Trump, Putin y el atractivo del hombre fuerte

Trump, Putin y el atractivo del hombre fuerte

power man of crowds

El auge de Donald Trump ha estado acompañado de murmullos predecibles de sólo en Estados Unidos (EE.UU.). Pero el fenómeno Trump se entiende mejor como parte de una tendencia mundial: El retorno del hombre fuerte a la política internacional.

En lugar de encabezar el proceso, EE.UU. ha llegado tarde a esta fiesta desalentadora. Los historiadores algún día podrían resaltar el año 2012 como el punto de inflexión. En mayo de ese año, Vladimir Putin regresó al Kremlin como presidente de Rusia. Unos meses más tarde, Xi Jinping, se instaló como secretario general del partido comunista chino.

Tanto el señor Putin como el señor Xi reemplazaron a líderes sin carisma Dmitry Medvedev y Hu Jintao y se movieron con rapidez para establecer un nuevo estilo de liderazgo. Los medios de comunicación ayudaron a construir un culto a la personalidad, haciendo hincapié en la fuerza y el patriotismo del nuevo liderazgo.

La tendencia que comenzó en Rusia y China se hizo rápidamente visible en otros países. En julio de 2013 hubo un golpe en Egipto, lo cual resultó en la destitución de la Hermandad Musulmana y la aparición de Abdel Fattah al-Sisi, el ex jefe del Ejército, como el nuevo hombre fuerte del país. El año siguiente, Recep Tayyip Erdogan, que ya había servido 11 años como primer ministro, fue elegido presidente de Turquía. De inmediato comenzó a fortalecer la presidencia, marginando a otros líderes políticos y reprimiendo a los medios de comunicación.

El fenómeno Erdogan demuestra que las democracias no son inmunes a la tentación del hombre fuerte. El señor Erdogan es instintivamente autoritario pero llegó al poder mediante elecciones. Narendra Modi, que fue elegido primer ministro de India en 2014, realizó una campaña en torno a su propia fuerza y dinamismo, con la promesa de revertir los años que el país pasó a la deriva bajo el dócil liderazgo de Manmohan Singh. En Hungría, Viktor Orban, un primer ministro electo, ha demostrado fuertes tendencias autoritarias.

Esta tendencia global se está acelerando. La semana pasada, Filipinas eligió como presidente a un irreverente hombre populista, Rodrigo Duterte ampliamente conocido como Duterte Harry para sustituir al cauteloso tecnócrata, Benigno Aquino.

Y luego está el señor Trump. Los estadounidenses pueden estremecerse ante la idea de que la política de EE.UU. tenga similitudes con las Filipinas o Rusia. No obstante, el señor Trump quien parece tener asegurada la nominación presidencial republicana exhibe muchas de las características de los hombres fuertes en poder, entre ellos los señores Putin, Xi, Erdogan, Sisi, Modi, Orban y Duterte.

Todos se han comprometido a iniciar un renacimiento nacional a través de la fuerza de su personalidad y su voluntad de ignorar las sutilezas liberales. En muchos casos, la promesa de un liderazgo decisivo está respaldada por una voluntad a veces explícita, a veces implícita de ilegalmente utilizar la violencia en contra de los enemigos del Estado.

Duterte Harry hasta ha incrementado sus vínculos con grupos de justicia vigilante. El uso de tácticas brutales del señor Putin en la segunda guerra de Chechenia era bien conocido entre los votantes rusos. El presunto rol del señor Modi en una masacre de 2002 en su estado natal de Gujarat fue lo suficientemente controvertido para resultar en que se le prohibiera la entrada en EE.UU. durante muchos años. El señor Sisi aseguró su permanencia en el poder con una matanza en las calles de El Cairo. Y, aun en EE.UU. donde reina el estado de derecho, el señor Trump ha prometido torturar a los terroristas y asesinar a los miembros de sus familias.

El liderazgo de los hombres fuertes por lo general va de la mano con la extrema sensibilidad a la crítica. Tanto en las administraciones del señor Putin como del señor Xi ha habido represión a la libertad de expresión. En Turquía, el señor Erdogan ha demandado a casi 2,000 personas por difamación. El señor Trump nunca pierde una oportunidad para insultar a los medios de comunicación y ha dicho que le gustaría que fuera más fácil para los políticos poder demandar a la prensa.

Por lo general, el liderazgo de los hombres fuertes gira en torno de inseguridades, miedos y frustraciones. El señor Putin y señor Erdogan han declarado que Rusia y Turquía están rodeadas de enemigos. El señor Sisi se ha comprometido a rescatar a Egipto del terrorismo. El señor Xi y el señor Modi han sacado provecho de las frustraciones de la gente común con la corrupción y la desigualdad. La campaña del señor Trump ha incorporado elementos de todos estos temas, con la promesa de frenar el declive nacional y adoptar una mano dura contra los delincuentes y extranjeros.

En un momento en que Barack Obama, el presidente de EE.UU. y Ángela Merkel, la canciller alemana, han demostrado ser internacionalistas deliberativos y prudentes, el arriesgado nacionalismo del señor Putin ha atraído admiradores en China, el mundo árabe e incluso en occidente.

El señor Trump y el señor Putin parecen haber formado una especie de sociedad de admiración mutua. Los hombres fuertes a menudo se llevan muy bien, al menos al principio. Pero debido a que sus relaciones se basan en su estilo prepotente compartido, y no en un principio subyacente, a menudo terminan en profundos choques. El señor Erdogan solía tener una relación estrecha con el señor Putin y con el presidente de Siria, Bashar al-Assad; pero estas relaciones se han convertido en amargas enemistades. Históricamente, el pacto de 1939 entre Hitler y Stalin cedió y se tornó en una guerra entre Alemania y la Unión Soviética en sólo dos años.

La alarmante realidad es que el impacto del liderazgo de los hombres fuertes raramente se limita a las fronteras nacionales. Con demasiada frecuencia, la corriente subyacente de violencia que se introduce en la política interna se derrama en el escenario internacional.

Gideon Rachman
Financial Times

Más informaciones

Comente la noticia

Ver todas las noticias

Patrocinado por BANCO GENERAL