Un 10% de las imperdonables no se cumplirán

Un 10% de las imperdonables no se cumplirán

Presupuesto del Estado casi se duplicó en este quinquenio y eso ayudó a ejecutar la mayoría de las 49 metas

Palacio de las Garzas

Han pasado 52 meses desde que el gobierno del presidente Ricardo Martinelli tomó posesión de las riendas de nuestro país, cuando se empezó un camino de promesas entre las que los imperdonables, tal como los calificó el propio mandatario, serían la mayor prioridad.
Los imperdonables son 49 proyectos repartidos en diferentes áreas, que incluyen desde la disminución de la canasta básica y el mejoramiento del transporte y la salud, hasta avances significativos en materia de infraestructura, turismo, educación, vivienda y tecnología.
La mayoría de estos proyectos están en ejecución o se han cumplido ya (Ver recuadro: Proyectos cumplidos y con algún nivel de avance); sin embargo, otro grupo está en etapa aún incipiente, es difícil que puedan realizarse en los próximos nueve meses o no sencillamente no se han logrado cumplir (Ver recuadro: Proyectos pendientes).
Sin lugar a dudas, la ejecución de estos proyectos, junto a la ampliación del Canal, ha venido reflejando un impacto en el desarrollo económico y social del país y en las encuestas de la campaña presidencial, pero mientras la economía se sigue expandiendo, el costo de la vida se sigue incrementando, así lo demuestran las diferentes estadísticas.
El ministro de Economía y Finanzas, Frank De Lima, señaló que la actual administración ha trabajado arduamente en los proyectos imperdonables, pero reconoce que un 10% de esas metas no podrán ser ejecutadas antes de mayo de 2014.
El actual gobierno ha invertido gran parte de su presupuesto en estos proyectos. Según cifras de la Asamblea Nacional de Diputados, en el año 2009 el presupuesto del Estado fue de $9.743,3 millones, y en el presupuesto que fue aprobado recientemente, correspondiente al año fiscal 2014, esa cifra casi se duplicó: $17.732,9 millones (Ver gráfica: Evolución del Presupuesto).
Entre el grupo de  49 proyectos imperdonables hay tres segmentos que perfilaron desde un inicio como una prioridad para los panameños y cuyo nivel de cumplimiento no satisface a todos. Se trata de canasta básica, salud y transporte.

Canasta Básica
Martinelli prometió durante su campaña rebajar el precio de la canasta básica de alimentos (CBA), pero la cifra de ésta solo ha ido en constante incremento.
Estadísticas del Ministerio de Economía y Finanzas (MEF), reflejan un drástico aumento en el costo de la CBA en los últimos diez años, pues durante el año 2003 esta se ubicaba en $184,89, mientras que al cierre del 2012 el promedio anual alcanzó los $311,09, lo que representa un incremento de $126,20. Pero en esta administración la CBA no ha dejado de encarecerse, subió de $264.54 en 2009 a $333.40 en septiembre de este año (Ver gráfica Costos de la canasta básica).
Ante esto, el gobierno ha implementado una serie de ferias de alimentos, llamadas Jumbo Ferias; sin embargo, para el presidente de la Unión Nacional de Consumidores y Usuarios de la República de Panamá (Uncurepa), Pedro Acosta, estas ferias no han llenado las expectativas, pues son pocas las áreas en que se realizan y aún con éstas los precios han aumentado.
Para el ministro de Comercio e Industrias (Mici), Ricardo Quijano, el mayor problema de la CBA ha sido la distribución y el número de los intermediarios, por lo que se trabaja en la cadena de frío para que los precios de los productos puedan de una vez por todas disminuir al bajar sus costos.

Salud
El sector salud también se ha enfrentado sus complicaciones, pues a pesar de los planes estimados aún existen proyectos de infraestructuras que no han sido culminados.
Vislumbramos un total fracaso, señaló Domingo Moreno, coordinador nacional de la Comisión Médica Negociadora Nacional (Comenenal), quien considera que los proyectos de los Centros de Atención Primaria de Salud Innovadora (Capsi) del Ministerio de Salud (Minsa) sólo se han convertido en una ambición del gobierno para construir infraestructuras sin tomar en cuenta planes estratégicos.
El dirigente señaló que una de las pocas obras que ha tenido un buen nivel de progreso ha sido el hospital Chicho Fábrega, que cuenta con un avance promedio de 70%, pero aún así no culminarán antes de las elecciones de 2014, dijo.
Moreno advirtió que la mayoría de los proyectos de salud llevan niveles de atraso de entre 18 y 24 meses.
Por su parte, De Lima aceptó que ha habido atrasos en algunos hospitales, y que la mayor dificultad se ha observado en los tiempos de entrega, el mayor atraso ha sido por parte de los contratistas que no han avanzado al ritmo estipulado.

