Sector turístico requiere plan agresivo para revertir impacto del COVID-19

Sector turístico requiere plan agresivo para revertir impacto   del COVID-19

Armar un plan agresivo y competitivo para recuperar la industria turística cuando llegue el momento adecuado, además de diseñar incentivos como eliminar el 10% del impuesto de habitaciones e incentivar el turismo local, forman parte de las estrategias planteadas por líderes de la industria ante el impacto del coronavirus (COVID-19).

Cancelaciones de congresos, reuniones y viajes, integran una lista de realidades asociadas a la pandemia declarada por la Organización Mundial de la Salud (OMS) y que se traducen en un impacto económico considerable para el turismo y la economía global y panameña.

Annette Cárdenas, directora de la Comisión de Turismo de la Cámara de Comercio, Industrias y Agricultura de Panamá (Cciap), se inclinó porque este plan “quirúrgico y estratégico” defina acciones prioritarias que permitan recuperar la industria en un tiempo rápido.

Reconoce que en este momento es difícil tomar medidas “porque el mundo entero está convulsionado y no van a funcionar”.

Sin embargo, “desde ya el sector privado, de la mano con las instituciones responsables, deben estructurar y consensuar una estrategia” para ejecutarla al retornar la calma, dijo Cárdenas.

Considera que esta estrategia requiere análisis y apoyarse en pilares como posicionar al destino, darle una razón al viajero para venir  “y esa razón debe incluir un incentivo económico porque al final de la historia todo radicará en ser competitivo”.

Observa que el viajero evaluará quién le ofrece la mejor oferta y experiencia.

De igual modo, afirmó Cárdenas, debemos seleccionar un mercado en el cual nos podamos posicionar  de manera fuerte y llegar rápido como Estados Unidos (EE.UU.) y América Latina.

Después de esta crisis es inevitable que el mundo se va a inundar  de este tipo de opciones”, advirtió.

Reconoce que el COVID-19 golpeará de manera considerable al sector porque la gente no quiere viajar y, en el caso concreto de Panamá, ya existía una ralentización.

El Instituto Nacional de Estadística y Censo (Inec), al presentar las cifras estimadas del Producto Interno Bruto (PIB), indica que en su conjunto, hoteles y restaurantes, registró un descenso de 0.2%, “resultado de menores ingresos por los servicios prestados en la actividad de restaurantes y alojamiento en los hoteles”.

Para el cuarto trimestre de 2019, las actividades de ambos sectores cayó 1.3%. La entrada de viajeros, en noviembre de 2019, reflejó una variación porcentual negativa de 6.4%.

Ovidio Díaz, vicepresidente de la Cámara de Turismo de Panamá (Camtur) y presidente de la Cámara de Turismo de Pedasí, expresó que en esta coyuntura, Gobierno y empresarios deben sentarse a dialogar para reducir los impactos.

Una vez el viajero tenga garantías para su desplazamiento, Díaz se inclina por fomentar transportes gratuitos al interior del país, eliminar de manera temporal el 10% del impuesto a las habitaciones que se le cobra al turista y estudiar la posibilidad de moratorias en el caso de hipotecas que puedan tener los operadores.

Reflexionó que la adversidad también genera oportunidades y es el momento, al mejorar la situación, de pensar en recuperar la idea de los días puente, promover tarifas competitivas en hoteles y restaurantes y diseñar rutas gratuitas para incentivar la llegada de viajeros al interior.

Raúl Jiménez, secretario de la Asociación Panameña de Hoteles (Apatel), dijo que como industria están muy conscientes del impacto que puede tener en la salud de los ciudadanos el COVID-19, así como en la economía panameña en general y no solo en el sector turismo.

Es imprescindible, detalló, que esta enfermedad de alcance mundial sea controlada y como país debemos estar enfocados en seguir los protocolos de investigación y asegurar que la población esté siempre protegida.

Señaló que Panamá no es ajena a las implicaciones de los ajustes en los planes de viajes y en general del turismo, “pero lo mejor que puede pasar es lo que está sucediendo: Hay una comunicación excelente entre los sectores privado y el público, y esto incluye a la Autoridad de Turismo de Panamá (ATP) y el Ministerio de Salud (Minsa), al coordinar  las actividades”.

Iván Eskildsen, administrador de la Autoridad de Turismo de Panamá (ATP), dijo que de manera permanente analizan la situación con el COVID-19 “porque se trata de medir el impacto en el turismo, pero teniendo como primer criterio la importancia de la salud pública”.

De igual modo manifestó que se encuentra en contacto con los distintos gremios del sector turismo y las autoridades para monitorear la situación.

La Organización Mundial del Turismo (OMT), en reciente comunicado, explicó que las medidas de salud pública “deben aplicarse de manera que se reduzca al mínimo toda disrupción innecesaria para los viajes y el comercio”.

La OMT también pidió respaldo financiero y político “para las medidas de recuperación destinadas al turismo y que el apoyo al sector se incluya en los planes y medidas de recuperación más amplios de las economías afectadas”.

El secretario general de la OMT, Zurab Pololikashvili, citado por la organización, advirtió que “las pequeñas y medianas empresas constituyen alrededor del 80% del sector turístico y están particularmente expuestas”, de allí la pertinencia de las estrategias de colaboración en esta circunstancia.

La OMT, al revisar sus perspectivas de 2020 en relación con la llegada de turistas internacionales, la sitúa entre -1% y -3% (se había estimado un crecimiento positivo entre 3% y 4%) “lo que supone una pérdida estimada de entre $30,000 y $50,000 millones en ingresos procedentes del turismo internacional”.

La OMT, en previsión, “espera que Asia y el Pacífico sea la región más afectada, con una caída prevista de las llegadas de entre el 9% y el 12%”.

De hecho, el reporte elaborado por la firma global de consultoría EY, al evaluar el impacto de las epidemias en la economía mundial, recuerda que “China es el mayor proveedor de turistas al mundo.

Sólo en 2018 los chinos hicieron casi 150 millones de viajes.

Para naciones como Myanmar, Tailandia, Camboya y Vietnam los chinos representan un quinto de sus turistas.

También en países europeos, como Francia, se estima que los chinos gastan en promedio $1,100 por viaje”.

Violeta Villar Liste
violeta.villar@capital.com.pa
Capital Financiero

Más informaciones

Comente la noticia

Ver todas las noticias
PHP Code Snippets Powered By : XYZScripts.com