Tasas de interés se mantendrán bajas

Tasas de interés se mantendrán bajas

La FED decidió mantener los estímulos a la economía de EE.UU.

Es un hecho irrefutable que los consumidores favorecen recibir tasas de intereses bajas en cualquier financiamiento, ya sea en un crédito personal, en las tarjetas de crédito, préstamos hipotecarios o de auto. Pero los ahorristas, en cambio siempre aspirarán recibir las más altas tasas de interés en sus depósitos.
Panamá con una economía dolarizada desde su constitución como República, está expuesta a las tomas de decisiones de políticas monetarias de Estados Unidos (EE.UU.), cualquier cambio en las tasas de interés dictadas por la Reserva Federal (FED, por sus siglas en inglés) tiene su impacto en la plaza bancaria panameña.
Además, el Sistema Bancario Internacional (SBI) utiliza como referencia la prime rate que es una tasa de interés utilizada por los bancos de EE.UU. para los préstamos otorgados a sus clientes preferenciales. La misma no es controlada por ninguna entidad en particular, es un consenso del mercado de los principales bancos del país.
Muchos economistas definen la tasa preferencial como una tasa del 3% aproximadamente (300 puntos bases; 100 puntos bases son un 1%=100 puntos base) por encima de la tasa interbancaria de la FED.
Por ello, los banqueros establecidos en el país monitorean de cerca las decisiones de la FED y el programa de estímulo para la recuperación de la economía de EE.UU. que dependían de un último anuncio de la Fed
El comunicado de la Fed del 30 de octubre fue casi un calco del emitido el mes pasado. La institución que todavía preside Ben Bernanke decidió mantener las compras de activos en $85.000 millones mensuales ($40.000 millones en activos hipotecarios y $45.000 millones en bonos del Tesoro) y ha reiterado mantener los tipos de interés en su mínimo histórico, entre 0% y 0,25% hasta que la tasa de paro (desempleo) se reduzca por debajo del 6,5%, señaló en dicha fecha el diario digital Expansión.com.
En la actualidad, el desempleo está en el 7,2% y la FED estima que no se situará en el entorno del 6% hasta el 2016. El banco central estadounidense señala en su comunicado que las condiciones del mercado laboral han registrado cierta mejora, pero insiste en que la tasa de paro sigue siendo elevada. Subraya que la recuperación del mercado de la vivienda se ha desacelerado en los últimos meses. En este sentido, el regulador cree que los riesgos a la baja para el crecimiento y el mercado laboral han disminuido desde el pasado otoño, aunque admite que una inflación permanentemente por debajo del objetivo del 2% puede acarrear riesgos, agrega el medio.
El pasado 16 de octubre el presidente de EE.UU., Barack Obama, firmó el proyecto aprobado por el Congreso para reabrir el gobierno y elevar el límite de la deuda (que ronda los $17 trillones) con lo que se evita que el país entre en un cese de pagos.
Un paliativo que estará vigente hasta el 15 de enero de 2014 para evitar el cierre de las oficinas federales que estuvieron paralizadas durante 16 días y el aumento del techo de la deuda hasta el 7 de febrero de 2014.
Pero un aumento de los tipos de interés en EE.UU. sigue latente lo que afectaría a la región dada su dependencia de la economía estadounidense que está en sus mínimos, lo cual favorece el flujo de dinero hacia las economías latinoamericanas.

