TPC elevará la competitividad de Panamá

TPC elevará la competitividad de Panamá

Hitler Cigarruista

hcigarruista@capital.com.pa

Capital

Pese a que fueron los grupos económicos que más se opusieron a la firma del Tratado de Promoción Comercial (TPC) firmado con Estados Unidos (EE.UU.), el sector agropecuario y el industrial no sólo serán los primeros en beneficiarse de las ventajas arancelarias que ofrecerá este acuerdo, ratificado abrumadoramente por Congreso estadounidense la semana pasada, sino que además contarán con mayor protección que la que reciben sus pares de la región con acuerdos similares.

El tema de acceso a mercado en bienes agropecuarios e industriales fue uno de los más dificiles de abordar para ambos equipos negociadores durante las diez rondas de conversaciones que se desarrollaron para alcanzar un acuerdo final.

Sin embargo, al cerrarse el acuerdo Panamá no sólo logró un acceso libre e inmediato para una gran variedad de productos al mercado estadounidense, sino también un programa de desgravación arancelario de hasta 20 años, períodos de gracia de hasta 10 años y cuotas de acceso más ventajosas que las pactadas por EE.UU. con otros países de la región.

Acceso inmediato

Según lo pactado, EE.UU. dará acceso libre e inmediato a un gran número de productos agropecuarios e industriales sensibles para Panamá, como maíz, porotos, carne bovina, tomate, zanahoria, brócoli, lechuga, sorgo, jugos de frutas, concentrados, gaseosas, cerveza, lácteos, galletas, harina, pastas, camarones, pescado congelado, postres, snaks, escobas y embutidos. El acuerdo alcanzado incluyó además la consolidación de los beneficios otorgados en la Iniciativa para la Cuenca del Caribe (ICC) a las exportaciones no tradicionales panameñas, como sandía, melón, zapallo, ají, ñame, yuca, otoe, hongos, palmito, piña y plátano, las cuales también podrán ingresar al mercado estadounidense libre de arancel.

Otro logro importante para Panamá en materia agroindustrial fue la obtención de una  cuota de 100 millones de galones de etanol, que se suma a la cuota azucarera de 6.000 toneladas métricas anuales pactada a diez años.

Además, esta cuota tendrá un crecimiento de 10% anual hasta llegar a 6.600 toneladas métricas, lo cual sin duda puede potenciar el desarrollo de esta industria.

Arlene Villalaz, representante del Departamento de Agricultura de los EE.UU. en la Embajada de ese país en Panamá, señaló durante un foro organizado por la Cámara Americana de Comercio (Amcham, por sus siglas en inglés) que el TPC es una herramienta para desarrollar oportunidades de acceso de los productos panameños en su país,  toda vez que la gran mayoría de los productos que forman parte de la ICC gozarán de acceso libre e inmediato, mientras el resto de ellos serán beneficiados por un programa de desgravación de 10 años de duración.

Agregó que además Panamá tendrá contigentes en productos como azúcar, helados, leche condensada y quesos.

Villalaz explicó que para su ingreso a EE.UU. estos productos tendrán que cumplir con las normas establecidas por la Administración de Drogas y Alimentos (FDA, por sus siglas en inglés), mientras que cualquier el Centro de Prevención y Control de Desastres (CDC, por sus siglas en inglés), investigará realizará el monitoreo de enfermedades generadas por el consumo de alimentos a fin de establecer su causa y dictar políticas de prevención.

Pero para el ex presidente del la Asociación Panameña de Exportadores (APEX), Manuel Fernández, una cosa son las oportunidades que se generarán con la entrada en vigencia del TPC y otra que el sector productivo local pueda aprovecharlas para expandir las exportaciones al mercado estadounidense.

Es que en los últimos años las exportaciones agrícolas a los mercados internacionales se han reducido significativamente producto de diversos factores, como la crisis económica internacional, la falta de financiamiento, la carencia de asistencia técnica y los incentivos otorgados para la producción de alimentos de consumo masivo para el mercado interno.

Todo esto ha llevado a productores de rubros no tradicionales a abandonar sus actividades e incursionar en rubros de consumo masivo.

