Sonda apuesta a renovarse como administrador financiero del sistema de transporte en la capital

Sonda apuesta a renovarse como administrador financiero del sistema de transporte en la capital
Sonda ha implementado el pago de recargas por banca en línea, banca móvil y telered, pero apenas el 10% de los usuarios utiliza estos medios de pago digitales, mientras que el 90% restante continúa utilizando el tradicional pago en efectivo| Cortesía

Cuando hablamos de Sonda nos viene a la mente el sistema integrado de tarjetas de pago para el MetroBus y el Metro de la ciudad de Panamá, pero la multinacional chilena, dedicada a la tecnología y la innovación, aterrizó en Panamá en 2008 para participar de la licitación pública, donde se adjudicó el diseño y aplicación de la plataforma Panamá Compras de la Dirección General de Contrataciones Públicas (Dgcp), cuya finalidad es hacer más transparente el sistema de compras del Estado. 

Esto en virtud de la experiencia ganada con la plataforma Chile Compra, que fue instalada por Sonda en ese país suramericano, y cuyo modelo fue seleccionado por las autoridades panameñas para ser aplicado en Panamá. 

Con presencia en el país, se les abrió la oportunidad de participar en la licitación pública para la  adjudicación de la administración financiera del sistema de MetroBus, lanzada por la Autoridad de Tránsito y Transporte Terrestre (Attt), en la cual presentaron propuestas empresas de América Latina y del mundo, resultando ganadora Sonda.

Este nuevo contrato con el Estado panameño que inició en 2011, fue producto principalmente de su experiencia con el sistema de transporte terrestre TranSantiago que opera en la ciudad de Santiago de Chile, y el sistema de metro en la ciudad de Valparaíso, también en Chile, país que en esta ocasión también fue usado como modelo para la implementación del MetroBus.

Con la puesta en operación de la Línea 1 del Metro en 2014, la Secretaría del Metro de Panamá expande el contrato que mantiene Sonda con la Attt a fin de contar con un sistema unificado de pago, y posteriormente cuando inicia la Línea 2 del Metro en 2019, el Consorcio Línea 2 (conformado por las constructoras Norberto Odebrecht y FCC) subcontrata a Sonda, consolidando así el sistema de transporte público de la ciudad de Panamá.

Sonda tiene 45 años de trayectoria y hoy está presente en más de 10 países, 3,000 ciudades, más de 5,000 clientes corporativos y al menos unos 2,000 empleados al servicio de sus clientes y aliados.

Víctor Betancourt, gerente general de Sonda, S.A. en Panamá, en conversación con Capital Financiero, detalla sobre la experiencia de la empresa como administradora financiera del transporte público en la ciudad de Panamá, los planes a futuro y su interés de ser renovados una vez culmine el contrato, a finales de 2021.

Para entrar en contexto, previamente nos explicó que como administrador financiero de Mi Bus y las Líneas 1 y 2 del Metro, las tareas, de acuerdo con el contrato, son actuar como proveedor de  las tarjetas para acceder al sistema de recarga a través de terminales de autoservicio para que el usuario pueda hacer la transacción sin intervención humana, así como contar con puestos de cobro con personal de Sonda en las zonas pagas de MetroBus a objeto de brindar el servicio de recarga en las tarjetas.

Ello implica la responsabilidad de dar mantenimiento a los dispositivos que se han instalado, por ejemplo, los validadores en los 1,400 buses que actualmente conforman la flota de MetroBus, y los torniquetes que realizan el cobro en las 30 estaciones del Metro.

-¿Cómo han sido estos casi 10 años en Panamá con el sistema de transporte público?
-Ha sido un periodo de muchos cambios, adaptación y aumento de nuestras capacidades, siempre al ritmo de lo que el Estado ha ido disponiendo. Iniciamos con el sistema de tarjetas y de recarga con las primeras rutas del MetroBus, luego la expansión de las rutas y el sistema en las zonas pagas en la medida que iban aperturando.  “Posteriormente vinieron la Línea 1 del Metro y la línea 2, expandiendo nuestra capacidad para ofrecer el servicio.

A ello, se sumó el sistema de telecomunicación para interconectar todo el sistema e integrarlo, incluso unificando tarifas.

“Hemos demostrado capacidad de respuesta, por ejemplo, en el caso de la escasez de billetes de $1.00, tuvimos que adaptar las máquinas para recargar con monedas de $1.00, logrando habilitar 55 máquinas de recarga de una manera rápida para hacer frente a la situación que estaba afectando a los usuarios, considerando que la mayoría paga sus recargas en efectivo”.

-¿Cuánto ha sido el crecimiento del sistema de transporte en la ciudad de Panamá?
-Con el inicio de operaciones del Metro la cantidad de usuarios aumentó un 70%.

