S&P y Moody’s mantienen calificación de riesgo de Panamá en grado de inversión, pese al impacto del COVID-19

S&P y Moody’s mantienen calificación de riesgo de Panamá en grado de inversión, pese al impacto del COVID-19

Las agencias calificadoras de riesgo Standard & Poor’s (S&P) y Moody’s Investors Service (Moody’s) decidieron mantener a Panamá en la selecta lista de países de América Latina y el Caribe que cuentan con una calificación de riesgo de grado de inversión, a pesar que ambas estiman que la pandemia de coronavirus (COVID-19) tendrá un fuerte impacto en la economía del país y generará una contracción del Producto Interno Bruto (PIB) para el presente año.

En el caso de S&P la calificación de Panamá fue BBB+, mientras que Moody’s la ubicó en Baa1, en ambos casos se mantiene al país con una de las calificaciones más altas en América Latina y el Caribe, aunque mientras la primera ha modificado su perspectiva a “Negativa”, la segunda la mantiene en “Estable”.

En opinión de Moody´s, la perspectiva “Estable” de Panamá refleja que el crecimiento económico seguirá apoyando el perfil crediticio del país y que será más fuerte que el de sus pares, en medio de un entorno de bajo crecimiento para la región causado por el COVID-19. 

Panamá tiene a su favor la trayectoria de crecimiento económico sostenido con altos niveles de inversión y el papel que tiene para el comercio mundial el Canal Interoceánico.

Moody´s, recomienda para mitigar el impacto del COVID-19 en el crecimiento económico, establecer un marco fiscal prudente para los próximos años, que será clave para estabilizar las métricas de endeudamiento y perfil crediticio del país. El crecimiento promedio del PIB real de Panamá en los años 2010-2019 fue de 6.2%, apalancado con niveles de inversión de 41% del PIB en el período 2016-2018.

Moody´s es de la opinión que la pandemia de COVID-19impactará significativamente la economía panameña en 2020, con una contracción estimada del 1% en el PIB real.

Por su parte, S&P considera que las medidas que ejecuta el Gobierno Nacional y las rápidas respuestas ante el COVID-19, ayudarán a estabilizar la economía panameña y hacerle frente a las necesidades sanitarias y sociales asociadas con los impactos de esta epidemia.

S&P anticipa una recuperación de la economía panameña partir del año 2021, con un crecimiento del PIB de 4.2%, impulsado por el consumo privado, la inversión y las exportaciones. Contempla además que la finalización de grandes proyectos de infraestructura mantendrá el impulso del crecimiento económico en los próximos años.

Para este año, la empresa calificadora prevé que la economía sea afectada por los impactos del COVID-19, y estima una contracción del crecimiento a un -2% del PIB.

En su reporte, S&P destacó el acceso favorable que tiene el país a los mercados financieros internacionales, permitiéndole a la nación hacer frente a los impactos del COVID-19.

S&P contempla que el Gobierno Nacional tomará las medidas requeridas para mejorar las perspectivas de crecimiento económico y fortalecer la estructura y calidad de las finanzas públicas en los próximos años. Adicionalmente, la calificadora resalta, al igual que el Gobierno Nacional, la importancia de realizar los esfuerzos para fortalecer la efectividad, la eficiencia y la transparencia del sector público.

En cuanto al manejo de la deuda pública, S&P resalta que el país ha mejorado el perfil de la deuda y los términos y condiciones de la misma, manteniendo indicadores robustos que mitigan el riesgo de mercado y que minimizan el riesgo de refinanciamiento de la República.

A este respecto es importante destacar que otra de las calificadoras de riesgo más importantes del mundo, Fitch Ratings, también mantuvo este año la calificación de riesgo de Panamá en el nivel de grado de inversión, ubicándola en BBB, una decisión que fue respaldada en el desempeño macroeconómico sólido y estable de Panamá, el incremento sostenido del ingreso per cápita, su posición geográfica y los activos estratégicos del país, como el Canal de Panamá.

De acuerdo con Fitch Ratings, otro elemento a favor de Panamá es que los niveles de Deuda Pública respecto al PIB (Deuda/PIB) se mantienen por debajo de la mediana de los países con igual calificación (BBB).

Aunque igual que Moody’s cambió su perspectiva del país de “Estable” a “Negativa”, lo que obedeció al aumento de la deuda, producto de las cuentas y obligaciones por pagar que acumuló la administración anterior y a un crecimiento económico más lento.

No obstante, hay que tener presente que la evaluación de Fitch Ratings se dio a inicios del mes de febrero, cuando todavía el país no había registrado su primer caso de COVID-19, declarado Estado de Emergencia Nacional, establecido la cuarentena y ordenado el cierre de comercios y empresas para frenar la expansión de la enfermedad en el territorio nacional.

Hitler Cigarruista
[email protected]
Capital Financiero

Más informaciones

Comente la noticia

Ver todas las noticias
PHP Code Snippets Powered By : XYZScripts.com