Un acuerdo secreto pone en aprietos al sector farmacéutico en México

Un acuerdo secreto pone en aprietos al sector farmacéutico en México

Las autoridades podrían cancelar la transacción se comprueba que la operación fue manipulada

Screen Shot 2016-06-30 at 10.09.55 AM

La Comisión Federal de Competencia Económica de México, más conocida como Cofece, aprobó en agosto pasado la compra de la tercera mayor distribuidora farmacéutica del país por un fondo holandés prácticamente desconocido, asegurando que no creía que la adquisición afectaría la competencia en el mercado.

Lo que los reguladores no sabían entonces era que el principal propietario de Nadro S.A. el mayor distribuidor de medicamentos de México estaba detrás del fondo holandés que compró Casa Marzam S.A., el rival de Nadro.

El fondo holandés, Moench Cooperatif, pagó $83 millones por Marzam. La operación, no obstante, fue financiada por Marina Matarazzo de Escandón, la esposa del presidente de Nadro, Pablo Escandón, según documentos supuestamente filtrados de la firma panameña de abogados Mossack Fonseca y publicados en abril por un sitio web mexicano de noticias.

En respuesta a las consultas de The Wall Street Journal, la comisionada presidenta de Cofece, Alejandra Palacios, dijo que la agencia está realizando diversas actuaciones encaminadas a verificar la autenticidad de la información relacionada con la compra de Marzam. La funcionaria agregó que al momento de la compra, la comisión no tenía ninguna información acerca de ningún vínculo entre el fondo holandés y Nadro.

Si hay suficiente evidencia, podría abrirse una investigación formal. La ley mexicana permite que la Cofece cancele la transacción si se confirma que Nadro estuvo detrás de la adquisición y que esta afectaría la competencia.

Mucha gente dentro de la Comisión se siente engañada por Nadro, dijo un alto funcionario del gobierno con una estrecha relación con uno de los miembros de Cofece.

Nadro y Mossack Fonseca declinaron comentar al respecto. Marzam y Luis Doporto, uno de los principales accionistas de Moench Cooperatif, no respondieron a repetidas solicitudes de comentarios. Los intentos por comunicarse con Escandón y Matarazzo fueron infructuosos.

La compra secreta de un rival es sólo uno de varios pasos que Nadro, que no cotiza en bolsa, tomó en el último año para obtener una posición dominante en el negocio de distribución de medicamentos de México. Esto le permitió elevar los precios de los remedios tan rápidamente que algunas cadenas minoristas, como Wal-Mart de México SAB, se niegan a vender algunas medicinas con receta, de acuerdo con documentos a los que tuvo acceso The Wall Street Journal.

Apenas tres días antes de que la compra de Marzam fuera aprobada por Cofece, Nadro firmó un acuerdo de venta y distribución con la filial mexicana de AstraZeneca bajo el cual Nadro pasó a ser el único distribuidor de medicinas de AstraZeneca para algunos grandes clientes mayoristas, según una copia del acuerdo visto por The Wall Street Journal. Entre estos clientes se encuentran grandes cadenas minoristas como Wal-Mart, Soriana y Costco. El pacto incluía cláusulas donde tanto Nadro como AstraZeneca acordaban los precios de los medicamentos que se venden a los minoristas.

La filial mexicana de AstraZeneca no quiso hacer comentarios.

Nadro también tiene convenios con otras farmacéuticas importantes que les prohiben vender sus productos a otros distribuidores a precios diferentes, de acuerdo con los documentos a los que tuvo acceso The Wall Street Journal.

Juan Montes
Dow Jones

Más informaciones

Comente la noticia