Transporte
Entre el grupo de los imperdonables difíciles de cumplir a cabalidad antes de finalizar el mandato también está la promesa de un sistema de transporte público digno.
Sin duda alguna, la etapa de los diablos rojos casi es parte del pasado, pero con la llegada del Metrobus, el problema de las paradas de buses y el caos provocado por los proyectos del reordenamiento vial, en vez de resolverse los problemas del transporte, se han agudizado.
Ante tal caos, David Ramírez, dirigente del Movimiento 23 de Octubre, dijo creo que hay mucho que hacer en el sector del servicio de transporte público, sin embargo hay que aceptar que ha ido mejorando, luego de referirse a las estadísticas de víctimas de accidentes de tránsito por causa de vehículos del transporte público, en las que ha habido cambio drástico.
Pero no hay que dejar de lado los defectos del sistema actual. Si se hubiese retrasado un poco más el proyecto de red vial y planificado de mejor manera, la historia hubiese sido otra, dijo. A su juicio,  con una buena planificación este cambio de sistema no sería tan perjudicial como lo es en la actualidad.
Para el dirigente, la clave para que el sistema de transporte pueda lograr los objetivos es la frecuencia de rutas, pues la falta de unidades de buses ha convertido en un calvario las largas horas de esperas que toma el usuario que utiliza este medio. Para él, con una mayor frecuencia se aliviaría la demanda de usuarios en las paradas.
La construcción del Metro en la capital panameña debe complementarse con el sistema del MetroBus, a fin de garantizar un mejor servicio que ayude a solucionar el problema del transporte en  el área metropolitana. Lo que en estos momentos hace el Gobierno constituye un inicio, pero eso no significa que se vaya a solucionar el problema del transporte antes de que finalicen en el 2014.
El problema es que aquí nos olvidamos cómo era el transporte anterior, así respondió el ministro De Lima a los usuarios que objetan el actual sistema y argumentó que en tiempos pasados se observaban con frecuencia noticias de muertos y heridos vinculados al transporte público, pero esa realidad ha cambiado.
Aunque aceptó que el sistema actual no está funcionando al 100% de su capacidad, y coincidió que entre las razones está el plan de reordenamiento vial, pero aseguró que una vez culminen estas obras se observará un mejor funcionamiento, pues se alivianará el tráfico.
De Lima dio como ejemplo a Chile, donde también se tomó la decisión de hacer un cambio en el sistema de transporte y a los chilenos les tomó 10 años que el nuevo sistema pudiese funcionar a cabalidad.

Los cumplidos
En una recopilación hecha por este medio se observaron un total de más del 80% de los proyectos imperdonables cumplidos o en ejecución,  entre ellos figuran el programa social 100 a los 70, que fue convertido recientemente en 120 para los 70 y funcionará así a partir de 2014, el aumento del salario mínimo, dotación de útiles escolares, otorgamiento de becas estudiantiles, la renovación urbana en Curundú, entre otros.
Además, un alto porcentaje de obras llevan importantes niveles de avance, como es el caso de la cinta costera tres, la construcción del aeropuerto de Río Hato, la primera línea del Metro.
Por otra parte, quedan aprobados y con presupuestos asignados otros proyectos, como los 900 estacionamientos municipales que se van a empezar a desarrollar
Por otro lado, en reiteradas ocasiones, el presidente Ricardo Martinelli ha recordado que el Metro es uno de sus imperdonables y ha dicho que su construcción cambiará a la ciudad de Panamá.
Pero el mandatario está consciente de que una sola línea no soluciona el problema y por eso ha firmado la licitación de la segunda línea del Metro, que iría hasta la 24 de diciembre. Además, proyectan la tercera línea con la construcción de cuarto puente sobre el Canal, que comunicará la capital con Panamá Oeste.

Manuel Robles Quintero
mrobles@capital.com.pa
Capital Financiero

Más informaciones

Comente la noticia