Turistas chinos podrían amenazar el poder blando de Beijing

Turistas chinos podrían amenazar el poder blando de Beijing

Turistas de China generalmente rechazan pasatiempos occidentales como tomar el sol

Young romantic Asian couple in Paris, France

Son descorteses y estridentes, piensan que el dinero lo soluciona todo y no respetan la cultura de los países que visitan. Hace una o dos décadas estas cualidades describían al típico turista estadounidense en Europa y Asia. Hoy en día, un nuevo grupo está compitiendo por el título de turistas mal portados.

Más de 70 millones de chinos continentales viajaron al extranjero el año pasado, realizando un promedio de 1,5 viajes, según estimados de McKinsey, una empresa de asesoría de gestión. Muchos de ellos volvieron a casa sin ofender a nadie.

Sin embargo, numerosos informes periodísticos y vídeos en el Internet muestran excepciones rudas y groseras, lo cual ha impulsado a las autoridades chinas a publicar guías de comportamiento y hasta una lista negra de los peores infractores. En la lista se encuentran una pareja que atacó con agua hirviendo a un auxiliar de vuelo, un hombre que abrió la puerta de emergencia de un avión que estaba a punto de despegar para respirar aire fresco y otro que asaltó al dependiente de una tienda en Japón por pedirle a su esposa que no se comiera la comida en la tienda antes de comprarla.

Los líderes comunistas de China se han quejado públicamente sobre cómo el mal comportamiento de los turistas está dañando los intentos de Beijing de impulsar su poder blando un enfoque persuasivo, en lugar de coercitivo, a las relaciones internacionales alrededor del mundo. Sus preocupaciones son expresadas en una de las guías oficiales de comportamiento para turistas.

La guía prohíbe escupir, fumar en espacios donde se prohíbe fumar, saltarse la cola, hablar en voz alta, robar artículos de los hoteles, ensuciar baños públicos, perseguir, golpear o darle de comer a animales y dejar huellas en los asientos de los inodoros.

Muchas de estas recomendaciones se encuentran en una guía ilustrada con caricaturas publicada por la Hokkaido Tourism Organization dirigida a los 5 millones de turistas chinos que viajaron a Japón el año pasado. Además, la guía japonesa contiene consejos para los visitantes chinos como no robarse los cubiertos de los restaurantes, no eructar en público o hacer esperar a su grupo mientras están de compras.

Este último consejo es el más relevante para los turistas chinos, ya que las compras son esenciales para los chinos que viajan al extranjero. Según McKinsey, a 80% de los turistas chinos les gusta salir de compras en sus vacaciones y cerca de 30% de los viajeros deciden su destino dependiendo de la disponibilidad de oportunidades de compra.

Esto se refleja en el hecho de que los chinos son, por mucho, los turistas que más gastan, tanto per cápita como en términos absolutos. En el Reino Unido, por ejemplo, el típico turista chino gasta más del doble que el típico turista estadounidense.

A pesar de la desaceleración económica en China, este maratón de compras no muestra señales de estar cediendo. El año pasado, los turistas chinos gastaron $215.000 millones en sus viajes en el extranjero, un incremento de 53% comparado con 2014, según el Consejo Mundial de Viajes y Turismo. Se espera un incremento a más de $420.000 millones en 2020.

Este poder adquisitivo ya ha cambiado la experiencia de viaje en todo el mundo, con la introducción de anuncios y letreros dirigidos a turistas chinos en los aeropuertos.

En algunos destinos, los cambios son más profundos. En la isla de Bali de mayoría hindú en Indonesia, el turismo chino ha cambiado la faz de Dios. Ahora en lugar de encontrar deidades hindúes como Ganesha, el dios con cabeza de elefante, en los talleres de escultura de madera y piedra, cada vez hay más figuras de deidades chinas como Budas gordos y sonrientes.

A pesar de las preocupaciones del gobierno chino y los informes de la prensa que destacan el mal comportamiento de los turistas chinos, sus encuentros negativos con otros viajeros no son comunes, especialmente considerando el número creciente de viajeros chinos.

Esto se debe en parte a que los turistas chinos generalmente evitan los pasatiempos occidentales tradicionales como tomar el sol y nadar en el mar o tomar alcohol y emborracharse en público. Ellos prefieren comer en restaurantes chinos que sólo sirven platillos chinos sin importar donde estén.

Los lugares más comunes donde los turistas occidentales suelen encontrarse con turistas chinos son los sitios de importancia cultural o histórica como el museo Louvre o el Coliseo, y en esas ocasiones pueden presenciar algunos de los comportamientos prohibidos mencionados en las guías para turistas de Beijing.

Sin embargo, los turistas de occidente también tendrán la oportunidad de ver cómo los viajeros chinos más cultos y con mayor experiencia en el extranjero se dedican a guiar a sus compatriotas con menos experiencia a comportarse como buenos turistas.

Jamil Anderlini
Financial Times

Más informaciones

Comente la noticia

Ver todas las noticias

Patrocinado por BANCO GENERAL