Transporte de petróleo ve nubes negras en el horizonte

Transporte de petróleo ve nubes negras en el horizonte

La producción petrolera estadounidense está disminuyendo y la demanda se está desacelerando

Oil tanker

Una nueva ola de construcción de buques cisterna y las perspectivas de menores suministros de crudo están ejerciendo presión sobre el negocio de transporte de petróleo, que ha estado en auge y es uno de los pocos segmentos positivos para la industria naviera global.

Los bajos precios del crudo y un aumento de la producción han sido una bendición para los 2.000 buques cisterna del sector naviero. El costo de alquilar estas embarcaciones alcanzó el año pasado niveles casi récord, mientras que un menor precio de los combustibles ha impulsado la rentabilidad de dichos navíos.

Una señal del buen momento es que muchos puertos están tan congestionados con buques cisterna que las embarcaciones están recorriendo sus rutas a una velocidad más baja. En los últimos meses, el buque promedio ha reducido su velocidad en 10%, para minimizar el tiempo cesante, dice Paddy Rodgers, presidente ejecutivo del operador de flotas belga Euronav.

Sin embargo, analistas y agentes marítimos están pronosticando aguas más agitadas para las cientos de empresas que transportan crudo alrededor del mundo. Construidos principalmente en los vastos astilleros de Asia, se prevé que la flota se expanda en más de 200 nuevos buques cisterna para 2017, el mayor ritmo de construcción de navíos en cuatro años, de acuerdo con Drewry Maritime Research.

Más de 40% de esas nuevas embarcaciones estarán entre los buques cisterna más grandes, conocidos como Very Large Crude Carriers, o VLCC, con una capacidad de carga de más de 2 millones de barriles de crudo, suficiente para llenar 140 piscinas olímpicas o suplir las necesidades de petróleo de Alemania por un día.

Un tercio de los buques serán del segmento Suezmax, la siguiente categoría en tamaño, bautizados así porque son las embarcaciones más grandes que pueden atravesar el Canal de Suez.

Se prevé que esos nuevos navíos, que fueron ordenados cuando la capacidad era menor, lleven las tarifas de carga a la baja y que salgan al mercado justo cuando los recientes cambios en el mercado del crudo están perjudicando a los transportadores de petróleo. En las últimas semanas, los precios del petróleo se han recuperado y los principales productores han indicado una voluntad de al menos considerar la posibilidad de un congelamiento de la producción. La producción petrolera estadounidense está disminuyendo, mientras que la Agencia Internacional de la Energía indica que el crecimiento de la demanda se está desacelerando.

Tomados en conjunto, eso significa que el exceso de crudo alrededor del mundo, que ha generado ganancias para los operadores de buques cisterna, podría empezar a disminuir. Algunos cargos de alquiler de estas embarcaciones ya empezaron a bajar. El Baltic Dirty Tanker Index, el índice de referencia para las tarifas de buques cisterna, ha caído 40% desde su máximo de julio del año pasado. Drewry proyecta que el alquiler anual de VLCC caerá 6% este año, luego de subir casi 75% en 2015, a $46.500 al día.

Los precios del crudo no pueden estar bajos por siempre, dice Denis Petropoulos, presidente del grupo de Asia en Braemar Shipping Services PLC, un agente marítimo con sede en Londres. Hay mucha nueva actividad de construcción (de buques cisterna) durante los próximos dos años, y esas nuevas embarcaciones que ingresen al mercado probablemente afectarán las tarifas, independientemente de los precios del crudo.

El aumento de la construcción de buques apuntaba a responder a una reciente escasez de embarcaciones para transportar crudo. Durante la crisis financiera, el negocio de los buques cisterna tuvo problemas conforme la demanda de crudo disminuyó. Sin embargo, una rápida recuperación del consumo, un alza de la producción estadounidense y suministros constantes de los principales exportadores impulsaron una rápida recuperación.

Dan Strumpf 
Dow Jones

Más informaciones

Comente la noticia