frente a la situación mientras retorna la normalidad.

 

Violeta Villar Liste
violeta.villar@capital.com.pa
Capital Financiero

Más informaciones

Comente la noticia

Ver todas las noticias
PHP Code Snippets Powered By : XYZScripts.com