Subsidio a la electricidad suma $1,638 millones en 10 años

Subsidio a la electricidad suma $1,638 millones en 10 años
El 74% de los reclamos se deben a alto consumo, seguido de solicitud de suministro con 10%.| Cortesía

Los desembolsos del Gobierno Nacional por concepto de subsidio a la tarifa eléctrica, desde el 2009 al primer trimestre del presente año, ascienden a $1,638 millones.

Si el gobierno de Laurentino Cortizo decide mantener el subsidio al 100% de los clientes en el segundo semestre de 2019, fuentes del sector informaron a Capital Financiero que se tendría que  pagar $98 millones, con lo que elevaría a $1,736 millones el total acumulado  por este concepto.

La información con respecto a los aportes desde el 2009 al segundo semestre de 2018 (que en total fue de $1,518 millones), está reflejada en el Informe de aportes del Estado a clientes del sector eléctrico en Panamá, a diciembre de 2018, publicado en marzo de 2019 por la Autoridad Nacional de los Servicios Públicos (Asep).

El documento contabiliza los aportes del Estado al Fondo de Estabilización Tarifaria (FET), Fondo de Compensación Energética (Face) y Fondo Tarifario de Occidente (FTO).

Si se observa, el aporte creció desde 2017 ($65.7 millones) a 2018 ($152.7millones) en 132%, principalmente por el subsidio generalizado.

En el segundo semestre de 2018, la Asep y la Empresa de Transmisión Eléctrica (Etesa), anunciaron que 274,554 usuarios percibirían un alza en su facturación equivalente “a un centésimo y medio por KWh”.

La subida en el precio de los combustibles, nueva tarifa de transmisión que incorporaba la Tercera Línea de Transmisión Eléctrica y ajustes asociados a los costos de transmisión, fueron las tres razones que explicaban el incremento.

La presión popular impidió el alza anunciada. El Gobierno decidió entonces amparar con el beneficio al 100% de los clientes, es decir, a quienes consumen de 301 kilovatios hora (KWh por sus siglas en inglés) en adelante, por lo cual el subsidio fue generalizado, abarcando a todos los sectores de la población.

En el primer semestre de 2019 se mantuvo la medida que significó desembolsos por $120 millones y, como ya se explicó, si se extiende hacia el segundo semestre (pago de $98 millones), le corresponderá al Estado cancelar en total $218 millones en subsidios en este periodo (43% más que en relación a 2018).

Héctor Alexander, titular del Ministerio de Economía y Finanzas (MEF), se pronunció a favor de revisar la política de subsidios para que lleguen a quienes de verdad los necesitan.

Vuelta al esquema original

Ahora, para el segundo semestre de 2019, al anunciar las nuevas tarifas, estarán exonerados quienes consuman menos de 300 KWh.

Según cifras de la Secretaría Nacional de Energía (SNE), no tendrán variación en su factura el 76.5% de los clientes.

En total, 876,820 clientes no registrarán aumento por concepto de las nuevas tarifas eléctricas. Está cifra corresponde a 30,447 clientes (3.5%) más que los estimados por la Autoridad Nacional de los Servicios Públicos (Asep) en el segundo semestre de 2018 (de manera previa al subsidio general).

El Estado deberá desembolsar $50.5 millones por este concepto, correspondiendo $25.1 millones al FET y 25.4 millones al FTO.

Antony García González, investigador y docente en la Facultad de Ingeniería Eléctrica de la Universidad Tecnológica de Panamá (UTP), detalló que el derecho al subsidio lo da un consumo igual o menor a 300 KWh por cada periodo de 30 días.

En proporción, “75 de cada 100 clientes consumen menos de 300 KWh al mes. Estos son casi en su totalidad, clientes residenciales. Es por esta razón que el subsidio se dirige a este tipo de clientes, porque representan la gran mayoría de los panameños”, detalló el investigador.

Este consumo menor a los 300 KWh depende de varios usos que enumera García González.

Una refrigeradora consume entre 1 y 4 KWh al día, “dependiendo del tamaño, de si es Inverter o no”. Una unidad de aire acondicionado tipo Split de 9000 BTU, Inverter, del 70% de ahorro energético, puede consumir, trabajando, a 21ºC de 7:00 P.M. a 7:00 A.M., entre 2 y 4 KWh, dependiendo de las condiciones externas.

El investigador señala que el consumidor debe evaluar varios aspectos: Capacidad, tecnología, marca, condiciones operativas y tiempo de uso.

Otros equipos como televisores, celulares o laptop consumen poco.

Al hablar del “mapa del subsidio”, destacó que se aplica a las tres áreas de concesión, “solo que en el caso de la Empresa de Distribución Eléctrica Chiriquí (Edechi), hay subsidios adicionales”.

García González indicó que cuando se privatizó el sector eléctrico existió mala planificación. Hay tres áreas de concesión: Edemet, Empresa de Distribución Eléctrica Chiriquí (Edechi) y Ensa.

Explicó que la Asep  tiene la obligación de sumar los gastos totales de la empresa distribuidora y permitirles un margen de ganancia.

“El problema con Edechi es que la red es muy amplia y genera muchos gastos. Irónicamente, la energía más cara del país está en las zonas en las que mayor energía se produce. La infraestructura de red que conlleva integrar toda esa capacidad de generación que hay en Chiriquí y Bocas del Toro es demasiada carga para el bajo volumen de clientes”, indicó García González.

Desde esta perspectiva, considera que Edemet y Edechi debieron funcionar como una sola área de concesión en aras de una tarifa mucho más equitativa.

Ante estos costos elevados, señaló que se acude a la fórmula del Fondo Tarifario de Occidente (FTO), que “subsidia a todos los clientes, incluyendo a los de media tensión” que sirve Edechi.

De hecho, de acuerdo con la Asep, solo 10 clientes Tarifa por Bloque Horario (MTH) y Tarifa por Bloque Horario (ATH) ) de Edechi pagarán el aumento.

El desarrollo de panamahitek (una calculadora libre para estimar la factura de energía eléctrica en el país) y una investigación con un estudiante de tesis sobre el costo de la electricidad residencial en la región, le permite concluir al docente “que la tarifa en Panamá es muy difícil de calcular por la gran cantidad de subsidios y condiciones especiales que aplican, en comparación con otros países”.

Sin embargo, una primera aproximación de este estudio confirma  que en Costa Rica la energía es más cara que en Panamá, “si lo comparamos dólar a dólar”, subraya García González.

A pesar de la política de subsidios (datos de Asep), a junio de 2019, el 74% de los reclamos se deben a alto consumo, seguido de solicitud de suministro (10%), daños a equipos (6%) y otras reclamaciones (10%).

De estos reclamos, el 68% son de Edemet, 25% de Ensa y 7% de Edechi.

Del 1 de enero de 2019 al 28 de junio de 2019, se resolvieron 1,489 reclamos y están en proceso 740.

Violeta Villar Liste

violeta.villar@capital.com.pa

Capital Financiero

Más informaciones

Comente la noticia

Ver todas las noticias