Trabajadores desconocen sus derechos

Trabajadores desconocen sus derechos

Personalmente pienso que el sindicalismo  en el mundo ha perdido fuerza, porque la tecnología y  la diversidad está superando su proteccionismo

IMG-20160419-WA0059

BDS asesores, es una firma  de abogados  que mantiene oficinas  en toda Centroamérica, las  que dirige desde su sede principal, ubicada en Costa Rica. Inició su proceso de expansión en Panamá, luego extendió sus operaciones a El Salvador y República Dominicana, y posteriormente se instaló en Nicaragua, Honduras y Guatemala.

Ya son tres años los que lleva  de estar operando en Panamá, dedicándose al derecho laboral y a  temas migratorios.

La firma sigue creciendo y en Panamá el objetivo es mantener ese crecimiento para continuar apoyando a los clientes del Grupo Liebler y BDS, que en su mayoría son  empresas multinacionales que operan en el país, aunque también atienden a empresas locales.

BDS forma parte de  la firma de abogado más grande del mundo en materia de derecho laboral empresarial, Liebler, que cuenta con oficinas en casi todo el continente americano. En Europa, mantiene presencia en Alemania y Francia, y está próxima a iniciar operaciones en España.

-¿A qué obedece que los trabajadores conocen muy poco sobre sus derechos laborales?

-Pienso que no solo ocurre en Panamá, sino en todas partes del mundo, generalmente el trabajador cuando ingresa a una empresa lo que quiere es trabajar, y va con el tiempo conociendo sus derechos.

Quizás conoce sus derechos básicos, saben que tienen derecho a vacaciones, a un décimo tercer mes, pero desconocen temas como la prima de antigüedad y las jornadas extraordinarias. En Panamá el Código de Trabajo se remonta a 1971, y pese a las modificaciones que se han introducido, lo referente a la  jornada de trabajo se ha mantenido igual.

El Código de Trabajo, que   fue inspirado en la ley Federal mexicana del trabajo, contempla normas que hoy día en muchos países han sido superadas.

Los trabajadores quizás ignoran que existe lo que se llama recargo sobre recargo, donde un  trabajador que labora cuatro horas extraordinarias en un día, por las tres primeras horas tiene derecho a un recargo de 25% y por la cuarta hora un recargo de 25% más 75%, porque la ley busca que el trabajador no labore sobre tiempo, por lo que se trata de una especie de penalidad a la empresa por permitir que el trabajador labore más de lo debido.

-¿Qué se puede hacer para que el trabajador  pueda conocer todos  sus derechos?

-Generalmente donde hay sindicato, éste procura que el trabajador conozca sus derechos. En Panamá donde el sindicalismo no es fuerte, sobretodo en el sector servicios,  pienso que los trabajadores lo van entendiendo en la medida en que lo van leyendo.

Muchos también asisten a orientación laboral en el Ministerio de Trabajo y Desarrollo Laboral (Mitradel), sin embargo, esto resulta  peor todavía, porque a los orientadores hay que orientarlos, ya que están perdidos y dicen cosas que lo que provocan es más problemas. Si tú como trabajador vas al Mitradel a buscar orientación y te dicen algo, nadie te quita de la cabeza que eso es lo correcto, cuando lo que te han dicho está totalmente fuera de  la ley, y es algo que nos sucede con frecuencia.

-¿Mucha gente no confía en el Mitradel?

-Yo pienso que sí. El Mitradel, unas veces más otras veces menos, busca  la protección del trabajador, que es su principal misión. La mayoría de las empresas respetan los derechos y las obligaciones de los trabajadores, aunque  muchos trabajadores solo se preocupan por sus derechos y olvidan sus obligaciones, pero las obligaciones de los trabajadores también son importantes.

-¿Muchos empleados se sienten seguros si están sindicalizados?

-Todos los empleados tienen los mismos derechos. Los dirigentes de los sindicatos son personas que se supone conocen más el derecho laboral y, a la vez, son un puente  para resolver y negociar convenios colectivos con la empresa, que siempre van a resultar en beneficios adicionales para el trabajador.

