Terapia hormonal, impacta positivamente a pacientes metastásicos

Terapia hormonal, impacta positivamente a pacientes metastásicos

El tratamiento con acetato de abiraterona, novedosa terapia para pacientes de cáncer de próstata con metástasis, disponible en Panamá

Dr. Antonio Alcaraz 2

El Dr. Antonio Alcaraz, jefe de servicio de urología del Hospital Clinic Universitat de Barcelona, de visita en Panamá, estuvo ofreciendo a miembros de la Sociedad Panameña de Urología, una conferencia titulada Optimizando la terapia androgénica en el paciente metastásico, en donde dio a conocer los principales avances en el tratamiento hormonal para pacientes de cáncer de próstata en fase metastásica.

Según indicó  el Dr. Alcaraz, el cáncer de próstata, es el tumor más común en el varón, si excluimos los tumores cutáneos que son extremadamente frecuentes, pero que no tienen prácticamente ningún impacto en la vida.

Datos estadísticos europeos y estadounidenses, indican que el 25% de los pacientes que se diagnostican con un cáncer de próstata, acabaran muriendo de esta enfermedad. A pesar de que en Latinoamérica no se cuenta con cifras tan fiables en cuanto a la mortalidad, lo que sí se conoce es que el tumor se diagnostica en una etapa más avanzada, que en Europa o en Estados Unidos, lo que significa que probablemente la mortalidad supere el 35% o 40% de los pacientes, por tanto es un problema de salud importante y que podría equiparse o superar el cáncer de mama en la mujer.

Indica el Dr. Alcaraz, que basados en datos de Estados Unidos, hay un mayor porcentaje de prevalencia en pacientes de raza negra, aproximadamente  un 50%. Panamá tiene unas peculiaridades importantes y es que el país tiene un alto porcentaje de población de raza negra y de mestizaje, en donde se ha demostrado una mayor prevalencia de tumores, siendo estos más agresivos. Características similares se dan en lugares cercanos, como en el área del Chocó, colombiano y en las islas del Caribe.

ptima terapia hormonal.

El cáncer de próstata tiene diferentes tratamientos en sus diferentes fases. En la fase localizada, es curable, mediante cirugía, radioterapia y otras alternativas de tratamiento.  El médico tratante selecciona la terapia más adecuada para cada fase de la enfermedad, hay que intentar cronificar la enfermedad, entonces para ello se necesita utilizar los fármacos que aumenten la supervivencia, en su dosificación y en la secuencia adecuada. señala el Dr.

A la terapia hormonal también se le llama terapia de privación andrógenica (ADT). El objetivo de este tratamiento es reducir los niveles de las hormonas masculinas, llamadas andrógenos, o evitar que estas hormonas afecten a las células cancerosas de la próstata ya que éstas se pueden alimentar del tumor.

Para el cáncer de próstata actualmente se cuenta con diversos tratamientos, uno de estos, el acetato de abiraterona, terapia que se encuentra ya aprobada en Panamá.

En la práctica, la inmensa mayoría de pacientes con cáncer de próstata en su fase avanzada, ya tienen metástasis, pero que no tienen síntomas, esto hace que el tratamiento ideal en estos pacientes sea el acetato de abiraterona, tratamiento de alta eficacia y poca toxicidad.

Importantes hallazgos se han encontrado en los estudios clínicos en pacientes con metástasis, con enfermedad diseminada en los huesos, se conocía que si ellos no tenían síntomas podían vivir aproximadamente hasta 35 meses. La buena noticia es que analizando a los pacientes que estaban incluidos en este subanálisis del estudio COU-AA302, se ha detectado que hay una población que responde extraordinariamente mejor y que logran un aumento de supervivencia de los 35 meses a los 53,6 meses, es decir que son pacientes que pueden vivir hasta 4 años y medio, antes de requerir otro tratamiento.

Señala el Dr. Alcaraz que uno de los aspectos determinantes en la aprobación de un fármaco es que tiene que aumentar la supervivencia, sin embargo, este no es el único interés de los pacientes ya que desean calidad de vida (vivir sin dolor y desenvolverse de manera habitual sin limitaciones por la enfermedad). En los estudios realizados con acetato de abiraterona, se ha comprobado que se incrementa la supervivencia y que los indicadores relacionados a calidad de vida, mejoran significativamente.

Un aspecto importante que considera el doctor Alcaraz, fundamental en la atención de un paciente con cáncer de próstata, es el trabajo en equipo que deben realizar el urólogo y oncólogo médico. l considera que es una visión complementaria y amplía diciendo que por una parte el urólogo, tradicionalmente ha manejado el paciente con cáncer avanzado, conoce muy bien la enfermedad. El oncólogo médico por su parte tiene una visión más amplia que la que pudiera tener el urólogo, en el enfermo diseminado no solo en cáncer de próstata sino en otras enfermedades, lo que beneficia al paciente. El paciente de cáncer de próstata quiere ser atendido por un urólogo y un oncólogo, con un conocimiento profundo de la enfermedad y que ambos dediquen la mayor parte de su tiempo a investigar sobre al tratamiento adecuado, no hay duda que si llegamos a esa especialización dentro de nuestra propia práctica vamos a estar al día de los últimos adelantos en cuanto a terapias y tendremos un positivo impacto en la supervivencia de los pacientes.

Detección oportuna.

El doctor Alcaraz, hace un llamado a la población masculina, indicando que podemos disminuir la mortalidad del cáncer de próstata en un 25% si utilizamos la detección precoz. Recordemos que en Panamá, los tumores ya se diagnostican en fase metastásica, quiere decir que hay un diagnostico demasiado tardío de la enfermedad. Por lo tanto recomienda lograr un diagnostico precoz a través de la prueba del PSA (Antígeno Prostático Específico, por sus siglas en inglés), aplicándola a todos los varones de raza blanca a partir de los 50 años y a partir de 40 a 45 años en pacientes de raza negra y con ello disminuir la mortalidad que considera es excesiva, puntualizó.

Redacción
Capital Financiero

Más informaciones

Comente la noticia