Sprout: El lápiz que se siembra

Sprout: El lápiz  que se siembra

Al sembrar el lápiz, la capsula se activa con el agua, al igual que las pastillas en el estómago humano,  libera las semillas  y comienza el proceso de germinación

webbbbbb

¿Sabía que al año se utilizan 15 millones de lápices en el mundo?,  muchos de los cuales son desechados o extraviados sin terminar su periodo de vida útil,  y si bien es cierto que son fabricados con  madera, no se reciclan ni  se siembran, y a eso hay que sumarle la pinturas  que se aplican y las bases metálicas de los  borradores, que al final, se convierten en un conjunto de elementos contaminantes para el medio ambiente

No hay objeto más común, simple, cercano y universal que un lápiz, y ¿qué tal si se les pudiera sacar un mayor provecho después de utilizarlos?

Esa es la premisa de Sprout: El lápiz que se siembra, una idea creada por tres estudiantes del Instituto de Tecnología de Massachusetts (MIT) en Boston, que en el 2012 se les ocurrió diseñar un artículo sustentable, y  así dieron  vida al primer lápiz plantable del mundo, grabado más no pintado, fabricado con  cedro reforestado, pero que, además cuenta con  cápsulas solubles, justo en donde se  encuentra el borrador, que contiene las semillas  que darán vida a una nueva planta.

Salió al mercado en el año 2013,  y de inmediato captó la atención de los  medios de comunicación, bloggers, empresas, organizaciones y consumidores, por lo que la demanda fue cada vez mayor.

En el 2014, los estudiantes vendieron sus activos, incluyendo marcas, patentes y derechos de propiedad intelectual a Michael Stausholm, quien actualmente es el principal accionista y CEO de Sprout Worl.

Hoy en día, la compañía vende más de 450.000 lápices al mes en más de 60 países.

Jimmy Alvarado,  promotor del producto por parte de la empresa Ofica Panamá S.A., distribuidores de la marca en el país,  comentó que se trata de cambiar esquemas mentales, y dicho por el propio dueño de la compañía, la intención no es salvar al mundo, porque con plantas de tomate cherry  o de albahaca no se salvará, pero se cambian los esquemas, que es el origen de todo, cuando nos damos cuenta que algo que estamos haciendo mal lo podemos corregir,  a largo plazo cambiamos.

Al sembrar el lápiz, la capsula se activa con el agua, al igual que las pastillas en el estómago humano, libera las semillas  y comienza el proceso de germinación.

Sabemos que esto es una escala micro, pero por algún punto hay que empezar, este es el primer grano de arena, aseguró Alvarado.

Pero hay curiosidades detrás de la producción, los lápices son empacados por personas con discapacidades. La oficina principal, ubicada  en Dinamarca, es un vivero y la madera proviene de bosques   reforestados.

Cuentan con una  planta distribuidora  en Estados Unidos (EE.UU.) para atender este lado del mundo y y otra planta en Europa.

El producto llegó  a Panamá en diciembre del 2015 de la mano de su distribuidor oficial, Ofica Panamá, y actualmente se vende en la tienda Gifty Things de Multiplaza Pacific con un precio de introducción de $3,99 con diferentes opciones para escoger como semillas de girasol, albahaca, romero, tomillo, menta, tomate cherry, cilantro y no me olvides.

Todo dividido en  tres categorías disponibles: Especies, frutos y flores.

Los jóvenes han tenido mayor receptividad al producto, lo que  ha hecho que se masifique en las redes sociales, sin embargo, está orientado a cualquier persona que quiera un producto ecológico e innovador.

Alvarado asegura que el producto lleva un mensaje bastante claro: El reciclaje y la conciencia ecológica.

Sassha Fuenmayor Yépez 
sassha.fuenmayor@capital.com.pa
Capital Financiero

Más informaciones

Comente la noticia