Trump se convierte en piñata política en México

Trump se convierte en piñata política en México

Líderes mexicanos actuales y pasados descargan golpes sobre el candidato presidencial estadounidense

Trump web

Después de pasar meses intentando ignorar a Donald Trump, México se ha lanzado al ataque antes del supermartes, con dos ex presidentes comparando al candidato republicano popular con Hitler y la secretaria de relaciones exteriores describiéndolo como racista e ignorante.

Este fin de semana Felipe Calderón, presidente de 2000-2012, atacó lo que él denominó la exaltación de la supremacía blanca del señor Trump. Sus comentarios siguieron a los de Vicente Fox, su predecesor, quién dijo en una entrevista televisada que el señor Trump me recuerda a Hitler.

Yo creo que esta lógica de exaltar la supremacía blanca no es ni siquiera actuar en contra de la inmigración. Donald es descendiente de inmigrantes, dijo el señor Calderón en declaraciones realizadas después de una reunión de su Partido de Acción Nacional (PAN) en la ciudad de México. Se está refiriendo a inmigrantes que tiene que tienen un color distinto a él. Es francamente racista y explota las fibras sensibles, tal como lo hizo Hitler en su época.

La semana pasada el señor Fox atacó los planes del señor Trump para construir una barricada de casi 2.000 millas en la frontera entre México y Estados Unidos (EE.UU.), declarando, No voy a pagar por ese p*** muro.

El señor Trump respondió durante el debate republicano de la semana pasada, diciendo que el señor Fox debería de disculparse por decir groserías. El señor Fox no sólo se negó a hacerlo sino que tomó parte en una serie de entrevistas en las cuales redobló sus críticas. Le dijo a CNN que, l me recuerda a Hitlerél va a utilizar el poder presidencial para hacer lo que quiere.

No hubo respuesta inmediata del señor Trump, quien ganó la primaria en Carolina del Sur y espera cimentar su posición como líder republicano en las elecciones primarias de supermartes esta semana, en las que votarán 11 estados, incluyendo el poderoso estado de Texas, un baluarte clave de votantes latinos y el estado nativo de su rival Ted Cruz.

La semana pasada el señor Trump descartó el patrocinio de David Duke, el ex líder del Ku Klux Klan (KKK), después de que el defensor de la supremacía blanca dijera que votar en contra del señor Trump era una traición a tu herencia.

El señor Trump dijo que no sabía que el señor Duke lo estaba apoyando. Cuando los reporteros lo presionaron, él dijo, Yo reniego antes de cambiar el tema. Pero cuando habló con CNN, esquivó varias oportunidades para renegar los comentarios del señor Duke, y se rehusó a condenar al KKK.

Yo no sé nada sobre David Duke. No sé nada sobre los que abogan por la supremacía blanca, dijo el señor Trump. Cuando le preguntaron si condenaría a la organización de supremacía blanca, el señor Trump dijo, Ustedes no quieren que yo condene un grupo sobre el cual no sé nada.

El multimillonario impetuoso también tiene la costumbre de reenviar en Twitter comentarios favorables hechos por individuos a favor de la supremacía blanca.

El señor Calderón dijo que el señor Trump era menos peligroso para México que para EE.UU. mismo.

Trump representa un peligro más que para México, para el propio EE.UU., porque está generando un odio antiamericano en todo el mundo, lo cual podría traducirse en un futuro complicado para los estadounidenses. Trump los está convirtiendo en un vecino que todos van a terminar repudiando y odiando, él dijo.

La mayoría de funcionarios mexicanos han ignorado la retórica incendiaria del señor Trump, la cual incluye la descripción de muchos mexicanos que cruzan la frontera como violadores y la promesa de deportar a 11 millones de inmigrantes indocumentados. Enrique Peña Nieto, el actual presidente de México, no se ha lanzado a la pelea, pero sí ha pedido que se construyan puentes no paredes entre los firmantes del Tratado de Libre Comercio de América del Norte.

El Papa Francisco también criticó al señor Trump sobre su plan para construir la pared. Una persona que sólo piensa en la construcción de muros, dondequiera que se encuentren, y no en la construcción de puentes, no es cristiano, declaró el pontífice a reporteros este mes en su vuelo de México a Roma. Eso no está en el Evangelio.

Claudia Ruiz Massieu, Secretaria de Relaciones Exteriores, afirmó sin rodeos al Washington Post que cuando dices cosas ignorantes, eres ignorante y describió el plan del muro en la frontera del señor Trump como imposible e impráctico, ineficiente, errado y francamenteno es algo inteligente.

El gobierno mexicano ha debatido la mejor manera de lidiar con el señor Trump. La administración piensa que decir demasiado le dará demasiado oxígeno al magnate estadounidense, pero que decir muy poco expondrá al gobierno a críticas de timidez de la oposición.

La guerra de palabras con México surge conforme el señor Trump busca evitar preguntas sobre sus impuestos y su uso de inmigrantes indocumentados de Polonia para ayudar a construir la Torre Trump en Nueva York. Su rival Marco Rubio lo denomina como un estafador. A pesar de la lucha con México, hasta ahora el señor Trump ha tenido resultados positivos de votantes hispanos en las elecciones primarias. Pero no todos los latinos lo quieren.

Las piñatas de Trump son tan populares en Tijuana en este momento que tienes que hacer un pedido especial para comprarlas, dijo David Shirk de la Universidad de San Diego, refiriéndose a las figuras de papel maché que los mexicanos tradicionalmente rompen a palos en las fiestas.

Jude Webber y Demetri Sevastopulo
Financial Times

Más informaciones

Comente la noticia

Ver todas las noticias

Patrocinado por BANCO GENERAL