Sindicalistas sinvergüenzas

MetroBus

Qué yo sepa, a una persona se le da su liquidación en una empresa cuando renuncia o es despedida de forma injustificada. No así cuando una empresa cambia de propietario, ya que en este caso el colaborador sigue laborando con el mismo patrono y por tanto mantiene la continuidad laboral.

No sé de dónde han sacado estos dirigentes sindicales de Mi Bus, la suposición de que si el Gobierno llega a comprar las acciones de esa empresa ellos tienen que ser indemnizados con una suma millonaria, y que, además se les garantice su continuidad laboral.

Lo que estos señores están haciendo es pescar en río revuelto y para lograr su cometido no están actuando de la mejor manera, ya que como medida de presión en varias ocasiones han paralizado el servicio del Metrobus, en demanda de sus absurdas reclamaciones.

Ante esta medida de presión, tengo que aplaudir al Gobierno que el pasado lunes actuó con mano dura, al utilizar a la Fuerza Pública para que estos transportistas, que no querían brindar el servicio de trasladar a los ciudadanos, fueran despejados de la vía pública, y no acceder a atenderlos de una vez, sino hasta este martes 14 de abril, después que ha finalizado la VII Cumbre de las Américas que se realizó en tierras panameñas.

En estas negociaciones el Gobierno debe amarrarse bien los pantalones y actuar conforme a lo que dicte la Ley. No debe aceptar de ninguna manera que unos cuantos cabecillas de este sindicato quieran cambiar las reglas del juego solo para su conveniencia.

Se pueden imaginar ustedes que ahora cada vez que una empresa es comprada por nuevos propietarios se tenga que indemnizar a todos los colaboradores. Suena absurdo, pero estos es lo que estos señores quieren dar a entender que es lo que se tiene que hacer.

Adicionalmente a esto, tengo entendido que estos sindicalistas quieren una remuneración que en algunos de los casos es más del doble de lo que les corresponde recibir en concepto de prestaciones laborales. De hecho, están exigiendo una indemnización por encima de los $5.000 para cada uno, cuando lo más que uno de estos señores debería de recibir por sus prestaciones laborales es $2.000, ya que ninguno tiene más de cuatro años de estar laborando en la empresa Mi Bus.

Leoncio Vidal Berrío M.
lberrio@capita.com.pa
Capital Financiero

Más informaciones

Comente la noticia

Ver todas las noticias

Patrocinado por BANCO GENERAL