Panorama local
El Sistema Bancario Nacional de Panamá (SBN) ha mantenido tasas bajas en los últimos cinco años, un fenómeno internacional que también atiende a la gran competencia que existe entre los bancos por captar clientes y nuevos negocios.
Las tasas de interés de consumo en los últimos cinco años han presentado significativas disminuciones, por ejemplo la tasa de préstamo personal que bajó de 11,9% en agosto de 2009 a 8,43% en igual mes de 2013 o la de autos que bajó de 8,43% a 6,8% en igual periodo.
En cambio un escenario de tasas altas en el mercado de EE.UU. afectaría la captación de dinero e inversiones de los países latinoamericanos.
Panamá no tiene un banco central por ende la política monetaria en gran parte está controlada por la FED. Un aumento de tasas en EE.UU. tendría una correlación importante con la plaza panameña, afirmó Álvaro Naranjo, asesor de Geneva Asset Management.
El objetivo de subir las tasas interés, es controlar la oferta de dinero y así poder controlar la inflación. Explicó que al subir las tasas se hace más costoso financiarse y al mismo tiempo para los inversionistas se hace más atractivo invertir. Ambas restringen el circulante ya que quien va a tomar un préstamo lo piensa dos veces, pues el costo de financiación es más caro y el que antes no invertía en un plazo fijo, ahora sí le atrae la tasa de interés.
El tiempo en que demoraría aplicar este incremento de las tasas de interés no sería inmediato. Los mercados funcionan con expectativas. Cuando los mercados esperan que las tasas suban, por lo general, los mercados se han anticipado. Si el gobierno desea salir a financiarse en los mercados internacionales o locales y las tasas han subido, deben hacerlo a lo que se encuentre el mercado, acotó.
Naranjo comentó que en cuanto al sistema bancario, toma un poco más de tiempo. Estos tienen compromisos adquiridos que deben honrar tanto de captación y colocación pero sin embargo empiezan a ajustar lentamente por lo que en el consumidor final puede tomar algo más de tiempo.
Creemos que la tasa de interés para la mayor parte de los créditos se mantendrá en los niveles excepcionalmente bajos que se tienen actualmente, y no prevemos que habrá aumentos sino hasta la segunda mitad del 2015, o probablemente hasta el 2016. Si bien la FED ha señalado que podría reducir el programa de compras de activos que tiene, se ha comprometido con mantener las tasas bajas por largo tiempo (al igual que ya lo han hecho sus pares de Europa y de Japón), señaló por su parte, Amauri Castillo, asesor de la Superintendencia de Bancos de Panamá (SBP).
Si se presentara un aumento en las tasas, no creemos que el mismo se dará de inmediato ya que la fuerte competencia y nivel de madurez del mercado hace que se mantengan tasas competitivas. La última ocasión en la que se presentó un aumento en las tasas a nivel internacional fue en 1994 cuando la FED subió su tasa de referencia de 3% a 6%, en Panamá, la tasa activa subió apenas 1% más, subrayó.
Sin duda el impacto para la banca dependerá del nivel de apalancamiento y carga financiera que tengan los diferentes usuarios del crédito. No obstante, SBP ya ha puesto en marcha varios mecanismos prudenciales que permitirán afrontar mejor estos cambios, entre los que destacan las provisiones dinámicas que permitirán mitigar algunos riesgos que se presenten ante este escenario, agregó.
Por otro lado un aumento en las tasas de EE.UU. no debería tener mayor incidencia en nuestro sector crediticio ya que la mayoría de nuestras operaciones son financiadas con de pósitos locales, señaló el economista Raúl Moreira.
Detalló que los bancos del SBN no dependen de financiamiento de sus casas matrices porque son financiados con depósitos locales. Lo que hacen los empresarios es que aumentan las tasas, dicen que hay que subir los costos de financiamiento aunque no represente mayor incremento en sus operaciones.
Podría aumentar la tasa de financiamiento del dólar, pero si están usando depósitos nacionales, por qué van a incrementar el costo de las operaciones, no sería necesario. Si alguno está en esta posición sería un caso excepcional, agregó.
De hecho con la crisis financiera internacional de 2008 el SBN tuvo una liquidez del 75% porque muchas casas matrices fueron financiadas con recursos que se estaban generando en Panamá. Así que no veo, ni a corto ni mediano plazo, que se requiera un incremento que impacte la presencia financiera en Panamá con un incremento de las tasas de interés en EE.UU., agregó Moreira.
Sin embargo, sí afectaría la capacidad de exportación de los productores nacionales porque Panamá usa el dólar para la exportación la cual se volvería más cara y afectaría la competitividad, dijo Moreira.
Además, se podrían afectar aquellas transacciones que hacemos con EE.UU. que requieran un financiamiento en ese país. Las compañías estadounidenses que operan en Panamá se verían afectadas porque sus recursos sí provienen de EE.UU. y tal vez, incrementarían sus costos de operaciones pero en el centro bancario no debiera pasar.

Kemy Loo
kloo@capital.com.pa
Capital Financiero

Más informaciones

Comente la noticia