“Ser madre me dio la oportunidad de entender que tengo la capacidad de hacer todo lo que me proponga”

“Ser madre me dio la oportunidad de entender que tengo la capacidad de hacer todo lo que me proponga”
"Me enfoco en que cada día tengo que ser mejor yo misma de lo que fui ayer y no estar comparándome con los demás"| Cortesía

Adriana Angarita ha trascendido en su carrera profesional alcanzando hoy en día la posición de rectora de la Universidad del Istmo, que le ha valido además para desempeñarse como presidenta de la Asociación de Universidades Particulares de Panamá (Auppa), desde donde participa activamente en mejorar la educación a nivel superior en el país y adecuarla a los retos que enfrentamos.

Contrario a lo que muchos puedan pensar, cumplir con esas metas le ha sido mucho más fácil gracias a su rol como esposa y madre, que la inspiran a seguir adelante, valorando mucho el tiempo y siempre enfocada en los resultados.

En la siguiente entrevista Adriana Angarita conversa con Capital Financiero sobre su visión de las mujeres en el campo profesional y cómo poner en la balanza su familia, el trabajo y a ella misma.

¿Cómo cambió su vida al convertirse en madre?
Tenía 22 años cuando quedé embarazada. Era un momento donde estaba construyendo mi relación como pareja, estaba iniciándome en el rol de madre y pues adicionalmente, recién egresada, sin trabajo, y por ende tenía que esforzarme mucho para poder suplir las necesidades de mi naciente familia.20

Entonces, el ser madre me dio mucha fuerza, mucha resiliencia, y también me dio la oportunidad de entender que tengo la capacidad de hacer muchas cosas que me proponga, siempre y cuando me planifique y me organice para tener claros objetivos y a que le dedico mi tiempo.

Desde muy joven pude entender que el tiempo es lo más valioso que yo tengo y donde lo invierto es donde quiero recibir más resultados.

 ¿Cómo conjuga el papel de profesional, esposa y madre?
No es fácil, puesto que los tres roles requieren tiempo, dedicación y enfoque. Y es algo que es difícil, por lo que los conjugo a partir de entender los tiempos que puedo dedicar a cada uno.

Es decir, como profesional, en que tiempos debo estar enfocada y dar resultados para que pueda designar tiempos tanto para mi familia, en rol de esposa y madre, pero también para mi persona cuando necesito estar sola, cuando puedo darme esos espacios de respirar como mujer libre, como mujer pensante, dedicada a sí misma, y cuando realmente mis hijos pueden tener de mi la mejor persona que puedo ser y ellos pueden tener el mejor espacio para mí, donde ese tiempo que juntos nos dediquemos realmente somos plenos todos.

¿Cuáles son sus prioridades hoy?
Mis prioridades hoy son vivir espacios de plenitud y eso significa sentirme realmente plena en todos los espacios donde yo me muevo.

El primer espacio es con mi familia. Estoy muy enfocada en mi familia, obviamente quiero ser una facilitadora, voy hacer lo posible por facilitar y promover el éxito de mis hijos y en eso estoy muy enfocada, pero también quiero ser y aprender enfocarme muchísimo en ser un refugio para mi esposo. Son mis dos acciones principales, abriendo espacio también a la gente que toca mi corazón y entiéndase allí, otros familiares, mis amigos, gente del alma. Quiero estar para esa gente en sus momentos importantes y donde quieran estar.

El segundo espacio es el espacio profesional que es muy importante. Ahí tengo dos prioridades importantes. La confianza en la educación superior de Panamá.

Es una misión que tengo puesta y quiero devolver al país la confianza en la educación superior y eso significa estar en los espacios que haya que estar; buscar los consensos que haya que buscar, y trabajar muy duro para generar esa confianza. Y entonces, la segunda prioridad, que es unir, sumar fuerzas y realmente que seamos todos los que estemos trabajando en la educación superior panameña, no desde la tribuna sino desde el centro de la corrida.

