Transporte público, materia pendiente

Manuel Luna G.

Capital

 

El transporte público sigue siendo una materia pendiente y en los últimos días esto ha quedado evidenciado aún más. Con el incremento del pasaje, el gobierno apaciguó a los conductores que estaban dispuestos a paralizar sus labores, pero desató una crítica generalizada de la población y puso al desnudo que los grandes problemas del transporte público no se han resuelto, se han incrementado.
Y no sólo eso,  hay quienes han argumentado que el aumento se dio al margen de la ley.
Si bien es cierto que el  Metro Bus y el Metro son dos proyectos que deberán ayudar a mejorar el transporte público y facilitar el tráfico por la capital, esto no es razón para  permitir que se mantenga la anarquía en el transporte selectivo y colectivo.
Las autoridades del tránsito están obligadas a hacer cumplir la ley y no se pueden seguir excusando con aquello de que no cuentan con suficiente personal.
No se debe permitir que  conductores sin la edad requerida sigan conduciendo buses del transporte colectivo, que en horas de la noche los usuarios tengan que pagar el doble por trasladarse de un punto a otro o que los conductores de taxis incrementen la tarifa a  discreción.
Más del 50% de los panameños utiliza el transporte público y trasladarse desde la periferia al centro de la ciudad toma entre 70 y 95 minutos, algo que tiene una incidencia negativa en la productividad.
Es urgente que se adopten acciones tendientes a mejorar el sistema de transporte público, no sólo en la ciudad capital sino también en el resto del país y es que las deficiencias saltan a la vista.
Sólo la Autoridad de Tránsito Terrestre parece no conocerlas y una de las medidas debe ser revisar el servicio que brindan las  diferentes concesionarias, para establecer medidas que permitan mejorar el servicio que prestan.
Hay que hacer una reingeniería en el transporte público. Al igual que se ha propuesto el Metro y el Metro Bus en la capital, hay que brindarle alternativa a los miles de panameños que residen en el sector Oeste, porque el sistema actual es caótico.
La falta de un eficiente servicio de transporte podría hacer peligrar el auge inmobiliario que se  registra en esta zona y de nada servirían las inversiones que se realizan en infraestructuras viales y en modernos centros comerciales.
Las autoridades deben empezar por  elaborar un plan tendiente a acercar el Oeste con la capital y eso es a través de un eficiente servicio de transporte público.

Más informaciones

Comente la noticia