Subway se encuentra en pleno proceso de expansión

Subway se encuentra en pleno proceso de expansión

El primer restaurante  fue abierto en Marbella y ya suman 70 en todo el país

foto-jgm2-copy-web

De rostro amigable y sonrisa fácil, así es la  gerente Desarrolladora de Subway Panamá, Jacqueline García Maritano, quien lidera la expansión de esta franquicia de emparedados en el país.

Tras su trato cordial y desenfadado, se esconde una panameña  de visión, voluntad y un gran coraje, que la llevó a aprovechar la oportunidad cuando leyó  un anuncio de Subway en Estados Unidos (EE.UU.) y no se desanimó cuando le decían que ese negocio no tendría éxito en Panamá, y menos cuando varios bancos se negaron a financiar su primer restaurante, que se inauguró en 1997 en Galerías Marbella.

Tiene una fe casi ciega en Fred De Luca, quien en 1996, a los  18 años, creó la cadena  Subway. De Lucas falleció el año pasado.

García Maritano  conversó con Capital Financiero  sobre los cambios que la franquicia está introduciendo a nivel global y los planes de expansión en Panamá.

-¿Cómo ha sido el desempeño de  Subway, tras la muerte de su fundador, Fred De Luca?

-Fred De Luca logró un concepto exitoso a nivel mundial y trató que las personas por si solas fueran  exitosas.

Se nos fue nuestro líder, pero no podemos quedarnos inmóviles, por lo que  su  hermana, Suzanne Greco, asumió  como nueva CEO de Subway. Ella  viene de desarrollo y operación,  por lo que tiene todo el conocimiento y se está enfocando  en modificar el tema operativo para que nos adaptemos a este mundo  cambiante. Nuestro reto es seguir evolucionando para satisfacer a nuestros clientes.

-¿Cómo obtuvo la franquicia de Subway?

-Viví nueve años fuera de Panamá y trabajé para empresas trasnacionales como Colgate Palmolive y Gillette, entre otras.

Estando en EE.UU. vi un anuncio en el periódico en el que  Subway vendía licencias para franquicia. No podía creer que se presentara esa oportunidad. Llamé y todo fue muy rápido.

Luego retorné a Panamá. Las personas me decían que estaba loca. Yo iba con mi plancito de trabajo, tocaba puertas y la mayoría de los bancos me dijeron que no, hasta que uno me dio la oportunidad de poner mi restaurante en 1997.

Mi primer restaurante fue en Marbella, la mejor ubicación. Para mí fue un día memorable y gracias a Dios me ha ido bien, pero no fue fácil.

-¿Qué nos puede decir de los planes de expansión en Panamá?

– Hemos cumplido  con un plan de inversión sostenido y  este año celebraremos  la apertura del restaurante número 70.

Nuestra proyección para el 2019 es llegar a los 100 restaurantes en el  territorio panameño, es decir, un crecimiento del 10% anual en los próximos  tres años. En la actualidad, generamos más de 500.000 transacciones mensuales.

La gran mayoría de los restaurantes cuentan  con horarios extendidos para comodidad de nuestros clientes,  ofreciendo  desde el desayuno hasta la cena.

-El desarrollo turístico y el crecimiento de la gastronomía  ha atraído a  nuevas franquicias de comidas rápidas, ¿cómo toman la nueva competencia?

-Los  turistas para nosotros es música, ya que el  viajero  sabe de la calidad de Subway. Para mí es algo natural la competencia, pero así como entran así salen.

Para las marcas que ya tenemos un buen tiempo establecidos en Panamá, la competencia es buena, lo importante es evolucionar porque si no te estancas.

-¿Cómo se puede  adquirir una  licencia de Subway en Panamá?

-No damos concesiones. En Panamá, el modelo de negocios de Subway es distinto al de los demás países del mundo. Los mismos inversionistas hemos  desarrollado los restaurantes en Panamá,  porque  cumplimos con el crecimiento que la  corporación quería. Panamá es de los pocos países que tienen este formato, al igual que Costa Rica, que inició casi a la par de nosotros.

Mi esposo y yo somos  desarrolladores y franquiciadores a la vez,  en otros países  estas dos figuras están separadas.

-Hoy en día, la protección del ambiente es importante, ¿qué hace Subway  en Panamá para ser más verde?

-Enfocamos nuestras iniciativas de sostenibilidad en la eficiencia energética, hace año y medio empezamos a instalar luces LED (Light-Emitting Diode) tanto en los restaurantes como en nuestras oficinas administrativas,  además de termostatos inteligentes que ayudan a ahorrar energía, por medio del  encendido  y apagado automático de los equipos de aires acondicionados.

En Panamá, ya se han implementado estas medidas en 15 restaurantes y esperamos ahorros de entre  10% y 12%. Todo  requiere una importante  inversión, pero  es una situación de ganar – ganar. Empezamos poco  a poco y creo que otras empresas deberían hacer lo mismo para ahorrar energía y cuidar el medioambiente.

También estamos incluyendo dentro de nuestro armado de productos envases sostenibles.

Orlando Rivera
orriver22@hotmail.com
Capital Financiero

Más informaciones

Comente la noticia