Tortuguero: El laberinto verde

Tortuguero: El laberinto verde

Diana Lucía Salas Víquez

Corresponsal en Costa Rica

El Caribe saluda. Abre los brazos con frescura y no guarda secretos al visitante curioso que desee conocer las riquezas de un laberinto natural.

La aventura comienza al navegar el río Reventazón Parismina, justo al salir del Puerto Ecológico Caño Blanco, en Costa Rica. El trayecto hacia Tortuguero puede iniciar también desde Pavona, Parismina o Moín.

En la salida, el agua y el viento son uno. Degustará mejor los sabores, colores y contrastes de esta costa si incluye en su equipaje un libro sobre aves, pues serán frecuentes los encuentros con diversidad de animales en las orillas del agua dulce.

En el Parque Nacional Tortuguero le esperan cerca de 19.000 hectáreas terrestres y 52.265 hectáreas marinas protegidas. Pero no se inquiete, el trayecto se convertirá poco a poco en una especie de tour. No le será difícil observar caimanes, una gran variedad de peces, aves y vegetación extensa y frondosa.

La zona reporta alrededor de 80 a 90 especies marinas.

Al llegar a la comunidad de Tortuguero podrá admirar de un lado el agua dulce, y a tan solo 300 metros, el mar y la arena.

Se trata de un pueblo que no puede ser igual a ninguno. La ausencia de vehículos lo asegura.

Los caminos terrestres en Tortuguero no saben de contaminación vehicular. Las bicicletas son dueñas y señoras de los trayectos. Los taxis y los buses son aquellos de motor y cualidades marítimas.

De norte a sur, el pueblo en tierra firme no sobrepasa los dos kilómetros, para un total de 1.500 habitantes.

 

El pueblo sin humo 

Lo que nos separa del encanto de la brisa y de esos canales majestuosos es un viaje de 80 km al noreste de Limón, aproximadamente una hora y media en bote hasta el pueblo de Tortuguero. Si lo desea, también puede trasladarse por vía aérea.

Los hoteles del Grupo Pachira, el hotel Evergreen, Aninga, Laguna Logde, Ilan – Ilan, Turtle Beach Lodge y el Baula son algunas de las opciones de hospedaje.

El pueblo cuenta con alumbrado eléctrico, restaurantes y bares que permiten recibir y despedir el atardecer que se pierde entre los canales.

También encontrará tiendas de suvenires, supermercados, una iglesia y la escuela a la orilla de la playa.

 

Cita con las tortugas

Ver desovar a una tortuga debería ser un requisito por cumplir para los viajeros amantes de la naturaleza.

Observar a esos enormes animales abandonar el agua para encontrar un lugar donde anidar es inspirador.

De agosto a octubre es la mejor temporada para observar el desove en el Caribe.

Como la espera apremia, llega el turno de observar la tortuga verde. Con silencio y distancia se debe esperar a que haga su nido.

Procede luego a cavar un hueco profundo para depositar sus huevos, que pueden llegar a sumar hasta 110.

Luego del desove, la tortuga verde tapa y camufla el lugar, es decir revuelve la tierra para que no se note el sitio donde dejó sus huevos.

Lista su tarea descansa y procede a dirigirse al mar. El trayecto desde su nido hasta la playa se hace eterno al ritmo de su esfuerzo. Avanza despacio y frente a todos los espectadores se entrega al mar. La tortuga registra la colonia más grande que llega a Tortuguero de junio a setiembre.

En la zona también desova la tortuga carey y la baula.

La verde puede anidar varias veces en un mismo periodo y salir a desovar cada dos o tres años.

Su periodo de gestación es de un mes, y los huevos deben estar enterrados unos dos meses.

La tortuga verde puede llegar a medir hasta 1,60 metros y pesar unos 200 kilogramos.

En una noche pueden visitar el Parque Nacional de 120 a 140 tortugas. Los horarios para poder admirarlas se dividen en dos turnos, uno de 8:00 p.m a 10:00 p.m y el otro de 10:00 p.m a 12:00 m.n.

Suerte si una luna llena acompaña la playa y, aún más, si una tormenta kilómetros mar adentro obsequia luz con falsos flashes .

La entrada al Parque Nacional Tortuguero tiene un costo de $10 para extranjeros y 1.000 colones para nacionales.

El costo del recorrido para observar las tortugas es de unos $20 aproximadamente. La mejor temporada para observarlas son los meses de agosto a octubre.

Tortuguero recibe unos 140.000 visitantes al año y es el tercer lugar más visitado de Costa Rica.

Los tours son diversos y van desde visitas a los canales, caminatas nocturnas,canopy , hasta visitas al pueblo, etc.

De regreso, la brisa golpea el bote mientras rompe con la pulcritud del santuario natural. El público animal nos espera de nuevo en las orillas, mientras en su hogar, ellos desayunan, almuerzan y pescan.

Más informaciones

Comente la noticia