Trump incluye el destino del TLCAN en el debate sobre la inmigración

Trump incluye el destino del TLCAN en el debate sobre la inmigración
El presidente estadounidense le dice a México que asegure su frontera sur o enfrente la pérdida del pacto comercial.| EFE/EPA/Michael Reynolds

Donald Trump afirmó que está preparado para detener el Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN) si México no asegura su frontera con Estados Unidos, conforme prometía tomar más medidas para reprimir la inmigración ilegal.

En una serie de tuits publicados el domingo, el presidente acusó a los mexicanos de hacer poco o nada para detener el flujo de personas de otros países latinoamericanos a través de su frontera sur quienes luego se encaminan haciaEstados Unidos.

“Deben detener el enorme flujo de drogas y de personas, o les voy a quitar su mina de oro, el TLCAN”, dijo.

El presidente también repitió su deseo de erigir un muro a lo largo de la frontera entre los dos países.

Trump sugirió que ya no estaba dispuesto a respaldar un acuerdo con los demócratas estadounidenses para garantizar el estatus de las personas cuyos padres las ingresaron ilegalmente al país cuando eran niños —los llamados Soñadores— y les pidió a los legisladores impulsar nuevas leyes para fortalecer la frontera estadounidense.

Trump ha amenazado en repetidas ocasiones con retirarse del TLCAN, el cual representa un 25% de la economía mundial.

Estados Unidos, Canadá y México han estado involucrados en el laborioso proceso de renegociación del acuerdo desde agosto pasado, incluso aunque el presidente estadounidense se ha comprometido a aplicar estrictas políticas comerciales destinadas a proteger secciones del sector manufacturero estadounidense.

El presidente ha optado por excluir temporalmente a los aliados, entre ellos Canadá, México y la Unión Europea, de sus aranceles al acero y al aluminio que lanzó el mes pasado.

Asuntos migratorios

El domingo, el enojo de Trump pareció enfocarse en el manejo por parte de México de los asuntos migratorios y el tráfico de drogas, pues acusó al país de reírse de las “tontas leyes de inmigración” estadounidenses.

El presidente sugirió que cualquier acuerdo relacionado con el TLCAN dependería de la capacidad de México para reprimir el flujo de personas que atraviesan sus fronteras.

También se quejó de que los agentes de la patrulla fronteriza estadounidense no podían hacer bien su trabajo y declaró que el acuerdo sobre el programa de Acción Diferida para los Llegados en la Infancia (DACA) ya no sería negociable. “¡YA NO HAY MÁS ACUERDO SOBRE DACA!” declaró el presidente.

El programa DACA de la era Obama protegía de la deportación a algunas personas que habían ingresado al país ilegalmente siendo niños, pero la administración Trump decidió cancelarlo el año pasado. La Casa Blanca tenía el propósito de terminarlo a principios de marzo, pero la medida se ha estancado como consecuencia de las batallas en los tribunales federales.

El tono de línea dura de Trump en cuanto a temas de inmigración resulta motivador para sus principales partidarios mientras los republicanos se preparan para las elecciones de mitad de período que se celebrarán a finales de este año. Pero un sondeo de la Universidad Quinnipiac realizado en febrero sugirió que el 80% del electorado quiere que se permita que los niños indocumentados traídos a Estados Unidos permanezcan en el país y que finalmente puedan solicitar la ciudadanía.

El presidente había dicho previamente que estaba abierto a un compromiso sobre DACA, antes de atacar a los demócratas por no lograr un acuerdo en el congreso. Trump dijo el domingo que la situación con la frontera entre Estados Unidos y México era “cada vez más peligrosa” y afirmó que vendrían “caravanas” de personas.

Al preguntársele mientras se dirigía a un servicio de la Pascua en Florida sobre su tuit relacionado con DACA, Trump reiteró su afirmación de que los demócratas habían acabado con cualquier esperanza de llegar a un acuerdo. “México tiene que ayudarnos en la frontera. Si no nos ayudan en la frontera, sería algo muy triste“.


Por: Sam Fleming
Financial Times

Más informaciones

Comente la noticia

Ver todas las noticias

Patrocinado por BANCO GENERAL