UE envía advertencia a Panamá en materia pesquera

UE envía advertencia a Panamá en materia pesquera
Por estimar que se ha registrado un retroceso a las mejoras realizadas en el 2014| Archivo

La Unión Europea (UE) aviso a Panamá que estaría recibiendo la tarjeta amarilla, notificación que está prevista para antes que culmine este año 2019. Esta advertencia implica que Panamá debe adecuar los procesos de cumplimiento para combatir la pesca ilegal, en los cuales la UE estima que el país ha registrado un retroceso a las mejoras realizadas en el 2014.

Los resultados de la primera auditoría realizada por el Departamento de la UE para Asuntos Marítimos y Pesca en enero de 2019, después de cinco años encontraron deficiencias respecto a los compromisos adquiridos por Panamá entre los años 2012 y 2014.

Una nueva visita de estas entidades se recibió en Panamá con la nueva administración, pero aún no se ha hecho llegar al país la copia del informe de resultados.

Un comunicado de la Autoridad de los Recursos Acuáticos de Panamá (Arap) señala que “la administración del gobierno de Laurentizo Cortizo Cohen, desde julio de 2019, ha ejecutado firmes y concretas acciones contempladas en una hoja de ruta con el objetivo de cumplir los compromisos de la República de Panamá para combatir y erradicar la Pesca Ilegal, no declarada y no reglamentada (pesca Indnr).  Situación que venía trayendo una serie de deficiencias ya advertidas desde varios años atrás”.

Arnulfo Franco, de Fipesca, fundación que aglutina al 80% de la flota pesquera de servicio internacional, recordó que en el 2012 también se le impuso una tarjeta amarilla a Panamá y el país le tomó dos años para subsanar los hallazgos.

Pero, ¿qué efecto tiene una tarjeta amarilla para el abanderamiento y las exportaciones de productos del mar hacia la UE?, Franco respondió que causa incertidumbre que los buques bajo bandera panameña tienden a irse a buscar otros registros por temor a ser  sorprendidos con una tarjeta roja.

Aclaró que los productos del mar pueden entrar a la UE, el problema será retener los barcos en el registro.

Entre las medidas asumidas por Panamá luego de la auditoría e implementada por la actual administración de la Autoridad Marítima de Panamá (AMP) y Arap, se incluye el acceso a la Ventanilla Única Marítima de Panamá (Vumpa) y los sistemas de información electrónica de expediente de buques, permitiendo acceder a la información en tiempo real, información del arribo a buques de pesca a territorio nacional. Esta herramienta aunada a la incorporación oportuna al Comité de Abordaje nos permite tener cobertura total de inspectores de primera línea a nivel nacional 24 horas al día y 7 días a la semana.

El Departamento de la UE para Asuntos Marítimos y Pesca había presentado una serie de recomendaciones al Gobierno como el fortalecimiento de la verificación previa al registro de nuevos buques, a fin de rechazar buques de dudosos antecedentes o perfil de cumplimiento.

Alentó a las autoridades a desarrollar herramientas más robustas para la supervisión de la emisión y renovación de licencias, a fin de evitar correr el riesgo de renovar dichas licencias cuando no se cumplan las condiciones y para garantizar que se pueda compartir una imagen precisa de los buques autorizados dentro de Arap y con entidades externas.

La Arap concluye su comunicado señalando “estamos seguro de que demostraremos a las autoridades regionales y organismos internacionales que Panamá es un país que cumple con sus compromisos internacionales y llevará a cabo las acciones necesarias para asegurar el cumplimiento a las medidas de ordenación pesquera a nivel nacional e internacional”.

Las exportaciones de pescado fresco y congelado son una importante fuente de ingreso de divisas para el país.

De hecho, de enero a octubre de este año su valor se situó en $39.3 millones, lo que representó una caída de 23.9% con relación a los $51.6 millones registrados el año anterior.

Sin embargo, para las empresas vinculadas al sector turismo el Estado panameño no sólo debe combatir eficazmente la pesca ilegal, sino ir más allá y poner fin al otorgamiento de licencias para pesca industrial en la bahía de Panamá para evitar el daño que esta actividad le está infringiendo al ecosistema, proteger la vida marina y favorecer el desarrollo de la actividad turística y la pesca artesanal, lo que traería mayores beneficios económicos para el país.

Guillermo Saint Malo Eleta, presidente del Grupo Eleta, empresa que cuenta con dos hoteles de lujo en el archipiélago de Las Perlas, explicó en su momento a Capital Financiero que la pesca industrial es una actividad que está afectando negativamente el ecosistema marino, ya que se basa en el uso de grandes redes en busca de especies de alto valor como el atún, sin embargo, en ese proceso arrastra otras especies, las que se ven sacrificadas inútilmente.

Agregó que esta situación tiene un agravante y es que el país no cuenta con el desarrollo institucional para vigilar que los barcos que se dedican a la pesca industrial respeten las zonas contempladas en las licencias que les son otorgadas y especialmente para que cumplan con las normas de protección de la vida marina.

Michell De La Ossa Prieto
[email protected]
Especial para Capital Financiero

Más informaciones

Comente la noticia

Ver todas las noticias