Taxímetros y congestionamiento

Taxímetros y congestionamiento

Hitler Cigarruista

Editor

 

La semana pasada la Autoridad de Tránsito y Transporte Terrestre (ATTT) puso en marcha un programa piloto para evaluar la posibilidad de establecer el uso obligatorio de taxímetro en el sistema de transporte selectivo de la ciudad de Panamá.
Curiosamente este equipo no está siendo probado por los transportistas selectivos particulares u organizados en sindicatos o cooperativas, sino en los autos de una empresa privada que concentra en sus manos un gran número de certificados de operación.
Este simple hecho me hace dudar de la buena fe con que se ha puesto en marcha esta prueba, ya que considero poco creíble que el uso del taxímetro tenga como objetivo, único y primario, acabar con la práctica de un gran número de transportistas de negarse a brindar el servicio hacia diversos puntos de la ciudad, por creer que debido al congestionamiento vehicular ese tipo de viaje no es rentable o por supuestos riesgos en materia de seguridad, tal como lo afirmó el administrador de la ATTT, Ricardo Fábrega.
Yo me pregunto por qué razón se pretende establecer este nuevo sistema de pago en el servicio de transporte selectivo cuando hace poco se estableció un aumento provisional de las tarifas y actualmente se adelanta un estudio para ajustarlas otra vez de forma definitiva.
Tampoco entiendo por qué se pretende implementar el taxímetro cuando los gremios de transportistas selectivos se oponen al uso de este aparato, por considerar que el mismo no los favorecerá a ellos y tampoco a los usuarios.
En su caso, porque los obligará a brindar el servicio a un solo pasajero a la vez y a los usuarios porque terminarán pagando más.
Pero si todo esto no es suficiente, hay que tener en cuenta que en este momento la ciudad de Panamá sufre constantes congestionamientos vehiculares debido las obras que adelantan el Ministerio de Obras Públicas (reordenamiento vial, expansión de ciertas vías y pavimentaciones), el Ministerio de Salud (saneamiento de la bahía)  y la Secretaría de Metro (construcción de estaciones), mientras que el nuevo sistema de transporte público, Metrobus, avanza a paso de tortuga y todavía no abarca a todos las áreas que debía cubrir.
En resumen, creo que lo más prudente es suspender la prueba del taxímetro hasta que todas estas obras estén terminadas y el sistema Metrobus abarque toda la ciudad, porque si la ATTT insiste en aplicarlo a raja tabla terminará haciendo que aquí arda Troya.

Más informaciones

Comente la noticia

Ver todas las noticias

Patrocinado por BANCO GENERAL