Tecnologías emergentes del 2015

Las nuevas tendencias fueron dadas a conocer por el Foro Económico Mundial

yournextasse

La tecnología es, quizás, el factor de cambio más importante en el mundo moderno. Si bien siempre implican riesgos, los avances tecnológicos prometen soluciones innovadoras a los desafíos mundiales más urgentes de nuestra época.

Desde autos sin emisiones impulsados con hidrógeno hasta chips de computadora inspirados en el cerebro humano, las tecnologías emergentes de este año ofrecen una mirada al  poder de innovar para mejorar la vida, transformar industrias y proteger nuestro planeta.

Para compilar esta lista, el Meta-Consejo sobre Nuevas Tecnologías del Foro Económico Mundial, integrado por un panel de 18 expertos, se basó en la experiencia colectiva de las comunidades del Foro para identificar las tendencias tecnológicas recientes y más importantes, con el fin contribuir a cerrar las brechas en inversión, regulación y comprensión pública que tantas veces obstaculizan el progreso.

La lista 2015 está compuesta por:

1. Vehículos con celdas de combustible: Autos sin emisiones que funcionan con hidrógeno. Los vehículos con celdas de combustible han sido una promesa de muchos años, ya que ofrecen ventajas importantes sobre los vehículos eléctricos y los impulsados con hidrocarburo.

A diferencia de las baterías, que deben cargarse con una fuente externa, las celdas de combustible generan electricidad directamente gracias a combustibles como el hidrógeno o el gas natural.

En la práctica, las celdas de combustible y las baterías están combinadas; la celda de combustible genera electricidad y las baterías almacenan esa energía hasta que los motores que impulsan el vehículo la necesitan. Por lo tanto, los vehículos con celdas de combustible son híbridos y probablemente, también implementen el frenado regenerativo, una capacidad clave para maximizar la eficiencia y la autonomía.

2. Próxima generación de la robótica : Los cuerpos de los robots se vuelven más adaptables y flexibles, ya que los diseñadores se inspiran en la extraordinaria flexibilidad y agilidad de las complejas estructuras biológicas, como la mano humana. Se conectan cada vez más gracias a la revolución de la computación en la nube y la posibilidad de acceder a instrucciones e información de manera remota en lugar de ser programados como una unidad totalmente autónoma.

La nueva era de la robótica quita a estas máquinas de las grandes líneas de ensamblaje de fabricación y las asigna a una amplia variedad de tareas. Con la tecnología GPS, al igual que los teléfonos inteligentes, los robots empiezan a utilizarse en agricultura de precisión para el control de plagas y la cosecha.

En Japón, los robots se están probando en funciones de enfermería y ayudan a los pacientes a levantarse de las camas y asisten a las personas que sufren  un ACV para que recuperen el control de sus extremidades.

Robots más pequeños y ágiles, como Dexter Bot, Baxter y LBR iiwa, están diseñados para ser fácilmente programables y realizar tareas de fabricación que son laboriosas e incómodas para los trabajadores humanos.

3. Técnicas de ingeniería genética precisas: Un descubrimiento ofrece mejores cultivos con menos controversia. La ingeniería genética convencional siempre ha causado controversia. Sin embargo, están emergiendo nuevas técnicas que permiten directamente editar el código genético de las plantas para hacerlas, por ejemplo, más nutritivas o más aptas para un clima cambiante.

Actualmente, la ingeniería genética de los cultivos se basa en bacterias agrobacterium tumefaciens para transferir el ADN deseado al genoma objetivo. La técnica está probada y es confiable, y a pesar del miedo público generalizado, existe un consenso en la comunidad científica de que la modificación genética de organismos con esta técnica no es más riesgosa que la modificación con reproducción convencional.

Sin embargo, si bien agrobacterium es útil, se han estado desarrollando técnicas más precisas y variadas de modificación de genoma en los últimos años.

4. Fabricación por adición: El futuro de la fabricación de productos, desde órganos imprimibles hasta ropa inteligente. Como el nombre lo sugiere, la fabricación por adición es lo opuesto a la fabricación por sustracción. La última es la manera en la que se ha fabricado tradicionalmente: Se empieza con una pieza más grande de material (madera, metal, piedra, etc.), se quitan o sustraen capas hasta que quede la forma deseada. La fabricación por adición, en cambio, empieza con material suelto, líquido o en polvo, y luego se construye en una forma tridimensional con una plantilla digital.

Aplicaciones médicas toman la impresión 3D en un sentido más biológico:  Con la impresión directa de células humanas, ahora es posible crear tejidos vivos que pueden encontrar una posible aplicación en la detección de la seguridad de medicamentos, y además, en la reparación y regeneración de tejidos.

5. Inteligencia artificial emergente: ¿Qué sucede cuando una computadora puede aprender en el trabajo?

En comparación con el hardware y software normal, la inteligencia artificial (IA) le permite a la máquina percibir y responder a su entorno cambiante. La IA emergente avanza aún más, con un progreso a partir de máquinas que aprenden automáticamente con la asimilación de grandes volúmenes de información. Un ejemplo es el proyecto NELL, Never-Ending Language Learning de Carnegie Mellon University, un sistema de computación que no solo lee datos de cientos de millones de páginas Web, sino que intenta mejorar su capacidad de lectura y comprensión en el proceso para desempeñarse mejor en el futuro.

6. Tecnología neuromórfica: Chips de computadora que imitan el cerebro humano. Los chips neuromórficos tienen el objetivo de procesar información de una manera fundamentalmente distinta al hardware tradicional, ya que imita la arquitectura del cerebro para provocar un gran aumento en la capacidad de una computadora para pensar y responder.

La miniaturización ha provocado aumentos masivos en la capacidad informática convencional a lo largo de los años, pero el obstáculo de tener que mover la información constantemente entre la memoria de almacenamiento y los procesadores centrales requiere grandes cantidades de energía e induce calor indeseado, lo que limita otras mejoras. Por el contrario, los chips neuromórficos pueden ser más eficientes energéticamente y más poderosos, ya que combinan componentes de almacenamiento y procesamiento de información en los mismos módulos interconectados. 

Sassha Fuenmayor Yépez
sassha.fuenmayor@capital.com.pa
Capital Financiero

Más informaciones

Comente la noticia