Y por último, la tercera prioridad, estoy yo, Adriana Angarita, la persona, la mujer, la madre, que está buscando permanentemente un balance en su vida, donde necesito tener mi salud, hacer deportes, disfrutar, divertirme, tener ocio y estar sola.

¿Cómo competir en un mundo profesional donde la mayoría son hombres y no asumen las responsabilidades del hogar como lo hacen las mujeres?
Creo que hoy la mayoría somos mujeres. Está probado por lo menos en Panamá donde las mujeres se están cada vez formando más y ocupan la mayor cantidad de mano de obra del mercado.

Me enfoco en compartir con mi pareja lo que significan las responsabilidades del hogar, es decir de compartir los deberes, los derechos y los beneficios de los roles compartidos.  Tener un hogar donde realmente los dos apoyemos, y en caso que sea la mujer la que tenga la posibilidad de tener un tema laboral importante, y por lo tanto un beneficio económico, debe ser compartido también.

Los éxitos y los logros deben ser compartidos también. Y cuidarnos mutuamente como pareja.

¿Cómo sacar tiempo para continuar capacitándose, es decir tomar una maestría, cursos, etc., sin sacrificar demasiado el espacio de sus hijos y no perder a su pareja?
Sacar tiempo tiene que ver mucho con la planificación, y hay una realidad, y es que siempre hay tiempo para lo que uno prioriza y entonces, si decido abrir espacio para mi formación, es en aspectos que para mí son importantes y donde realmente quiera formarme.

En ese sentido, me enfoco en que cada día tengo que ser mejor yo misma de lo que fui ayer y no estar comparándome con los demás. Ese es mi principio.

Todo el tiempo me estoy analizado encontrando los aspectos que debo mejorar y sobre ellos enfoco mi formación porque quiero ser una persona cada vez más completa y obviamente para poderlo hacer aprovecho las herramientas que flexibilizan aspectos como el tiempo, en la presencia, como la educación virtual, aspectos como charlas TED donde para mi resulta cómodo, útil y fácil poder cumplir con mis objetivos de capacitación.

Siempre me enfoco en trabajar, discutir o dedicar tiempo a aquellas cosas donde sé que tengo la capacidad de cambiar, es decir, me enfoco en lo que tengo control.

¿Qué falta en el campo laboral para que las mujeres que son madres puedan tener acceso a la equidad?
Yo he estado embarazada en el trabajo, he estado con hijos pequeños y estudiando una maestría, he aceptado nuevos cargos y roles a pesar de miedos e inseguridades, he logrado estar en juntas directivas de gremios del sector privado muy importantes, en discusiones de país, porque siempre me lo creo y porque también como mujer necesito apostar, arriesgarme, necesito saber que lo que viene será duro, pero también poner todo de mí.

Nunca he creído que ser madre o estar embarazada sea una condición o una debilidad, siempre lo he asumido como una responsabilidad más y como todas las responsabilidades muy equivalentes a la laboral y bajo ese principio me he movido siempre.

Hasta ahora nunca he sentido discriminación laboral por ser mujer, siempre me he enfocado en los resultados en ser efectiva, en las metas, y esto significa que no he tenido que pedir algún tipo de especial trato por ser mujer o por tener el privilegio de estar embarazada, si no, que yo misma me exijo y, por ende, nunca se ha visto una debilidad en que yo sea mujer y creo que esa es la tarea en la que tenemos que trabajar todas y todos, en demostrar que la equidad no es a partir de que me den algo sino a partir de que yo realmente siento que soy equiparable a un hombre en todo lo que significa ser equiparable, sin dejar de ser una mujer y ver las ventajas que tengo sobre el género masculino.

Darsy Santamaria Vega
[email protected]
Capital Financiero

Más informaciones

Comente la noticia

Ver todas las noticias
PHP Code Snippets Powered By : XYZScripts.com