TLC con China debe sustentarse en reglas claras

TLC con China debe sustentarse en reglas claras
Wei Qiang, embajador de la República Popular China en Panamá

Con la reciente firma de un acuerdo para el desarrollo de un estudio de factibilidad para determinar la viabilidad de un Tratado de Libre Comercio (TLC) con China, Panamá se encuentra en camino, de avanzar las negociaciones, de convertirse apenas en el cuarto país de América Latina en firmar un convenio de este tipo con la nación asiática. No obstante, para el sector empresarial local un TLC con China debe procurar una relación equilibrada, con resguardo de los intereses de Panamá.

En la actualidad solo tres países de la región cuentan con un TLC con la República Popular China, Chile fue el primero; le siguió Perú y posteriormente Costa Rica.

Wei Qiang, embajador de la República Popular China en Panamá, explicó a Capital Financiero que, en el caso chileno, el TLC le ha resultado ventajoso al país sureño, logrando colocar sus frutas y vinos con éxito y avanzando hacia nuevos mercados.

De hecho, en Chile, el pasado 22 de enero, tuvo lugar la Segunda Reunión Ministerial del Foro China-Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (Celac), orientada a estudiar temas de cooperación e integración.

En el foro, el canciller de la República Popular China, Wang Yi, subrayó el objetivo de reforzar los lazos comerciales entre ambas partes y lograr que esto tenga un impacto positivo en el desarrollo de las naciones.

Con respecto al TLC China-Panamá, el ministro de Comercio e Industrias, Augusto Arosemena, resaltó el interés primordial de Panamá de impulsar la inversión extranjera, por lo cual el sector privado será consultado durante las negociaciones.

Mientras Wei Qiang considera que el sector agropecuario panameño puede resultar fortalecido con el TLC, al poder exportar en condiciones ventajosas. Apuesta por frutas como la piña por su indudable calidad y aceptación en la comunidad asiática.

Héctor Cotes, presidente de la Asociación Panameña de Ejecutivos de Empresa (Apede), expresó que los negociadores por Panamá deben procurar una relación balanceada, colocando sobre la mesa los intereses de ambas naciones, exponiendo ventajas y desventajas, brechas y oportunidades.

Un TLC facilitará una mayor integración económica y acceso a mercados por parte de Panamá, “pero necesitamos reglas claras y un plan país para definir qué queremos exportar”, afirmó Cotes.

En aras de un tratado justo que no nos deje en desventaja, el presidente de Apede solicita evaluar cuáles son los sectores vulnerables y, una vez identificados, entender si se requiere o no de un plazo porque algunos ya pueden competir de inmediato, pero otros necesitarán un periodo de adaptación.

Cotes estima importante revisar nuestra legislación en función de determinar cuáles leyes nos permiten ser más o menos competitivos.

Advierte que se debe discutir el tema de la propiedad intelectual para evitar la presencia de bienes que vulneren acuerdos internacionales en esta materia, como productos genéricos o de bajo valor producidos en China.

Chile, Perú y Costa Rica ya mantienen acuerdos de este tipo con Beijing”.

Aída Michelle de Maduro, expresidenta del Consejo Nacional de la Empresa Privada (Conep) y presidenta de la Federación de Entidades Privadas de Centroamérica y República Dominicana (Fedepricap), sostuvo que Panamá debe ser cauteloso con respecto al TLC con China.

“El mayor beneficio que pudiese recibir el país es solo transferencia de conocimiento para potenciar sectores deprimidos como el agro, pero el manufacturero puede verse afectado de no impulsar la inversión de capital chino en el desarrollo de productos de valor agregado en el territorio nacional o correr el riesgo, como ha sucedido con otros tratados firmados por Panamá, de convertirnos en receptor de productos importados con una balanza comercial negativa para el país”, expuso.

El Conep establece que temas como costos de producción, la productividad y la competitividad del país deben ser incluidos para concretar este acuerdo y recordaron que ya los productos chinos son comercializados en Panamá, sin necesidad de acuerdos que le concedan mayores beneficios a esta potencia mundial.

Incluso de primera mano el Conep ha compartido la experiencia de Costa Rica y todavía no se ha logrado un beneficio pleno por lo disímil de ambas economías y las expectativas de producción masiva que requiere China.

Misión técnica de Air China

El embajador de China en Panamá señaló que en el mes de diciembre una misión técnica de la aerolínea estatal Air China visitó el país para conversar con las autoridades.

Todavía quedan pendientes trámites legales, pero se mantiene el plan de dos vuelos semanales a Panamá, vía Houston.  De manera inicial la inauguración se anunció para el mes de marzo de 2018, pero podría postergarse hasta el mes de abril.

Sara Pardo, expresidenta de la Asociación Panameña de Hoteles (Apatel) y gerente general del Sheraton Grand, dijo que la llegada de turistas chinos, sea por la activación de esta nueva línea aérea o los acuerdos derivados de un TLC, impulsa al sector a tomar medidas como contar con personal que hable mandarín e incluso diseñar menús adaptados a sus expectativas.

Pardo observa que Panamá, además de destino, puede jugar un papel fundamental de tránsito de turistas chinos a otros países, promoviendo estadías de dos y tres días, con paquetes para este tipo de viajero.

La llegada de nuevos mercados, reflexionó, siempre permitirá reactivar la ocupación hotelera, pero lo más importante es vender el destino (Panamá), con lo cual “a todos nos irá mejor”.

Tren a Chiriquí

El embajador Qiang, reiteró que se mantiene el proyecto del tren Panamá-Chiriquí, estudio de factibilidad para el cual Beijing ha ofrecido un fondo de asistencia no reembolsable.

Descartó la posibilidad en el futuro inmediato de extender la ruta hacia otros países. En la actualidad solo están enfocados en el tramo nacional.

Por otra parte, se conoció que la semana pasada estuvieron en el país los representantes del estatal Banco de China y del Banco Industrial y Comercial de China, el más grande de esa nación y del mundo. “Esta visita representa un fuerte interés en entrar en el mercado panameño”, afirmó el diplomático.

Reiteró la posición estratégica que juega Panamá en la Ruta de la Seda, concepto que además del intercambio comercial y logístico, promueve temas de gobernanza global y conectividad.

Al evaluar el desarrollo de la relación diplomática con Panamá, expresó su satisfacción por los logros de estos últimos meses, con resultados rápidos, acuerdos y visitas de alto nivel con el mejor interés de conseguir beneficios recíprocos. el embajador de la República Popular China en Panamá se confiesa satisfecho.

“He aprendido muchas cosas. Siempre digo que Panamá es un país cálido en su clima y su gente. El pueblo panameño es trabajador, pero también sabe gozar la vida. Son personas con mucha energía positiva y optimistas”. 

Violeta Villar Liste
violetavillarliste@gmail.com
Especial para Capital Financiero

Más informaciones

Comente la noticia