SGP BioEnergy construirá en Panamá la planta de biocombustibles avanzados más grande del mundo, con una inversión de $7,000 millones

SGP BioEnergy construirá en Panamá la planta de biocombustibles avanzados más grande del mundo, con una inversión de $7,000 millones
La refinería se desarrollará en tres fases, cada una durante un período de cinco años, con el objetivo de aumentar la producción a 60,000 barriles diarios

Un equipo conformado por las principales empresas de la industria energética y liderado por SGP BioEnergy, en conjunto con el Gobierno de Panamá, anunció en el Bloomberg New Economy Getave Latin America, el desarrollo del centro de producción y distribución de biocombustibles más grande del mundo.

Una vez terminada en 2024, la denominada “Biorrefinería Ciudad Dorada”, contará con capacidad para producir 180,000 barriles por día (2,600 millones de galones por año) de biocombustible.

“El transporte representa 27% de las emisiones de gases de efecto invernadero, y la única forma de descarbonizar múltiples sectores, como la aviación, es integrar los combustibles fósiles con biocombustibles compatibles”, dijo Randy Delbert LeTang, director ejecutivo de SGP BioEnergy.

“Estas instalaciones no solo generará combustibles más limpios a corto plazo, sino que su construcción en una ubicación clave del comercio mundial que sirve a más de 1,000 puertos catalizará la industria a largo plazo al ofrecer inmediatamente biocombustibles a un costo más bajo, reducir los residuos y revolucionar la economía agrícola”.

Este proyecto, valorado en $7,000 millones, se desarrolla en asociación con propietarios privados, Panama Oil Terminals (POTSA) y el Gobierno de Panamá, y adaptará instalaciones ya existentes en las ciudades de Panamá y Colón, en que actualmente se procesan y almacenan el 70% del combustible búnker o de caldera del país.

Esto reducirá de inmediato la emisión de carbono de la planta en un 80%, revolucionando la economía de la región y generando más de 1,000 puestos de trabajo permanentes y bien remunerados en Panamá.

“Nuestro país le da la bienvenida a esta planta de producción y logística de biocombustibles que ayudará a América Latina y al mundo rumbo a la transición energética y contribuirá a la innovación para hacer frente al cambio climático. La posición geográfica única de Panamá, su plataforma logística existente y sus zonas económicas especiales lo convierten en el lugar perfecto para esta instalación. Estamos muy emocionados con los 1,000 empleos que esta inversión generará para los habitantes de Colón y Panamá. Además, tiene el potencial de estimular el sector agrícola de Panamá mediante la producción local de materias primas bioenergéticas”, dijo Laurentino Cortizo, presidente de la República de Panamá.

Una innovación clave que hace posible que exista la planta es la tecnología patentada de Topsoe que se utiliza en más de una docena de instalaciones en todo el mundo, las cuales representan una capacidad de más de 650,000 barriles de combustibles renovables por día.

Henrik Rasmussen, director general para América en Topsoe, declaró: “Estamos muy contentos de otorgar la licencia de nuestras tecnologías HydroFlex™ y H2 Bridge™ para este increíble proyecto de combustibles renovables en Panamá y de apoyar a SGP BioEnergy en su objetivo de ofrecer biodiésel y combustibles de aviación renovables para los mercados locales y globales”.

La refinería se desarrollará en tres fases, cada una durante un período de cinco años, con el objetivo de aumentar la producción a 60,000 barriles diarios en cada fase. SGP BioEnergy seleccionó a Fluor, líder del mercado de ingeniería, adquisición y construcción en refinación, junto con su afiliada con sede en México, ICA Fluor, para realizar el estudio de ingeniería inicial”.

Las aerolíneas se han comprometido a utilizar biocombustibles para un millón de vuelos y reducir así las emisiones de dióxido de carbono en un promedio del 70%. Este gran cambio proviene del impulso global para la descarbonización, incluidas las iniciativas regulatorias y los principales compromisos corporativos.

El equipo de gestión de SGP BioEnergy tiene un historial comprobado de obtención de contratos con aerolíneas líderes que están comprometidas con la descarbonización de sus operaciones para brindarles a sus clientes opciones de viaje con menos emisiones de carbono a un precio que compite con el del combustible de aviación convencional.

Para financiar el proyecto, SGP BioEnergy se asoció con Goldman Sachs con el fin de identificar inversionistas que compartan la visión de la empresa por crear una mejor combinación energética que incluyera biocombustibles renovables, mientras que el ex grandes ligas panameño Mariano Rivera sirvió como puente para lograr que Panamá se convierta en el socio ideal, tomando en cuenta el potencial del proyecto y las ventajas que ofrece el país, como sus zonas especiales, su compromiso con la innovación en energía limpia y su plataforma global para transportar los combustibles a más de 1,000 puertos en todo el mundo.

“La Agenda de Transición Energética de Panamá está creando oportunidades de transformación que nos posicionan como un país innovador que entregará combustibles limpios para trascender la era de los combustibles fósiles”, dijo Jorge Rivera Staff, Secretario Nacional de Energía de Panamá. “Hoy, Panamá está ampliando su papel como Centro Regional de Energía al mismo tiempo que apoya la agricultura local”.

Hitler Cigarruista
[email protected]
Capital Financiero

Más informaciones

Comente la noticia

Ver todas las noticias