En ese sentido, Fernández destacó que para aprovechar las oportunidades que ofrece el TPC, al garantizar acceso libre e inmediato a los productos no tradicionales al mercado estadounidense, el Gobierno debe desarrollar una verdadera política de promoción de exportaciones, que contemple los temas que afectan negativamente a los diversos sectores que producen la oferta exportable del país

Un criterio que es compartido por el presidente de la Asociación Nacional de Ganaderos (Anagan), Gerardino Batista, quien considera que competir con la producción agropecuaria de EE.UU. no será facil, ya que ese país destina más de $300.000 millones al año a subsidiar la producción y exportación de alimentos a otros mercados, mientras en Panamá los productores carecen de este tipo de apoyos.

No osbtante, advirtió que contrario a lo que ocurre en otros rubros, la carne de res es un producto en el que nuestro país es completamente autosuficiente y por tanto los ganaderos esperan que las facilidades otorgadas para importar productos cárnicos desde EE.UU. se limitarán a los cortes que demanda la industria turística, ya que la ganadería local cuenta con la suficiente calidad para competir con la carne importada.

Otros beneficios pactados 

En cuanto a los textiles, a pesar de la insistencia de EE.UU. de establecer normas estrictas en materia de origen, acumulación y salto de capítulo, Panamá logró excluir del cumplimiento de esas normas a las molas elaboradas por los indígenas Kunas.

Exclusión que no sólo beneficiará a los artesanos que se dedican a la elaboración de esta singular forma de arte autóctono, sino también a cualquier prenda de vestir a la que sea incorporado, siendo éste el primer reconocimiento de EE.UU. a un producto indígena en un acuerdo de libre comercio.

Además, EE.UU. aceptó incorporar al tratado un artículo que permite la reparación no urgente de barcos en Panamá, de forma tal que se elimine la sobre tasa del 50% del valor de cualquier reparación fijada en el American Act o Legislación Americana, algo inédito en los acuerdos de libre comercio firmado por ese país.

Y por si esto fuera poco, Panamá logró incorporar en el TPC una carta de entendimiento en que EE.UU. reconoce la preservación de origen para todas las mercancías que ingresen a la Zona Libre de Colón, además de limitar sus aspiraciones de monitoreo a vigilar que no haya transformación de mercancías en esa zona franca.

Mientras que los bancos, aseguradoras y otras empresas que participan del sector financiero se beneficiarán del compromiso estadounidense de otorgarles Trato Nacional si deciden incursionar en ese mercado, esto significa que no pueden ser objeto de políticas discriminatorias.

Una economía más competitiva

El presidente de la Cámara de Comercio, Industria y Agricultura de Panamá, Federico Humbert, admite que este acuerdo comercial no sólo plantea un reto importante para los sectores productivos, quienes tendrán que hacer importantes ajustes para poder aprovechar las oportunidades que les ofrece, sino que además obligará a todos los agentes económicos del país a ser más eficientes y competitivos, para poder competir con los productos y servicios estadounidenses que ingresarán al mercado local.

A esto se suma, según Humbert, la posibilidad de atraer inversión productiva al país, al ofrecer a capitales extranjeros la posibilidad de aprovechar los beneficios arancelarios contemplados en el TPC tanto en el sector agropecuario como en el industrial.

Por ello concluyó que aunque implica retos importantes, el TPC hará más competitiva a la economía panameña, lo que se traducirá en más inversión privada local y extranjera, más empleos y una mejor calidad de vida para los nacionales.

El presidente de la Unión de Consumidores y Usuarios de la República de Panamá (Uncurepa), Pedro Acosta, considera que el TPC, no tendrá un impacto positivo inmediato en el costo de la canasta básica familiar porque los comerciantes panameños nunca transfieren a los consumidores el 100% de las rebajas arancelarias pactadas en ellos. Pero advirtió que el ingreso al mercado local de los comerciantes deempresas estadounidense de  comercio al por menor, sí será importante en este aspecto. En tanto, el dirigente sindical Saúl Méndez advirtió que el TPC no es otra cosa que la entrega del mercado panameño a las transnacionales estadounideses, por lo que no se debe esperar ningún beneficio de este acuerdo.

Más informaciones

Comente la noticia