Personalmente pienso que el sindicalismo en el mundo ha perdido fuerza, porque la tecnología y la diversidad está superando su proteccionismo, y las estadística así lo indican.

-Qué es en realidad el fuero maternal?

-El fuero es un privilegio, es una garantía que tiene la mujer en estado de gravidez, que en el momento que conoce que está en estado de gravidez le comunica a la empresa, entra en un periodo donde efectivamente la empresa no puede unilateralmente despedirla, pero, no quiere decir que no puede sancionarla, los trabajos siguen igual, lo que no puede es despedirla así haya faltado 10 días sin presentar un certificado médico, así haya golpeado a un compañero o incurrido en una falta grave, la empresa unilateralmente no la puede despedir.

Ese fuero se extiende hasta un año después que la trabajadora se reintegre a sus laborales luego de disfrutar de su licencia de maternidad. Originalmente el Código de Trabajo tenía tres meses, con la reforma de la Constitución en 1972 se aumentó al año, entonces la protección es de prácticamente de un año más nueve meses más el periodo de licencia de maternidad.

La única manera que un empleador puede despedir a una trabajadora que goza de fuero de maternidad, es solicitando la autorización a un juez de trabajo, es un proceso donde el empleador se convierte en demandante, y demanda el despido de la trabajadora, ésta tiene derecho a la defensa y si el empleador prueba que la trabajadora incurrió en esa falta, el juez debería en un juicio abreviado, fallar en favor de la empresa, generalmente no es nada abreviado, demora más, la mujer puede parir y todavía sigue el pleito, además tiene derecho a apelar al tribunal superior de trabajo y además recurrir a la Corte Suprema de Justicia como recurso de casación, porque un pleito de esos perfectamente pueden durar tres años, y es por eso que es mejor esperar que termine el fuero.

También es la falsa creencia de que el empleador puede decir te pago tu fuero y te vas, no puede, si la colaboradora dice que no, la empresa tiene que acatar esa decisión.

-¿Por qué muchas empresas a la hora de despedir a un trabajador prefieren el mutuo acuerdo?

-La palabra lo dice mutuo acuerdo. Mutuo implica a que ambas partes convinieron que así fuera, la empresa no puede decirte aquí va tu mutuo firma y vete. En la práctica el 99% de las veces es la empresa que recurre al trabajador para decirle, te propongo que terminemos la relación de trabajo y aquí te voy a pagar esto, el empleado puede decir sí o no.

Si el trabajador dice no, no firma, entonces el empleador tiene dos opciones, o mantener la relación de trabajo o despedirlo como hacen muchos inventando una causa, sabiendo que sus riesgos económicos con ese despido lo constituye: El pago de la indemnización, el recargo de 25% si no está al día en el fondo de cesantia, más tres meses de salarios caídos que es el máximo de lo que establece la ley.

Se puede cuantificar cuánto va a costar el despido más el abogado y demás. Pero, en la práctica por mi experiencia, la gran mayoría de los casos los trabajadores aceptan el mutuo consentimiento porque al final de cuenta el empleador es el que tiene el mando de alguna manera, salvo que el trabajador tenga algún fuero que lo proteja y no pueda hacerlo.

El mutuo no significa que el empleador tenga que pagar una indemnización o algo, cuando ocurre la terminación de la relación laboral, indistintamente de la forma como se de, hay que pagar, las vacaciones proporcionales por salario, décimo tercer mes proporcional y prima de antigüedad, son tres derechos. La indemnización no es un derecho, la indemnización es lo que en derecho llamamos una expectativa, es decir si el despido es injustificado te obligan a pagar una indemnización, entonces qué hace el empleador en un mutuo cuando no tiene causa, te ofrece el pago de la indemnización, es por eso que se acostumbra en los mutuo a incluir el pago de la indemnización.

Leoncio Vidal Berrío M.
Capital Financiero

Más informaciones

Comente la noticia