Trump presiona aún más a Arabia Saudita para que baje los precios del petróleo

Trump presiona aún más a Arabia Saudita para que baje los precios del petróleo
El llamado a aumentar la producción coincide con las crecientes preocupaciones de los productores por el exceso de oferta| Cortesía

El presidente estadounidense, Donald Trump, alabó a Arabia Saudita por ayudar a reducir los precios del petróleo y presionó aún más al reino para que mantuviera esta reducción, incluso en momentos en que se han intensificado las negociaciones entre las naciones productoras para promulgar nuevas reducciones de la producción.

“Los precios del petróleo están bajando. ¡Excelente! Es como un gran Recorte Fiscal para Estados Unidos (EE.UU.) y el Mundo”, dijo el señor Trump en un tuit, sugiriendo que la reciente reducción de los precios del crudo ayudaría a los grandes países consumidores como EEUU al reducir los precios del combustible.

Gracias, Arabia Saudita, ¡pero que se reduzcan más!”, añadió.

Los analistas del sector energético cuestionan cómo la muestra de apoyo estadounidense hacia el reino después del asesinato del periodista Jamal Khashoggi — en momentos en que Arabia Saudita está lidiando con su mayor crisis con el mundo occidental desde los atentados del 11 de septiembre (15 de los 19 secuestradores eran saudíes) — podría influir en la política petrolera saudita.

El nuevo tuit se produce un día después de que el señor Trump reafirmara su apoyo a Arabia Saudita en medio de las repercusiones provocadas por el asesinato del señor Khashoggi, y dijo en una declaración inusual que EE.UU. seguiría siendo un socio “incondicional”.

Los productores mundiales encabezados por el líder de facto de la Organización de Países Exportadores de Petróleo (Opep), Arabia Saudita, han estado discutiendo nuevas reducciones de la producción en medio de preocupaciones sobre un posible exceso de oferta y mientras el grupo lidia con unos precios del petróleo que han caído en más de un 25% desde el mes pasado.

“Se puede presentar un gran argumento en favor de que los países reduzcan la producción si se observa el panorama de la oferta y la demanda”, dijo Amrita Sen de la consultora Energy Aspects. “Pero la complicada relación entre EE.UU. y Arabia Saudita hace que sea imposible para el mercado saber si Arabia Saudita actuará sólo basándose en los fundamentos”.

A principios de este año, EE.UU. le pidió a la Opep que pusiera más barriles en el mercado para compensar las pérdidas de Irán mientras se preparaba para imponer nuevas sanciones a la industria petrolera iraní.

Los productores encabezados por Arabia Saudita y Rusia relajaron las restricciones de suministro y se comprometieron a aumentar la producción, sólo para que EE.UU. pudiera otorgar exenciones este mes para que los grandes consumidores de petróleo iraní pudieran comprar el crudo del país.

Esto provocó una disminución de los precios del crudo, conforme el mercado también se ve afectado por un rápido aumento de la producción de petróleo de esquisto estadounidense y preocupaciones sobre una desaceleración de la economía mundial que podría afectar la demanda de petróleo.

El Brent, comerciado internacionalmente, ha caído desde su nivel máximo en cuatro años de $86 por barril en octubre hasta menos de $64 por barril, eliminando prácticamente todas las ganancias de este año. El West Texas Intermediate, la referencia estadounidense, cayó de $76 por barril a menos de $55 por barril durante el mismo período.

Productores como Arabia Saudita han señalado un posible exceso de oferta y han comenzado a hablar sobre nuevas restricciones de al menos un millón de barriles por día para cuando los ministros se reúnan formalmente en Viena.

Aunque algunos observadores de la industria desconfían de una reversión de la estrategia, Gary Ross, del fondo petrolero Black Gold, dijo que los precios más bajos del petróleo también afectarían al sector energético estadounidense.

A Trump no le interesa que los precios bajen otros $10 por barril, porque también tiene que complacer a los productores de esquisto estadounidenses. En última instancia, los saudíes intentarán equilibrar el mercado”, dijo el señor Ross.

El intento de influencia estadounidense sobre la política petrolera se produce en momentos en que Arabia Saudita también está intentando mantener la cooperación con Rusia, con la que ha desarrollado una alianza petrolera desde el año 2016. El príncipe heredero Mohammed bin Salmán podría reunirse con el presidente ruso, Vladimir Putin, al margen de la cumbre del G20 en Argentina, informó el Kremlin.

Anjli Raval
Financial Times

Más informaciones

Comente la noticia

Ver todas las noticias