“Cuando inicia oficialmente la operación del MetroBus en 2012 el volumen de transacciones de recarga fue de $25 millones al cierre de ese año, es decir unos $2.5 millones mensuales en promedio.  Ya en 2019, siete años después y con las líneas 1 y 2 del Metro en operación, el aumento fue de $5.3 millones promedio por mes para sumar $63 millones al año, es decir 120% más.

“Mientras que las transacciones de uso (la cantidad de veces que pasan las tarjetas por el sistema) de 137 millones en 2012, pasamos en el 2019 a 419 millones, es decir, tres veces más.

Actualmente el promedio de recargas diarias en el sistema de transporte es de 173,000, representando unos $317,000 para un promedio de $1.83 por recarga”.

-¿Sobre la digitalización de los medios de pago, qué tanto se ha avanzado?
-Hoy ofrecemos medios de pago digitales como la recarga con tarjeta clave a través de los más de 1,700 cajeros de Telered, así como recargas por banca en línea y banca móvil con bancos como: Multibank, Banistmo y su sistema de banca móvil Nequi, Capital Bank, Banco General, BAC, Global Bank y recientemente el estatal Banco Nacional.

“No obstante, a pesar de existir estas opciones, apenas el 10% de los usuarios del transporte público en la ciudad de Panamá, que incluye el Metro Bus y las líneas 1 y 2 del Metro, utiliza medios digitales para recargar sus tarjetas, mientras que el 90% restante continúa utilizando el tradicional pago en efectivo. 

“Cabe comentar que la situación ocurrida con la falta de billetes de $1.00 provocó que muchos usuarios migraran a utilizar pagos digitales, no obstante, sigue siendo mucho menos.

“Por ello, aunque estamos invirtiendo en estas nuevas opciones de pago digital para favorecer a los usuarios, no podemos dejar de lado la mejora constante en el servicio para los usuarios que pagan en efectivo, que suman la mayoría.

“Entendemos que algunos detractores han querido usar como bandera el hecho de que la migración no ha sido tan rápido como se esperaba, pero hay que tomar en cuenta que la mayoría de los usuarios utilizan el efectivo y de ellos una gran cantidad no estan bancarizados.

Para atenderlos hemos estado incrementando la red de recarga a través de comercios, supermercados y tiendas para ponerlas a disposición lo más cerca del usuario final.

“Hemos implementado también nuevos servicios como el registro de la tarjeta con el nombre y cédula del usuario para que en caso de extravío o hurto, no pierdan su saldo.

“Al final la tarea como administrador financiero es garantizar la buena experiencia de los usuarios”.

-¿Qué propone Sonda para el futuro en cuanto al pago de recargas?
-Contamos en Panamá con el segundo centro de experiencia regional de Sonda para América Latina, el primero está en Chile, y con este en suelo panameño atendemos a Centroamérica.  De hecho, con personal panameño, el año pasado ganamos la licitación para el sistema de transporte de Guatemala que implica una tecnología abierta para pagos que hemos denominado transporte 3.0 que permitirá recibir el pago directamente con las tarjetas de Visa, Mastercard y Clave, y además por el código QR a través del celular.

Consideramos que este es el futuro para Panamá, como se está haciendo en Chile, que es el país en la región con mayores avances en este tema. Ya se está haciendo en Valparaíso, y queremos hacer lo mismo en Santiago”.

¿Qué falta para hacer esta inversión en Panamá?
-Lo primero es que el actual contrato no lo permite.  El mismo vence en abril 2021 cuando culminan los 10 años de vigencia establecida, recordemos además que este contrato no depende de los volúmenes de cobro. Sonda tiene una cuota fija definida.

“Por ello, la implementación de estas nuevas tecnologías debe pasar por la nueva licitación y Sonda está disponible para participar en este proceso.  Tiene diez años operando el sistema de transporte y respondiendo a todas las necesidades que ha ido requiriendo el Estado, y está dispuesto a seguir trabajando y hacer las inversiones que se requieran.

“Además hemos estado trabajando de la mano con el Metro de Panamá para mejorar el sistema de recarga e incrementar la cultura de recarga digital, para lo cual estamos por implementar el paso privilegiados para las persona que utilicen los sistemas de recarga digital disponibles”.

-¿El futuro de Sonda en Panamá?
-Sonda tiene todo el interés de quedarse en Panamá, está listo para presentar la mejor propuesta en la nueva licitación y preparado para atender la Línea 3 del Metro hacia Panamá Oeste.  Los retos y los cambios están en nuestro ADN y lo sabemos hacer.

“Además estudia traer nuevos productos y servicios tecnológicos para la banca, y el sector retail, donde ha tenido mucho éxito en otros países”.

Darsy Santamaria Vega
dsantamaria@capital.com.pa
Capital Financiero

Más informaciones

Comente la noticia

Ver todas las noticias